Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Neneh Cherry: "Todo lo baso en la química, en el instinto"

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 12/06/2014 Esteban Linés

La cita con Neneh Cherry es este sábado, en el SónarHall (17 h), en la última jornada del festival de música avanzada que arranca hoy en Barcelona. El de la cantante sueca es uno de los grandes regresos a la primera línea de la música de los últimos tiempos, con una sugestiva propuesta y un nuevo disco, Blank project, producido por Four Tet. La intérprete de aquellos hits de antaño como Seven seconds (1994) o I've got you under my skin (1990) demuestra estar, al otro lado del teléfono, en óptimas condiciones.


El Sónar para usted es...
¿Para mí? Pues todo un honor, me parece que es un festival puro, que valora por encima de todo la música, el arte, la cultura. Además, está en Barcelona, que es una ciudad que adoro... junto a Nueva York, mi preferida de todo el mundo. ¿Qué más se puede pedir?


Hasta este nuevo álbum parecía que usted había optado por mantenerse en un segundo plano en el mundo de la música.
Pues no he parado. Es verdad que en un momento determinado decidí no seguir con un engranaje de la industria que ni me interesaba ni iba conmigo. Pero la verdad es que la actividad ha sido constante. Mire, he formado una amplia familia con lo que ello implica en tiempo y dedicación, he montado grupos con mi compañero, he hecho bastantes remixes para clubs de medio mundo como Pacha o Panik, he grabado material más o menos jazzy con el dúo RocketNumberNine y, por supuesto, he grabado un fantástico disco con Kieran Hebden \[conocido en la escena musical como Four Tet, que pincha ese mismo día en otro escenario del Sónar\].


¿Qué es lo que le condujo a optar por él como productor?
Noto que es un músico muy jazzy. Conocía su música mucho antes que a él personalmente. No sé, creo que había algo en él y en su sonido que instintivamente me acercaba a él. De alguna manera, vi cumplido el sueño de esas fans pasadas de moda. Pero, insisto, todo lo baso en la química, en el instinto, cuando se trata de colaborar con alguien.


¿Ha aprendido algo?
¿Aprender? ¡Y tanto! Ha sido un pequeño honor que Kieran aceptara trabajar conmigo. Yo no tengo una gran voz, su arco es bastante limitado, y se basa más bien en el sentimiento y la intuición. Y en esta colaboración creo que he sacado lo mejor de ella porque había mucha admiración y confianza.


Es un disco que sonoramente puede chocar tratándose de usted.
Esto es lo que me pasó al principio: lo escuchaba y había muchas cosas que me parecían errores; pero él buscaba la máxima simplicidad posible, y al final te dabas cuenta de que esa era la mejor opción.


¿Qué pretende transmitir cuando se sube al escenario?
Bueno, por una parte ofrecemos en gran parte los temas del nuevo disco junto a mis colegas de RocketNumberOne, no tocamos el antiguo repertorio. La idea siempre fue hacer un show basado en la simplicidad, a través del que quiero transmitir una sensación de tensión en el sonido, de desesperación. Es difícil de explicar.


¿Su vida es tan atareada?
Lo es; estoy hablando desde una habitación de mi casa, que sirve de oficina. Es muy difícil combinar de forma equilibrada la vida familiar con una carrera artística como la mía. Mi hijo mayor ya tiene 18 años, y eso implica que hay que estar allí. Pero ser madre fue una decisión personal y voluntaria, y sé perfectamente que yo siempre seré madre de todos mis hijos.


Usted ha vivido en diferentes sitios del planeta aunque finalmente decidió quedarse en su Suecia natal. ¿Es un país ideal para vivir hoy día?

Aumentan las desigualdades; en torno a Estocolmo se van construyendo guetos donde viven los inmigrantes o personas sin recursos, pero sigue siendo un país muy volcado socialmente. En comparación con Inglaterra, por ejemplo, mima su sistema educativo y sanitario. Pero también es verdad que hay un auge muy preocupante de algunos movimientos de extrema derecha. Están consiguiendo que parte de la población, con argumentos ultranacionalistas, se posicione contra los inmigrantes. Veremos como acaba todo esto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon