Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ni Bill Gates usa Windows Phone: el hombre más rico del mundo se pasa a Android

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 26/09/2017 G.C.

Que Windows Phone lleva tiempo bajo mínimos no es ninguna novedad. Todo el mundo sabe que Microsoft hace meses que olvidó su sueño de competir con Android y iOS y decidió centrarse en crear software para esa plataforma. Pero no por ello deja de sorprender que una figura de la talla de Bill Gates, cofundador de la compañía y líder de la misma hasta hace nueve años, haya abandonado su propio sistema para pasarse al de su eterno rival.

"Recientemente he cambiado mi móvil por un Android", ha confesado el magnate en una entrevista ofrecida a la cadena de televisión estadounidense Fox News. Con esta frase, Gates ha confirmado que ya no se encuentra entre el 0,1% de usuarios que usan a nivel global Windows Phone, dando un nuevo golpe a este sistema que lleva ya bastante tiempo en la lona.

Por raro que parezca, su declaración no va contra su compañía sino que responde a las nuevas estrategias de la empresa que ya hace unos meses anunció que no volvería a actualizar su sistema. Ante los malos resultados y la imagen pésima que estaba dando al mundo, Microsoft decidió olvidar toda esta aventura (compra-venta de Nokia incluida) que parece que estuvo gafada desde el principio.

A cambio, la tecnológica ha decidido centrarse en el 'software' y en generar herramientas potentes que corran en Android e iOS, y eso parece que Gates sí lo defiende a capa y espada. En la misma entrevista, tras confesar su paso a Android, dejó claro que usaba un móvil con ese sistema operativo pero también que tenía su 'smartphone' lleno de aplicaciones desarrolladas por la empresa que él mismo fundó.

Un negocio desastroso

Bill Gates (Foto: Reuters) © Externa Bill Gates (Foto: Reuters)

Si no se daba ya por hecho, las declaraciones de Bill Gates pueden significar el punto y final a un proyecto, el de Windows Phone, que a pesar de nacer como una idea ambiciosa y con músculo económico y logístico se quedó muy pronto por el camino. Microsoft pagó unos 7.200 millones a Nokia por quedarse con toda su empresa y su tecnología en 2014, pero en en 2016 las ventas de móviles con sistema Windows solo significaron el 1% de todo el mercado mundial.

Todo apunta a que el nuevo CEO de la empresa, Satya Nadella no quiere volver a escuchar nada sobre el tema de los móviles y quiere centrar todos los esfuerzos de la compañía en volver a la primera línea de la tecnología a través de lo que siempre les funcionó, el 'software' y los PC. Ahora, su posición respecto a Android e iOS está en jugar entre los dos bandos y trabajar para hacer el mejor producto dejando el sistema operativo del móvil a otros.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon