Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Muere una decena de soldados ucranios en el Este

EL PAÍS EL PAÍS 22/05/2014 María Antonia Sánchez-Vallejo
Soldados ucranios hacen guardia en un control de Slaviansk. © Petr Shelomovskiy Soldados ucranios hacen guardia en un control de Slaviansk.

Tras varios días de aparente impasse en la ofensiva militar contra los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania, el Ministerio de Defensa ha informado este jueves de la muerte de al menos nueve soldados en combates registrados esta madrugada en las provincias de Donetsk y Lugansk, autoproclamadas independientes de Kiev tras el referéndum de autodeterminación del pasado día 11. Aunque otras fuentes elevan la cifra de bajas mortales a once, se trata en cualquier caso del peor ataque contra el Ejército desde que empezara la “fase activa” de la operación antiterrorista en la región, el pasado 2 de mayo, y a solo tres días de las elecciones presidenciales del domingo, cuya celebración pende de un hilo en el este del país.

Hasta una decena de soldados, según las fuentes, han muerto esta madrugada en una emboscada “separatista” —el término que Kiev utiliza para denominar a los prorrusos— a la altura de Volnovaja, unos 60 kilómetros al sur de Donetsk, cuando el puesto de control que protegían, en la carretera que enlaza la capital provincial y Mariúpol —teóricamente despejada de elementos rebeldes desde hace más de una semana—, fue atacado con fuego de mortero y lanzagranadas por un grupo de “terroristas”, presumiblemente miembros del Batallón Vostok (Este), el mejor equipado de todos los efectivos armados rebeldes y especialmente activo en el sur de la región. Una veintena de soldados habrían resultado heridos, aunque fuentes prorrusas como la web Life News elevan el número de bajas a 15 muertos y 35 heridos.

En una emboscada similar, otro militar ucranio murió esta madrugada en Rubézhnoe, en la región vecina de Lugansk, donde los milicianos del denominado Ejército del Sureste, el brazo armado de los prorrusos, informaron del inicio de una “gran ofensiva de la Guardia Nacional” contra la comarca. Para responder al presunto avance de las fuerzas armadas de Kiev, que emplearían “gran número de blindados para someter la región”, las autoridades rebeldes decretaron este jueves el estado de excepción en toda la provincia y la movilización total de todos los varones de 18 a 45 años, informó Valeri Bolótov, líder de la autoproclamada República de Lugansk.

Paralelamente, varios militares ucranios resultaron heridos durante los combates con milicianos prorrusos que esta madrugada intentaron tomar un puesto fronterizo con Rusia en la localidad de Lugánskaya, también en la provincia de Lugansk.

El escenario armado del conflicto que enfrenta desde hace semanas a Kiev y los líderes prorrusos del Donbás (nombre de la región minera que agrupa las provincias de Donetsk y Lugansk) es variable y volátil al tiempo. Mientras la ofensiva del Ejército y la Guardia Nacional parece enquistarse en localidades como Sloviansk y Kramatorsk (norte de Donetsk), el sur de la provincia, entre Donetsk y Mariúpol, lleva días teóricamente libre de “separatistas”, igual que otras ciudades como Krasnoarmisk, ‘liberada’ el pasado día 11 por el Batallón de fuerzas especiales Dnipro, y un rosario de pueblos de la comarca. Los rebeldes mantienen varios controles de carretera en los accesos a Donetsk desde el noroeste, con Karlovka como punto fuerte.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon