Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Opinión: Solo el primer paso

dw.com dw.com 18/06/2016 Stefan Nestler
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

La Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) se vio obligada a mantener la suspensión de la federación rusa debido a sus sistemáticos escándalos de dopaje, dice el redactor de deportes Stefan Nestler.

A la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) no le quedó de otra que rectificar la prohibición contra la federación de atletismo de Rusia debido a los sistemáticos escándalos de dopaje en el país. Otra decisión hubiera sido difícil de explicar. La IAAF le dejó a Rusia, en noviembre pasado, la puerta abierta para un nuevo comienzo en los Juegos Olímpicos de Río. Más de medio año ha tenido el país para demostrar su buena voluntad en la lucha contra el fraude deportivo. La Agencia Mundial Antidopaje (WADA) se hizo cargo de los controles en Rusia.

No se aprendió nada

¿Qué pasó en realidad? Según WADA, los inspectores habrían sido amenazados por funcionarios del servicio de inteligencia ruso. Cientos de controles no se pudieron llevar a cabo, entre otras cosas, porque los atletas aparentemente se alojaban en zonas militares bloqueadas. Otros atletas simplemente ocultaban su lugar de estadía o trataban de manipular sus muestras, como si no hubieran aprendido absolutamente nada del mayor escándalo de dopaje en la historia del atletismo. Y el ministro de Deportes de Rusia, Vitaly Mutko, anunciaba descaradamente casi semanalmente cómo Rusia cooperaba de forma ejemplar con los inspectores internacionales.

Ironía: IAAF como juez

La IAAF tomó el control del caso. El hecho de que precisamente esta federación mundial, que incluso fue dirigida durante décadas por funcionarios corruptos, haya tomado ahora esta decisión no carece de cierta ironía. Finalmente, el dopaje sistemático en Rusia -y no sólo allí- fue descubierto por miembros de la IAAF. Tampoco el nuevo presidente de esta federación, Sebastian Coe, está exento de polémica. El mismo día en que el Consejo se reunió en Viena para decidir sobre Rusia, nuevas acusaciones contra Coe causaron zozobra.

Con respaldo del IOC

El Comité Olímpico Internacional (IOC) difícilmente podrá negarse a respaldar la decisión de la IAAF. Como presión están las pruebas de dopaje sistemático en Rusia. Quizá se haya castigado con ello también a grandes atletas "limpios" en Rusia, algo que no fue posible evitar. A ellos les queda el camino en la Corte de Arbitraje del Deporte (CAS) para impugnar el inminente fallo sobre la exclusión de los Juegos Olímpicos de Río.

La misma ley para todos

Por primera vez, probablemente, será excluido de los Juegos Olímpicos el equipo completo de un país por fraude deportivo. Una decisión histórica que, sin embargo, solo tendría sentido si no queda como el único caso. Para otros países, en donde también se ha hecho lo mismo sistemáticamente, debe aplicarse la misma sanción. ¿Se sancionarán ahora también a los atletas de Kenia? ¿Qué pasó con Kazajstán, donde cuatro campeones olímpicos en levantamiento de pesas dieron positivo en la prueba de dopaje en 2012? ¿Qué hay de China, donde desde hace años expertos en dopaje también sospechan un fraude sistemático? Será interesante observar si la IAAF y el IOC tienen realmente el valor para dar los siguientes pasos.

Para aprender: aquí puede usted leer la versión original del artículo en alemán.

Autor: Stefan Nestler

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon