Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Obama: “Dejar a Malia en la Universidad fue como una operación a corazón abierto”

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 27/09/2017 El País
Barack Obama, durante una conferencia en la fundación Gates. © Yana Paskova Barack Obama, durante una conferencia en la fundación Gates.

El pasado 18 de agosto Malia Obama se mudó oficialmente al campus de la Universidad de Harvard. Imágenes del expresidente estadounidense Barack Obama y su esposa Michelle, fueron captadas por los paparazis mientras ayudaban a su primogénita a instalarse en el prestigioso centro universitario. Lo que no captaron los fotógrafos fueron las lágrimas que soltó el exmandatario. Y ha sido él mismo quien lo ha contado durante una intervención que realizó en la Fundación Beau Biden, en Delaware.

MÁS INFORMACIÓN

  • Malia Obama ya es estudiante en Harvard
  • Barack Obama no es un padre celoso gracias al servicio secreto
  • Obama: “Es importante que el padre de Sasha y Malia sea feminista”

“Para todos los que tenemos hijas, todo sucede demasiado rápido. Dejé a Malia en la universidad, y le comenté a Joe y Bill [Biden] que fue como si me estuvieran haciendo una operación a corazón abierto”, reveló el exjefe de Estado de 56 años.

“Estoy orgulloso de no haber llorado delante d ella. Pero de regreso, el Servicio Secreto fingió no darse cuenta de que yo estaba llorando y estaba tan compungido. Fue duro”, contó medio en broma.

Tras abandonar la Casa Blanca, los Obama decidieron quedarse en Washington para permitir así que su hija menor, Sasha, pueda terminar el instituto. La mayor, Malia Ann, se graduó en la escuela Sidwell Friends de Washington D. C. en junio de 2016. La joven optó por tomarse un año sabático antes de comenzar en Harvard. Pero antes de entrar en Harvard, Malia pasó un tiempo visitando varias universidades privadas, incluyendo Ivy Leagues Princeton, Brown y la Universidad de Pensilvania.

Haciendo un balance sobre su vida personal Obama quiso compartir una reflexión: “Este tipo de sentimientos son un recordatorio de que, al final de nuestras vidas, y después de ver todo lo que hayamos logrado, las cosas que recordaremos solo serán las alegrías que nuestros hijos, y esperamos que más tarde, nuestros nietos nos traigan”.

Ya a principios de este mes los Obama reconocieron que a lo largo de su vida como padres han intentado inculcar en sus hijas ciertos valores que consideran trascendentales en la vida. Ser generoso, considerado, empático y trabajador. “Estas son herramientas que pueden modificar el mundo a tu alrededor para bien”, reconoció.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon