Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nace el primer bebé con tres padres para evitar una enfermedad genética

El Confidencial El Confidencial 27/09/2016 Teknautas

El primer bebé con código genético de tres personas distintas nació hace cinco meses, según ha revelado la revista New Scientist. Se llama Abrahim Hassan y tiene el ADN de su padre, de su madre, y una pequeña cantidad de código genético de un donante.

Este hito, logrado por médicos estadounidenses, se llevó a cabo para librar al niño de una patología genética que porta su madre. Los expertos explican que este logro abre la puerta a nuevos métodos para evitar enfermedades raras de origen genético, y que puede ayudar a muchas otras familias. Piden que la legislación se adecúe a esta nueva posibilidad.

Esta técnica combina el ADN del padre y de la madre con la mitocondria sana de una donante. De esta tercera aportación, solo el 0,18% del ADN de la donante pasa al embrión, y aunque se transmite a las siguientes generaciones, no afecta a las características fundamentales del bebé. 

Evitando el síndrome de Leigh

La madre del bebé porta la carga genética responsable del síndrome de Leigh, una patología mortal que afecta al desarrollo del sistema nervioso. Estos genes residen en el ADN de la mitocondria, que proporciona energía a nuestras células y que contiene 37 genes, que recibimos de nuestra madre. 

Si bien en este caso la madre está sana, el síndrome de Leigh causó la muerte de sus dos primeros hijos. Por ello la pareja buscó ayuda de un equipo en el centro de fertilidad New Hope, en Nueva York, donde trabaja John Zhang, uqe se ha especializado en evitar enfermedades mitocondriales utilizando la técnica de los 'tres padres'.

© Externa

Hay varias formas de conseguir esto. El método, de momento solo aprobado en Reino Unido, consiste en fertilizar tanto el óvulo de la madre como el de la donante con el esperma del padre. Antes de que ambos comiencen con la división celular para dar paso a los embriones, se extrae el núcleo de ambos, se descarta el de la donante y se sustituye por el de la madre. 

En este caso, sin embargo, la pareja se opuso por motivos religiosos a la destrucción de un embrión, así que Zhang llevó a cabo una técnica distinta: extrajo el núcleo de un óvulo de la madre y lo introdujo en un óvulo de la donante, cuyo núcleo había sido previamente descartado. El resultado era un óvulo de la donante con el núcleo del óvulo de la madre, que fue fertilizado a posteriori.

El equipo del doctor Zhang llevó a cabo este proceso para crear cinco embriones, de los cuales solamente uno terminó desarrollándose con normalidad. Este embrión fue implantado en la madre, y el bebé nació nueve meses después. Todo el proceso fue llevado a cabo en México, ya que no es legal en Estados Unidos. Zhang defiende esa decisión: "para salvar vidas, es lo que éticamente había que hacer". 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon