Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mundial 2014: Suiza derrota a Ecuador en el último minuto

La Vanguardia La Vanguardia 15/06/2014 David Ruiz Marull

Dice una de las leyes más viejas del fútbol que no hay que perder en un minuto lo que se has ganado en noventa. Y menos si se está jugando un Mundial. Ecuador no se aplicó la norma y dejó escapar el partido ante Suiza, que resolvió en el descuento con un gol de Haris Seferovic, el delantero de la Real Sociedad (2-1). De nuevo una remontada en Brasil. Van cinco en nueve partidos y aún faltan otros 55.

La victoria fue merecida para el conjunto helvético, más sólido y con un Shaqiri espectacular, catalizador del juego ofensivo de su selección, ejerciendo de organizador, enganche y rematador. El jugador del Bayern Múnich es el líder del combinado dirigido por Ottmar Hitzfeld, el futbolista que esconde las carencias de los suizos. Carencias que se centran especialmente en el centro del campo.

Porque ni Inler ni Behrami son dos futbolistas creativos. Ambos se desenvuelven a la perfección en la pelea, la recuperación, el trabajo sucio. Como ejemplo la aportación de Valon Behrami en el gol de Seferovic. Tras una ocasión clara que desaprovechó Ecuador, el medio suizo salió con potencia y fuerza, salió vencedor de un duro choque con un rival y lanzó así el contragolpe ganador de su equipo.

La jugada llegó a la banda izquierda donde Ricardo Rodríguez, poderoso lateral izquierdo helvético, sacó un centro medido que aprovechó el delantero de la Real Sociedad, adelantándose a todo el mundo, para sorprender al portero Domínguez y anotar un gol vital para las aspiraciones de su selección, destinada a luchar con Francia por la primera plaza del Grupo E.

Si no aparecía Shaqiri, el peligro de Suiza se basaba en los tiros lejanos de Inler o en los centros de Rodriguez, de 21 años y descendiente de españoles, o de Lichsteiner. Para rematar estaba el joven Josip Drmic, el delantero revelación en la Bundesliga, capaz de anotar 16 goles con el Nurenberg esta temporada. Diestro, poderoso, importante en el contragolpe, aguantando de espaldas y ganando balones por alto. En su debut en un Mundial, la presión le impidió mostrar todas sus virtudes.

Peor estuvo Valentin Stocker, el centrocampista del Basel. Hitzfeld le sustituyó en el descanso y el cambio fue providencial. Porque en su puesto entró Mehmedi, que marcó en el primer balón que tocó. En un saque de esquina, superó la blanda marca de Gruezo y marcó de cabeza. Era el 1-1.

Ecuador, que empezó generando el mejor contexto para su juego rocoso y vertical, veía como Suiza despertaba tras una mala primera mitad e igualaba el tanto de Enner Valencia, su estrella emergente. El atacante de Pachuca, de 24 años, aprovechó una falta lateral para anotar de cabeza. En Emelec jugaba enclaustrado en la banda derecha, pero en la Liga mexicana se ha liberado, convertido en un jugador de área capaz de anotar 18 goles (su mejor marca era de 13).

Poco a poco, los ecuatorianos fueron perdiendo el tono a un partido que se les estaba haciendo largo. Demasiado individualistas, los atacantes de la Tricolor se obsesionaban en desbordar por potencia, incluso cuando enfrente tenían un muro de defensas rivales. Eso impedía las rupturas en velocidad, su principal arma.

Suiza fue ganando terreno y acabó encerrando a Ecuador en su campo. Pero no acertaba en las escasas ocasiones que generaba. Shaqiri, por ejemplo, desaprovechó una muy clara en un contragolpe. Hasta que Seferovic acertó en el último minuto y puso a Suiza en ventaja para pasar a octavos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon