Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mueren seis personas en Alemania por una tormenta eléctrica

EL PAÍS EL PAÍS 10/06/2014 El País, Agencias
Un árbol sobre un vehículo y varias bicicletas en Düsseldorf. © MARTIN GERTEN (EFE) Un árbol sobre un vehículo y varias bicicletas en Düsseldorf.

Al menos seis personas han muerto en las últimas horas en el oeste de Alemania a causa de la peor tormenta de los últimos siete años, que ha dañado cientos de edificios, afectado al tráfico terrestre y aéreo, y cortado el suministro eléctrico en varias regiones. El servicio meteorológico alemán ha informado de que con este temporal se han producido las rachas de viento más fuertes desde que estallara la tempestad Kyrill, que azotó el norte de Europa en 2007, según recoge el diario alemán Die Welt.

Las víctimas del temporal han sido tres personas que murieron al derrumbarse una casa de verano cerca de Düsseldorf, según han informado la policía y los bomberos de Renania del Norte-Westfalia (RNW). Además, dos ciclistas fallecieron en Colonia y Krefeld, respectivamente, por el desplome de sendos árboles, y otra persona falleció en Essen mientras trabajaba en tareas de desescombro de una carretera.

Deutsche Bahn, el mayor operador ferroviario del país, ha indicado que la mayoría de los trenes en torno a Colonia han sido cancelados porque las vías se encuentran bloqueadas por cientos de árboles derribados, algo que también ha entorpecido total o parcialmente la circulación por carretera en la región, incluso en autopistas.

El aeropuerto internacional de Düsseldorf, el tercero más importante del país, se vio forzado a cerrar durante una hora y a retrasar decenas de vuelos por el gran aparato eléctrico de la tormenta y la velocidad del viento, que a ras del suelo alcanzó máximos de 150 kilómetros por hora.

"Cuando terminamos el embarque empezó a llover un poco y veíamos que no salíamos y de repente, una tormenta increíble. Tenía el agua tanta fuerza al caer que se nos movía el avión solo. El capitán informó por megafonía que por las condiciones meteorológicas íbamos a esperar hasta que mejorase el tiempo. Pero a la hora de espera salió en persona a explicar que el aeropuerto había cerrado y que tendríamos que pasar una hora y veinte minutos más dentro del avión sin salir hasta que lo volviesen a abrir. No era seguro que nos dejasen despegar. Finalmente, logramos despegar a las once y aterrizamos pasada la una de la madrugada en El Prat", cuenta J.L. González, un pasajero español que realizaba la ruta Düsseldorf-Barcelona con la compañía Vueling.

Todos los efectivos de la policía y los bomberos de la región de Renania del Norte-Westfalia se encuentran de servicio desde ayer por la tarde y han atendido centenares de llamadas de emergencia por sótanos inundados, pequeños fuegos ocasionados por rayos y daños a causa de los árboles que ha derribado el viento.

El servicio meteorológico alemán explicó que el temporal está cruzando el país por su cuadrante noroccidental y avanzó nuevas tormentas en las próximas horas, aunque de menor intensidad.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon