Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Obama llega a Argentina tras despedirse de Cuba pidiendo democracia en la isla

La Sexta La Sexta 23/03/2016 EFE
Volver a reproducir vídeo

Obama llega a Argentina tras despedirse de Cuba pidiendo democracia en la isla

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llegó a Argentina, donde realizará una visita de dos días que persigue la reactivación de la confianza mutua y la cooperación entre las dos naciones. El avión presidencial, conocido como el Air Force One y en el que viajaban Obama y su familia, aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza a las 01.10 hora local del miércoles (04.10 GMT) procedente de La Habana, con 20 minutos de retraso sobre el horario previsto.

Tras descansar unas horas en el palacio de Bosch, símbolo del resplandor y la elegancia arquitectónica de principios del sigo XX, Barack Obama se reunirá con el presidente argentino, Mauricio Macri, y cumplirá en Buenos Aires una apretada agenda que comprende un homenaje a las víctimas de la última dictadura militar de este país (1976-1983). La jornada de trabajo comenzará con una reunión de ambos mandatarios en la Casa Rosada, seguida de una conferencia de prensa conjunta. Mientras tanto, Michelle Obama se verá con un grupo de niñas de la iniciativa "Let Girls Learn", destinada a promover el liderazgo.

Finalizada la sesión de trabajo en la sede presidencial, Obama y Macri cruzarán la Plaza de Mayo, donde se halla la Casa Rosada, para dirigirse a la catedral, lugar en el que realizarán una ofrenda floral al libertador José de San Martín. Después el presidente de EEUU celebrará un breve encuentro con el personal de la embajada estadounidense y, en un centro cultural, una reunión de trabajo participativa con jóvenes. Para cerrar la jornada del miércoles, el matrimonio Obama asistirá a una cena de Estado ofrecida por Macri en el centro cultural Néstor Kirchner.

El jueves, antes de emprender una visita privada a Bariloche (en la Patagonia, al suroeste del país), Obama visitará el Parque de la Memoria para recordar a los miles de desaparecidos que dejó la última dictadura militar (1976-1983) precisamente el día en el que se cumple el 40 aniversario del golpe de Estado que la instauró. Debido a los atentados terroristas ocurridos en Bruselas, el Gobierno argentino decidió elevar el grado de alerta de las fuerzas de seguridad por la visita del mandatario.

Obama ha llegado a Argentina tras finalizar una visita histórica a Cuba, que consolidó la nueva era de relaciones con la isla y donde dejó mensajes y gestos a favor de la reconciliación, la apertura democrática y el respeto a los derechos humanos. El primer presidente de EEUU en activo que ha visitado la Cuba castrista cumplió con su propósito de certificar el deshielo dejando atrás "los últimos vestigios de la Guerra Fría en las Américas" y tendiendo "una mano de amistad".

"Creo en el pueblo cubano", proclamó en español Obama en un vibrante discurso con el que se dirigió directamente a los habitantes de la isla y que pronunció en presencia del presidente de Raúl Castro en un abarrotado Gran Teatro de La Habana, en el que ha sido uno de los platos fuertes de su visita. Allí Obama subrayó, también español, que "el futuro de Cuba está en manos del pueblo cubano", reiteró su reconocimiento de que la política de aislamiento que practicó su país durante más de cinco décadas fue fallida, y apostó por el futuro de la isla encarnado en las generaciones más jóvenes.

En ese porvenir de Cuba, el presidente de EEUU señaló al Gobierno cubano que "no debe temer las voces diferentes del pueblo cubano" o a su posibilidad de "reunirse, hablar o votar". "Usted no debe temer una nueva amenaza de EEUU y, por su compromiso con la soberanía y la autodeterminación, tampoco debe temer las voces diferentes del pueblo cubano", le dijo directamente a Raúl Castro.

A esas "voces diferentes" dedicó Obama una parte importante de su visita, al reunirse en la Embajada de EEUU con destacados disidentes y activistas críticos e independientes, de los que elogió su "coraje extraordinario". El presidente Obama les prometió que seguirá denunciando "decididamente" las violaciones de derechos en Cuba, pero también advirtió a quienes critican la nueva política de Estados Unidos que continuar con el aislamiento dificultará cualquier cambio en la isla.

El viaje de Obama ha dejado imágenes para la historia, como la de un presidente de Estados Unidos en la Plaza de la Revolución de La Habana, rindiendo homenaje al héroe nacional José Martí y fotografiado con la efigie del Che Guevara a sus espaldas. En el que fue escenario de las arengas antiimperialistas de Fidel Castro, el lunes sonó el himno nacional del antiguo enemigo y ondeó la bandera de las barras y estrellas. No menos impactante para muchos cubanos fue ver a Obama ese día subir la escalinata del Palacio de la Revolución, la sede del Gobierno socialista, para reunirse con Raúl Castro, el tercer cara a cara de los dos presidentes desde que se anunció el deshielo, pero el primero en suelo cubano.

Y seguramente lo que muchos cubanos no van a olvidar es la imagen del presidente de Estados Unidos junto a un sonriente Raúl Castro en el emblemático y recién remodelado estadio "Latino" disfrutando de un simbólico partido de béisbol entre la selección local y los Tampa Bay Rays, unas pocas horas antes de partir de Cuba hacia Argentina.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon