Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nadal bordea la eliminación en su debut en Pekín

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 03/10/2017 María Alexander
Rafael Nadal celebra frente a Lucas Pouille en Pekín. © Andy Wong Rafael Nadal celebra frente a Lucas Pouille en Pekín.

Rafael Nadal ha sufrido más de la cuenta para vencer este martes a Lucas Pouille en su debut en Pekín. El número uno ha tenido que levantar dos bolas de partido en el segundo set para vencer 4-6, 7-6 (6) y 7-5 al francés en más de dos horas y media de partido, en la primera ronda del Abierto de China.

Tras ganar el US Open 2017, Nadal no había vuelto a jugar un torneo oficial. Su única actividad previo al aterrizaje el pasado viernes en el continente asiático fue la Copa Laver donde jugó por primera vez un dobles con Roger Federer, que no disputa este ATP 500.

El primer set del partido fue para Lucas Pouille, número 23 del mundo, que supo aprovechar la ventaja obtenida tras quebrar el servicio de Rafael Nadal cuando el partido estaba 2-2. De ahí en adelante el francés logró conservar su servicio con el que ganó el 89% de los puntos que jugó con su primer saque. 6-4 para Pouille en 40 minutos.

En la segunda manga, el español tuvo tres pelotas de break importantes cuando estaba 4-3 arriba. Sin embargo, no las supo aprovechar y el francés logró igualar el parcial 4-4. Todo continuó el mismo curso hasta el 6-6. En el tie-break, Pouille obtuvo dos mini breaks y rápidamente se puso 6-4 con doble punto de partido y saque a su favor. Pero Rafa es Rafa y sacó su carta de número uno del mundo en el momento más complicado: arriesgando y subiendo al a red salvó las dos bolas de partido y ganó cuatro puntos consecutivos para quedarse con el set.

Puño apretado y rugido de león por parte de Nadal que igualaba el encuentro. Los 21 puntos ganadores por parte de Pouille en el segundo set contrastaban contra los siete de Rafa, pero la diferencia estuvo en los errores no forzados. El francés cometió 18 en la segunda manga, contra solo ocho de Nadal que ya se mostraba más confiado.

El tercer y definitivo set fue similar. Nadal salvó un punto de quiebre importante cuando sacaba 2-3 y cada uno conservó su servicio hasta el 5-5. Allí el número uno logró quebrar el saque de Pouille en el momento justo y en el último juego no dudó. De las dos bolas de partido que tuvo, solo necesitó de la primera para liquidar el encuentro. 7-5 y victoria para el tenista balear.

"Jugó bien, pienso que lo hizo de manera muy agresiva. Está sacando muy bien. Para mí fue un poco difícil al principio, pero luego empecé a jugar mejor", ha explicado Nadal. El número uno alcanzó el año pasado los cuartos de final en Pekín por lo que defiende 90 puntos. Al no estar jugando Federer, si Rafa conquista el torneo alcanzaría los 9.875 puntos y estiraría su ventaja en más de 2.000 sobre el suizo.

"No tuve el control del partido la mayor parte del tiempo, por lo que estoy muy contento de haber ganado", ha sentenciado Nadal que enfrentará el jueves en octavos al ruso Karen Khachanov. Si avanza, lo espera en cuartos de final el gigante John Isner o el siempre complicado Leo Mayer.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon