Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Papel sepia

EL PAÍS EL PAÍS 15/06/2014 Manuel Vicent

Dentro de 100 años la prensa de papel no existirá, pero este periódico, que tienes en las manos, puede que duerma intacto el sueño de la historia en alguna parte. Las noticias fijadas con tinta en sus páginas se habrán olvidado y por lo demás, todos los lectores también habremos muerto. Puede que dentro de 100 años alguien encuentre este periódico bajo el polvo de un desván y se interese por saber qué pasaba en nuestro país en junio de 2014. Al abrirlo, de algún pliegue del papel tal vez escape una tijereta, que en su huida cruzará este titular a cuatro columnas: el príncipe Felipe será proclamado rey por las Cortes Generales. Nadie recordará entonces el nombre de este monarca, ni el de su padre, ni el de los políticos inanes y corruptos de su entorno, ni el debate entre Monarquía o República, ni qué significa independencia, soberanía, Cataluña o España, palabras sin sentido, que todos repetían. Buscando refugio la tijereta pasará por los triunfos o derrotas de unos deportistas junto la epopeya de las sucesivas levas de africanos que iniciaban el desembarco sobre Europa saltando un muro de cuchillos cuando millones de mendigos ocupaban ya las ciudades parapetados en los cubos de basura. Fue el preámbulo de la gran hecatombe, que sucedió en 2057. La tijereta pasará en su huida por encima de la ínfima gloria de unos escritores ignorados. Puede que el lector le pegue un manotazo y la tijereta tal vez quedará despanzurrada precisamente sobre una noticia de quinta página par, apenas valorada en su momento: unos científicos han incrustado con éxito un cromosoma artificial en una célula del hongo de la cerveza. De hecho gracias a esta noticia había cambiado el destino humano y 100 años después el lector de este periódico de papel ya era inmortal.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon