Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mundial 2014: Del Bosque pasa de "muy cabreado" a disgustado tras la derrota de España ante Holanda

La Vanguardia La Vanguardia 14/06/2014 David Ruiz Marull

Tal fue la magnitud de la tragedia que Vicente del Bosque optó por comparecer de urgencia en rueda de prensa para calmar los ánimos, aliviar la tensión y dar pie a la esperanza tras la goleada encajada por España frente a Holanda. El golpe fue duro, tremendo, humillante. "Pero esto es deporte. No hemos cometido nada grave", recordaba el seleccionador española para rebajar la presión sobre sus jugadores.

El técnico salmantino confía en la "madurez" de sus jugadores, futbolistas que lo han ganado todo, que han alcanzado la cima y que ahora tendrán que demostrar que La Roja aún no vive su particular fin de ciclo. "Al llegar al vestuario tras la derrota, Casillas (señalado por sus errores durante el partido) estaba hablando con todos, autoinculpándose algunas cosas, en medio de un silencio solemne. Actuó como capitán. Estaba al final de su discurso, pero me pareció un discurso positivo, majo y útil, muy útil". Eran palabras de rabia, de orgullo, de aliento para reactivar rápidamente al grupo. Nadie puede quedarse atrapado en la pesadilla vivida ante Holanda, toca rehacerse rápido para mantener la esperanza de alcanzar los octavos de final.

De ahí que Del Bosque se plantee algunos retoques en el próximo partido de su equipo, el miércoles ante Chile (21:00 horas). "Si hubiera algún cambio no sería señalar a nadie, sería algo normal en un torneo corto como es el Mundial. Buscaríamos la mejor solución", aseveró sin perder nunca la compostura.

Criticado por mantener a tantos veteranos en la convocatoria, el entrenador dijo que "no tenía fuerza moral para dejarlos fuera" porque todos hicieron méritos para estar en Brasil y recordó que las jóvenes promesas españolas fracasaron en los Juegos Olímpicos de Londres. "(Los veteranos) han participado en la fase de clasificación y en sus clubes han logrado éxitos y se han ganado estar en Brasil. Los hemos traído desde el convencimiento de que son los mejores", analizó.

El seleccionador, consciente de que a España le iban a llover las críticas, tomó distancia de la reacción visceral y apostó por una puesta en escena constructiva. "Hay que tener templanza en la victoria y también en la derrota. Asumirla con paciencia", explicó. Y se puso como ejemplo. "Ayer me reía pero estaba muy cabreado por dentro. Hoy estoy disgustado. Estamos saliendo poco a poco de esa desazón que nos inundó. Es una derrota dura, pero no definitiva", se destapó.

Alejado del impulso más primario, de las ganas de quemarlo todo, a Vicente del Bosque le toca el análisis más cabal para desmenuzar en qué falló España. "Todo marchaba decentemente, pero a partir del segundo gol nos desorganizamos por querer hacer las cosas demasiado rápidas. Nos ocurrió en Lisboa y en Argentina", recordó. Aunque tampoco quiso hacer demasiada sangre. "Me quedo con la primera parte, que fue más positiva", apuntó.

Ahora toca vencer a Chile, un equipo que hace "una presión suicida, pero que es muy peligrosa. Tenemos una idea". Del Bosque explicó que se quedó dormido viendo el partido entre chilenos y australianos, un duelo que se le complicó al equipo de Alexis Sánchez tras su fulgurante inicio. "La televisión se ha quedado encendida toda la noche", aseguró.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon