Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Panrico presenta un ERE temporal en plena negociación con los trabajadores

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 04/06/2014 Clara Blanchar

Pese al nuevo proceso de mediación iniciado ayer por parte de la Generalitat, la dirección de Panrico ha solicitado hoy formalmente a la inspección de Trabajo en Cataluña la aplicación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) a los empleados de la fábrica de Santa Perpètua de Mogoda, en huelga desde hace casi ocho meses. La empresa contempla este expediente temporal para, en el caso de que se desconvoque el paro, el tiempo --indeterminado-- que sea necesario acondicionar y poner de nuevo en marcha la fábrica. La solicitud ha pillado por sorpresa y ha enfadado tanto a la Generalitat como a los empleados, que han criticado una actuación que han calificado de "unilateral al margen de la mesa de negociación".

El comunicado que ha enviado la dirección que encabeza Carlos Gila no especifica ni a cuántos empleados afectará el ERTE ni qué duración tendrá. Son cuestiones que la empresa tiene la intención de poner sobre la mesa en la reunión de mediación con la Generalitat prevista para el viernes. El pasado lunes, el Gobierno catalán pidió a los empleados que abandonen el paro y les advirtió de que si no hay acuerdo no mediará más allá del viernes. En cualquier caso, el plazo de negociación del ERTE, de 15 días, ya ha comenzado y finaliza el día 19.

Lo que sí deja claro la nota de la dirección es que la primera condición para aplicar este ERTE, que permitiría que los trabajadores pudieran cobrar el paro, es la "desconvocatoria de la huelga". También exige la "desjudicialización del proceso", esto es, que los trabajadores no recurran la sentencia de la Audiencia Nacional que avala el grueso de los 745 despidos en toda España. La nota introduce un último punto que se abre a negociar la rebaja de los despidos previstos.

La plantilla ha lamentado que la empresa haya tomado la decisión de manera "unilateral" y sin llegar a un acuerdo con los representantes de los trabajadores, con quienes el próximo viernes se reunirá en la sede del Departamento de Empresa. "No ha habido ni acuerdo ni negociación, simplemente la empresa ha tomado la decisión unilateralmente sin esperar a la reunión del viernes", ha señalado el portavoz de CCOO, Félix Yela, antes de entrar a la reunión que celebran a esta hora los trabajadores.

De acuerdo con el ERE firmado el año pasado, en Santa Perpètua se despidieron 33 personas antes de finalizar 2013, pero para este 2014 están previstos otros 133 despidos. De hecho, días después de publicarse la sentencia, la dirección ya ofreció a los trabajadores rebajar la cifra hasta 80 personas. Según los sindicatos ofreció la rebaja a cambio de despedir al comité y a los huelguistas más significados, un "chantaje" que la empresa negó de forma categórica. La oferta de la dirección elevó el tono de la tensión en las asambleas para decidir si se mantenía la huelga tras la sentencia. Finalmente, el sábado 24 de mayo, los trabajadores votaron mantene el paro.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon