Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Panrico manda a los huelguistas de vacaciones tras ocho meses de paro

EL PAÍS EL PAÍS 16/06/2014 Clara Blanchar
Panrico manda a los huelguistas de vacaciones tras ocho meses de paro. © ALBERT GARCIA Panrico manda a los huelguistas de vacaciones tras ocho meses de paro.

Los 200 trabajadores de Panrico que han permanecido en huelga durante los últimos ocho meses se han encontrado esta mañana una sorpresa al volver a la fábrica de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) tras desconvocar el paro el pasado viernes: la dirección les ha dado de alta en la Seguridad Social y les manda de vacaciones. Son 23 días laborables, como es habitual.

La decisión ha sido interpretada por el comité de empresa como una nueva provocación del director general de la empresa, Carlos Gila. “Es una muestra más de decisión unilateral, podría habernos dado un día de permiso retribuido hasta mañana, cuando seguiremos negociando las condiciones del ERTE”, lamentaba el presidente del comité, Ginés Salmerón (CC OO), a las puertas de la planta. El Expediente Temporal, cuyo periodo de negociación acaba este jueves 19, tiene por objeto retrasar la entrada al trabajo en una fábrica que necesita limpieza a fondo y obras de puesta a punto tras permanecer cerrada desde el pasado mes de octubre.

más información
  • Los trabajadores de Panrico ponen fin a ocho meses de huelga en Santa Perpètua
  • Panrico presenta un ERE temporal en plena negociación con los trabajadores
  • La Audiencia prohíbe a Panrico ejecutar los 156 despidos previstos en 2015 y 2016

El acceso de la fábrica era en la mañana de hoy un hervidero de coches de los empleados –que habitualmente aparcan en el interior del recinto ahora cerrado—y había discreta presencia de Mossos d’Esquadra. Los tres turnos de la fábrica se han concentrado a las 10 de la mañana para comunicar que querían entrar a trabajar a los vigilantes de la garita. Una acción más simbólica que otra cosa, y que se ha cerrado sin incidentes al comunicar los vigilantes que la vuelta al trabajo no está autorizada por la dirección. También de forma simbólica no desmontan por ahora el campamento donde han permanecido los piquetes durante todo este tiempo: lo mantienen en pie "por lo que pueda pasar", aseguraban los corrillos.

El conflicto de Panrico comenzó tras el verano pasado con la llegada del nuevo consejero delegado. En octubre presentó el ERE que afecta a 745 empleados de toda España y castiga a la planta catalana, la única que ha plantado cara a los recortes salariales y laborales. Hace apenas un mes, la Audiencia Nacional avaló el grueso de los despidos, pero prohibió ejecutar los previstos para 2015 y 2016. Pese a la sentencia, los trabajadores decidieron en asamblea hace tres semanas mantener el paro: desde la huelga negociarían mejor, convinieron.

Pero durante la asamblea del pasado viernes y ante el inmovilismo de la empresa y las peticiones de la Generalitat de que los huelguistas volvieran al trabajo, el paro fue desconvocado por 98 votos contra 45. Tanto el viernes como esta mañana tanto la administración catalana como el sindicato CC OO, mayoritario en Panrico, se han llevado el grueso de las críticas por su papel en el conflicto. Los huelguistas reprochan a la administración catalana “no escuchar y justificar siempre a la empresa”.

Sobre el papel de CC OO, que cuenta con un 90% de afiliación entre los empleados de Santa Perpètua, las críticas se centran tanto en la dirección como en el comité que preside Ginés Salmerón. De hecho, un grupo de trabajadores ha iniciado hoy mismo ante las vallas de la fábrica una recogida de firmas para revocar al comité. Una revocación, aseguran, que no han podido solicitar antes por estar en plena huelga.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon