Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pérdidas millonarias y golpe de imagen: Samsung se enfrenta a su peor pesadilla

El Confidencial El Confidencial 02/09/2016 Manuel Ángel Méndez

"Devastador", "pesadilla logística", "duro golpe"... Así describen varias fuentes del sector de telefonía en España la delicada situación a la que se enfrenta Samsung. La suspensión durante al menos un mes de las ventas mundiales del smartphone 'Galaxy Note 7' por un defecto en las baterías pone a la coreana en un momento muy complejo. Solo en España se calcula que había 50.000 unidades en reserva. A un precio de 850 euros por terminal, son más de 42 millones de pérdidas. "Es un mes que Samsung no va a recuperar, es una pérdida directa", señala un directivo del sector. En otras palabras: Samsung se enfrenta a su mayor golpe financiero y de imagen en décadas.

Era un momento que Samung había esperado durante todo el año: el estreno del Galaxy Note 7, el terminal estrella del año junto al S7 y S7 Edge presentados el pasado febrero. El lanzamiento de un móvil es parecido al estreno de una película: los primeros días y semanas son fundamentales para la recaudación final total. Si hay malas críticas durante ese periodo inicial o las ventas flojean, el producto acabará pinchando. Por eso, la decisión de suspender a nivel mundial las ventas del Galaxy Note 7 solo días antes de su lanzamiento mundial es como una bomba en términos financieros y de imagen.

(Foto: Reuters) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: Reuters)

"No tenemos pensado reanundar la campaña de lanzamiento al menos hasta octubre", señala una fuente dentro de uno de los principales operadores en España. "Va a ser un mes entero perdido para Samsung, de ventas que ya no va conseguir. No lo va a poder recuperar en octubre ni al final de 11 meses de venta, ya habrán salido nuevos modelos. Se enfrenta a pérdidas multimillonarias a nivel mundial, es una situación muy delicada". 

Solo en España se calcula que Samsung había vendido ya en reservas 42 millones de euros, unos 50.000 terminales. Muchas de esas reservas se cancelarán. Otras seguirán adelante, pero da una idea de la magnitud financiera del problema. Y eso es solo en España. Si a ello añadimos las decenas de países en los que Samsung iba a lanzar el terminal, estamos hablando de cientos de millones de euros (tal vez incluso miles de millones) de pérdidas.

Pesadilla logística y golpe de imagen

Además del coste asociado a la suspensión de las ventas y perder un mes entero (el inicial) en su comercialización, Samsung se enfrenta a una locura logística que añadirá más millones a las pérdidas directas. La compañía tiene que frenar el lanzamiento en decenas de países, llevar esas unidades a fábrica y comenzar un largo proceso de revisión y reemplazo de baterías y cancelar campañas de marketing. Y no solo eso, también tendrá que gestionar el reemplazo de miles de unidades ya compradas por clientes en países como Corea del Sur.

"Es un problema muy gordo, un golpe a su línea de flotación. Creo que se trata de un punto de inflexión claro en su evolución. Estamos hablando de su terminal estrella del año una vez pasada la ola del Galaxy S7. Deberían saber remontarlo, pero va a ser muy complejo", explica otra fuente del sector. "Es un contratiempo muy importante, desde luego en Samsung van a rodar muchas cabezas", señala otro directivo consultado. 

Al coste directo hay que sumar el indirecto, el intangible: el golpe en su imagen de marca. ¿Quién va a confiar ahora en comprar un Galaxy Note 7 cuando se reanunde su venta, previsiblemente en Octubre? "En los últimos años Samsung se había forjado una imagen de calidad intachable en sus productos pero ahora el Note 7 para muchos quedará casi para siempre bajo sospecha. Samsung tendrá que gestionar muy bien la forma en la que lo comunica y sus campañas de marketing para recuperarse". 

Y ahora llega el iPhone 7

El contratiempo con el Note 7 llega además en el peor momento posible: el próximo miércoles Apple lanzará el iPhone 7, acaparando de nuevo toda la atención en el momento de mayor dificultad para Samsung. "El golpe para Samsung va a ser duro o muy duro, todo dependerá de cuánta sangre quieran hacer Apple por un lado, pero también Huawei", dice una fuente consultada.

(Foto: Reuters) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: Reuters)

La coreana además acaba de lanzar un enorme salvavidas a Apple, que se encontraba enfrascada en el debate de su multa de 13.000 millones por parte de la Comisión Europea. "El problema del Note 7 será la excusa perfecta de Apple para desviar la atención", señalan en el sector. 

La primera medida concreta de cómo le afectará a Samsung el "Notegate" la veremos en los próximos resultados financieros. Samsung presentó el pasado julio sus mejores resultados en dos años, recuperándose de una caída en ingresos y beneficios en 2015. Este año, en su segundo trimestre, la coreana logró aumentar un 18% su beneficio operativo. Su unidad de móviles obtuvo un 57% más de beneficios, gracias al éxito del Galaxy S7. La firma necesitaba otro éxito con el Note 7 para continuar la senda y frenar el empuje del iPhone 7. Eso ya no ocurrirá. 

El Samsung Galaxy Note 7. (Foto: Reuters) © Externa El Samsung Galaxy Note 7. (Foto: Reuters)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon