Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Opinión: No hay liberación para Clinton

dw.com dw.com 06/07/2016 Ines Pohl (NM/ER)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

A pesar de que el FBI recomienda abstenerse de presentar cargos formales, Clinton aún no ha superado su escándalo de los correos electrónicos. Ante todo la acusación de ligereza se convertirá en un problema para ella.

Se suponía que iba a ser el día de liberación para Hillary Clinton. El día en el que, después de una larga investigación, la policía federal finalmente sugiere al Ministerio de Justicia que no acuse a la exministra de Asuntos Exteriores. El director del FBI, James Comey, llegó a precisamente esta conclusión después de una extraordinariamente larga declaración. No obstante, Clinton no será capaz de desligarse de este asunto durante la campaña electoral. Porque, ante todo, la gente se acordará de la dura crítica de Comey, la cual, durante los próximos meses, será explotada por sus oponentes una y otra vez.

La comisión de investigación del FBI concluyó que Clinton y su equipo actuaron de una manera “extremamente descuidada”, y que “cada persona en un puesto de responsabilidad debería haber sabido que no se puede enviar correos electrónicos sensibles a través de diferentes cuentas privadas”. Esto podría llegar a ser un peligro serio para Clinton. Porque con ello se debilita claramente su presunta principal ventaja sobre de Donald Trump: su afirmación de que la experiencia le permitiría ser una mejor presidenta. ¿Para qué sirve toda la experiencia, si al fin y al cabo uno actúa en forma inquietantemente descuidada?

¿Aplican otras reglas para Clinton?

Para sus adversarios tendrá todavía más peso el argumento de que los Clinton juegan con sus propias reglas, y por esa razón siempre escapan a cualquier sanción. Para muchos, justo eso es una prueba de lo injusto que es el Washington político. Con el típico instinto ganador, Donald Trump dio en el clavo cuando manifestó su opinión acerca de este hecho: “Otros han sido juzgados por mucho menos. Muy, muy injusto.”

Los estrategas pueden haber considerado hábil que justo en el día de la presentación del reporte del FBI, el presidente Obama se uniera a Clinton en su campaña electoral. Justo lo contrario podría ser el caso. Las imágenes de los dos serán para muchos otra prueba de cuán ligados están los poderosos en Washington: desde el FBI, pasando por el Ministerio de Justicia, hasta el propio presidente. Y la confirmación de que sólo una persona de afuera, independiente, valiente y fuerte puede terminar con este sistema corrupto. Al menos en su autopercepción, Donald Trump es el único que reúne estas características.

Aquí encuentra la versión original de este artículo, en alemán.

Autor: Ines Pohl (NM/ER)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon