Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Netanyahu critica que la comunidad internacional 'no condene' el secuestro de tres jóvenes israelíes

El Mundo El Mundo 16/06/2014 SAL EMERGUI, AGENCIAS
© Proporcionado por elmundo.es

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, lamentó este lunes que algunos sectores de la comunidad internacional no hayan condenado aún "el secuestro" de tres jóvenes israelíes, mientras el Ejército intensifica su búsqueda por el sur de Cisjordania y se prepara para cualquier eventualidad en Gaza.

"Espero de todos los responsables en la comunidad internacional una parte de los cuales se apresura a condenarnos (...) por cada terraza que construimos en Giló (barrio de Jerusalén en territorio ocupado), que condenen ahora de forma decisiva este acto criminal que es el secuestro de tres adolescentes", afirmó Netanyahu.

Tras concluir una reunión con altos mandos en una base militar, Netanyahu agradeció la condena a este suceso, ocurrido el jueves, del secretario de Estado de EEUU, John Kerry, así como de otros políticos. "Es importante", señaló sin entrar a detallar qué países, organizaciones o personalidades lo han hecho y entre las que están el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, y el Comité Internacional de la Cruz Roja, además de los gobiernos de Canadá, Reino Unido, España y Alemania.

También lo ha hecho, después de cuatro días, el presidente palestino, Mahmud Abás, en un comunicado en el que critica a la vez la violación de los derechos de la población palestina en la operación militar israelí de búsqueda de los tres desaparecidos. "Condeno la secuencia de hechos durante la última semana, comenzando por el secuestro de tres jóvenes israelíes y concluyendo por la cadena de violaciones israelíes" durante la operación de búsqueda en Cisjordania, reza una nota difundida por la presidencia.

Más de 150 palestinos, la mayoría activistas islámicos, han sido arrestados desde el viernes por el Ejército israelí en redadas en el distrito de Hebrón, donde los servicios de inteligencia creen que podrían estar los jóvenes, de entre 16 y 19 años.

El operativo

En la cuarta jornada del dispositivo 'Volved, hermanos' activado para encontrar a los , Israel se dispone a "golpear" al grupo islamista Hamas, al que considera responsable de su .

"Estamos inmersos en una operación compleja y debemos estar preparados a la posibilidad que tome su tiempo. Se trata de un hecho grave y tendrá consecuencias graves. Ahora nos centramos en la vuelta de nuestros chicos secuestrados y también contra Hamas. Hemos detenido a más de 100 miembros de Hamas", ha afirmado esta tarde el premier israelí

"A los que se apresuran en la comunidad internacional a condenar cualquier tipo de construcción en esta zona (en colonias), yo espero que condenen de forma rotunda este hecho cruel y criminal que es secuestrar adolescentes", añadió.

La detención desde entonces de 150 palestinos -en su mayoría, militantes y líderes de Hamas como Hassan Yusef o el presidente del Parlamento Aziz Dweik- es algo más que un paso para encontrar la pista del paradero de Naftali Frenkel (16), Gilad Shaer (16) y Eyal Yifraj.

"Tenemos un gran objetivo: encontrar a los tres chicos, traerlos a casa y golpear a Hamas. Nos dirigimos a una campaña significativa", advierte el jefe del ejército israelí, Benny Gantz en una reunión con sus principales oficiales.

La redada en la zona de Hebrón, conocida por ser un importante feudo islamista, es una de las más importantes que ha llevado a cabo Israel desde la 'segunda Intifada'. Más allá de conseguir en los interrogatorios algún chivatazo que les lleve a los desaparecidos, el objetivo es claro: castigar a Hamas. Aprovechar esta ocasión para debilitar su infraestructura armada, social y política en Cisjordania. Este territorio, gobernado por el presidente Abu Mazen (Al Fatah), fue ocupado por Israel a Jordania en la guerra de 1967.

'Hacer pagar un precio alto'

"El secuestro de tres chavales que no han hecho daño a nadie es tan grave que requiere una respuesta igual de grave. Ahora estamos centrados en encontrarles, pero luego haremos que Hamas pague un precio muy alto", ha declarado el ministro Yaakov Peri, que exige a Abu Mazen romper el acuerdo del Gobierno de unidad con Hamas: "Unirse con el grupo terrorista es malo para él, para los dos pueblos y para la paz".

Expulsar a líderes y cabecillas de Hamas a Gaza o al extranjero y destruir sus casas en Cisjordania son algunas de las medidas que el gabinete de seguridad estudia hoy como represalias.

El secuestro y el creciente lanzamiento de proyectiles desde Gaza (anoche dos misiles Grad contra la ciudad de Ashkelon fueron interceptados y tuvieron su habitual represalia aérea) podría llevar a Israel a una operación contra Hamas en el territorio que controla desde junio de 2007.

Aunque Hamas elogia la acción del secuestro ("para conseguir la liberación de nuestros hermanos presos") y llama "héroes" a sus autores, no lo reivindica. Su portavoz, Sami Abu Zuhri, considera que las acusaciones del primer ministro Benjamin Netanyahu son "estúpidas y destinadas a sabotear la reconciliación palestina".

Las familias de los desaparecidos

Mientras Al Fatah y Hamas condenan los arrestos y el bloqueo impuesto estos días a Hebrón y exigen a la comunidad internacional "que evite un castigo colectivo en Cisjordania", Israel se vuelca en las tres familias de los desaparecidos.

"Nuestro corazón está roto, pero estoy segura de que los chicos volverán a casa. Somos fuertes gracias al apoyo de todo el pueblo de Israel. Confío en las fuerzas de seguridad que hacen todo lo posible para salvarles, pero sobre todo en Dios. Sólo pido que recen por mi hijo, por Naftali y por Gilad", ha pedido con desesperación Iris Yifraj, la madre de Eyal, en la localidad de Elad, cerca de Petach Tikva.

No se sabe si su hijo fue el joven que, según se supo ayer, consiguió llamar por teléfono a la Policía tras subirse en un coche el jueves. Su aviso desde su móvil a la policía ("nos han secuestrado") fue su último susurro y señal de vida.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon