Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Odesa: ¿foco de crisis en el Mar Negro?

dw.com dw.com 07/05/2014 Roman Goncharenko (CP)
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

La escalada de violencia en Odesa sorprendió a muchos, pero todo indica que esa ciudad portuaria del sur de Ucrania, que es más importante para Kiev que la región de Donetsk, en el este, será el próximo foco de crisis.

Los habitantes de Odesa viven en la incertidumbre. Luego del estallido de violencia del “Viernes negro” (2/5/2014) hay muchas preguntas sin respuesta. En enfrentamientos entre las fuerzas prorrusas y activistas proucranianos murieron en la ciudad portuaria de Odesa, en el sur de Ucrania, cerca de 40 personas. La mayoría de las víctimas fallecieron durante un incendio en el local de un sindicato. Observadores extranjeros están investigando los hechos, según informó el martes (6/5/2014), el ministro ucraniano del Interior, Arsen Avakov.

Al contrario de lo sucedido en las regiones de Donetsk y Luganks, en el este de Ucrania, donde los activistas prorrusos armados controlan cada vez más ciudades y edificios públicos, en Odesa parecía reinar la calma. Al menos allí no fue necesaria la presencia de helicópteros ni tanques del Ejército.

Tiros en lugar de huevos

Sin embargo, debajo de esa aparente calma todo estaba en ebullición desde hace tiempo. Ya el 1º de marzo, activistas habían retirado la bandera azul-amarilla de Ucrania del edificio de la administración territorial, remplazándola por la bandera regional. Pero la autoridades volvieron a izar la bandera ucraniana. La organización prorrusa “Unidad juvenil”, poco conocida, solicitó un referéndum para votar por una mayor autonomía de la región. El líder de la organización, Anton Davidtschenko, de 28 años, fue detenido a mitades de marzo por los servicios secretos (SBU) de Ucrania y se encuentra en prisión preventiva.

A mitades de abril se decía que las fuerzas prorrusas en Odesa habían llamado a formar una “República Popular”, al igual que sucedió en el este de Ucrania, pero esa noticia fue desmentida al día siguiente. La meta era tener más autonomía dentro de Ucrania, según los activistas. Y eso fue confirmado también por las encuestas. Un 78 por ciento de los habitantes de Odesa rechazan una anexión a Rusia, según resultados de la investigación del Instituto de Sociología de Kiev. Solo un siete por ciento está a favor de una anexión. La encuesta fue realizada por encargo del semanario “Dserkalo tyschnja”, de Kiev.

Desde hace varios meses se llevan a cabo manifestaciones en Odesa casi todas las semanas, tanto por parte de activistas prorrusos como proucranianos. Pero solo salen de cientos a miles de personas a la calle, y hasta el viernes 2 de mayo no se habían producido actos de violencia. Sin embargo, esa situación cambió drásticamente. En lugar de tirar a los contrarios con huevos, algunos activistas prorrusos dispararon balas contra los proucranianos. Varios de estos activistas murieron. En internet circulan también amenazas de muerte.

La “Perla del Mar Negro”

Casi todo indica que, después de Donetsk y Lugansk, el próximo foco de crisis será Odesa. Para ello hay varios motivos, tanto históricos como económicos. Al igual que Crimea, anexionada por Rusia en marzo, Odesa tiene un rol clave en la historia rusa. Esa ciudad fue fundada en 1794 por la emperatriz Catalina la Grande y se convirtió rápidamente en un centro del comercio. Odesa y sus playas son denominadas la “Perla del Mar Negro” en diversas canciones populares rusas. La población está formada por un 75 por ciento de ucranianos y cerca de un 20 por ciento de rusos, además de las minorías étnicas como los moldavos, bielorrusos y tártaros, entre otros.

Odesa es la tercera mayor ciudad de Ucrania y el puerto más importante del Mar Negro. Desde allí se exportan bienes como trigo, carbón o subproductos del acero a todo el mundo. Allí también comienza el oleoducto que llega hasta Brody, en Ucrania occidental, a través de la cual se planeaba transportar petróleo del Mar Caspio hacia Europa, pero hasta ahora se usó solo en dirección contraria, para proveer a Rusia. También se proyectó una terminal para gas natural licuado, ya que el Gobierno de Kiev quiere independizarse del gas ruso.

Además, el puerto de Odesa también posee una gran importancia a nivel militar. Después de la pérdida de la base militar en Sebastopol, Crimea, Odesa se convertiría en la nueva base militar de la Marina de Ucrania.

El miedo a la “tenaza” rusa

Todo esto está ahora en peligro si el Gobierno ucraniano pierde el control sobre Odesa. Los expertos en Kiev advierten sobre graves consecuencias para la economía, mayores que si perdiese el este de Ucrania.

Según medios ucranianos, cientos de activistas prorrusos han llegado en trenes y autobuses desde Crimea hasta Odesa con el fin de desestabilizar la situación en la ciudad a orillas del Mar Negro. Y muchos ciudadanos de Odesa miran con preocupación hacia Transnitria, un territorio separatista ubicado entre el río Dniéster y la frontera oriental de la República de Moldavia con Ucrania. Allí hay soldados rusos estacionados, y se teme que Moscú pueda llevar a cabo acciones en Odesa desde Transnitria y Crimea, y que la lucha por Odesa pueda agravarse en el transcurso de las próximas semanas.

Autor: Roman Goncharenko (CP)

Editor: Enrique López

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon