Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Patry Jordan: «Ser youtuber exige trabajo y esfuerzo; renunciar a cosas para poder conseguir otras»

ABC ABC 21/10/2016 Ana I. Martínez
Patry Jordan, durante la entrevista con este diario © RAFA ALBARRÁN Patry Jordan, durante la entrevista con este diario

Patry Jordan sabe de lo que habla. Se nota. Lleva más de siete años siendo «youtuber». Cuenta con cinco canales en YouTube (Gym Virtual, Secretos de Chicas, Secretos de Chicas VIP, Secretos de Chicas Blog y Patry Jordán, en inglés), un mundo virtual de tutoriales de belleza, fitness y «lifestyle» que cuenta con una audiencia de más de ocho millones de suscriptores.

Como les ha pasado a todos los «youtubers», su familia al principio no entendía que su trabajo es crear contenido. «Ahora son mis mayores fans», cuenta la joven que también tiene una agencia de comunicación junto a su pareja. «No tengo tiempo de perder el tiempo», reconoce. Y por esta razón es una de las youtubers españolas más importantes de nuestro país. El esfuerzo y el sacrificio son la clave de su éxito. «Grabo los vídeos del gimnasio los domingos», reconoce con una sonrisa en la boca. A pesar de que la mayor parte de su vida transcurre entre el móvil y el portátil, reconoce sentirse muy afortunada. «Renuncias a cosas para poder conseguir otras», recuerda.

Eres todo un referente en el mundo de la belleza, ¿lo sabes?

Tanto como «referente»... Siempre me quito importancia aunque soy consciente de que en el momento en el que llegas a tanta gente, sabes que lo que hagas va a afectar sobre ellos en su manera de ver o hacer las cosas. Por eso, para mi ser youtuber es una responsabilidad muy grande. Lo que recomiendas llega a la gente y no puede ser cualquier cosa. Siempre digo que subir un vídeo es como pasar un examen y la gente con sus comentarios te pone nota.

¿Cómo empezaste en esto de subir vídeos a internet?

Yo soy monitora deportiva, trabajaba en un gimnasio, y al mismo tiempo en una agencia de comunicación. Al estar tan en contacto con el mundo digital, fruto de un trabajo que me pidieron para unas emisiones en directo, descubrí que YouTube no era solo una herramienta para escuchar música. Sabía que había mucha gente y yo era la típica que me pasaba horas maquillándome o peinándome para después desmaquillarme (risas). ¡Practicaba conmigo misma horas! Así que empecé a grabar.

¿Y el resultado fue?

Cuando vi el primer vídeo… (risas) me quedó muy claro que no tenía ni idea de grabar, ni de comunicar o editar. Y eso que me compré mi propio ordenador portátil, una cámara, que no valió para nada porque no era la que necesitaba, tenía unos focos de obra que me daban un calor… ¡Y grababa a las tantas de la noche! La verdad es que por entonces no había tanta información como hoy en día para saber cómo grabar tutoriales, qué material necesitas… Era prueba y error pero eso me ha llevado hasta el día de hoy.

Las primeras reacciones al decir «soy youtuber», ¿cuáles fueron?

Yo vivo en Gerona, una ciudad muy pequeña, y cuando dije que iba a empezar a subir vídeos me trataron de loca. En el gimnasio me decían: «¿Qué quieres, ser famosa?». Ahora, cuando pienso en todo lo que me ha pasado siendo creadora de contenidos me doy cuenta de todo lo que he aprendido. Para mi, estos seis años han sido como hacer varias carreras. He sido una esponja, intentando aprender de todo, de todos, de cada situación.

¿Y cómo alcanzas ese momento profesional en Youtube?

Desde el primer momento quise hacer bien las cosas porque disfrutaba, me hacía ilusión, me aportaba cosas buenas, sabía que era una oportunidad. Empecé por vocación, por conocer la plataforma y en el momento en el que dije “aquí puedo tener mi sitio” me cambió el planteamiento. Y ya no solo por el tema económico. Había una oportunidad que quería aprovechar con los conocimientos -escasos- que tenía. Yo no innové nada pero soy una persona muy intuitiva y sabía que algo bueno había ahí.

«Cada uno tiene un perfil diferente y ninguno es igual al otro. Cada uno enfoca su estilo. Desde mi punto de vista, a veces escucho cosas con las que no me siento identificada»

El mundo «youtuber» es muy amplio… ¿Cómo te defines?

Soy youtuber porque utilizo la plataforma, pero me considero más cosas. De hecho, tengo una pequeña agencia de comunicación. En mi caso, la palabra youtuber, engloba muchas cosas: soy comunicadora, enseño cosas, hago algo que me aporta a mi y a la gente.

Hay muchos jóvenes que también quieren ser «youtubers»...

Yo creo que antes de serlo tienes que saber qué se te da bien y qué puedes aportar a la comunidad. ¿Cocina? ¿Humor? Youtube es solo la herramienta.

Has estado ahora en Madrid en el Samsung MADFUN con muchos compañeros. ¿Crees que hay una «burbuja» de «youtubers»?

Cada uno tiene un perfil diferente y ninguno es igual al otro. Cada uno enfoca su estilo. Desde mi punto de vista, a veces escucho cosas con las que no me siento identificada. Por ejemplo, en el tema económico ha habido mucho lío y ha sido lo primero que se ha movido en España y no creo que tendría que haber sido así.

«En el tema de marcas, se nos han dado la oportunidad más tarde y aún así no entienden el concepto. Yo puedo entender que quieran algo para una revista pero si me vas a contratar yo trabajo mi contenido en mi canal a mi manera porque conozco a mi audiencia»

¿Y qué pasa con las marcas, las colaboraciones que hacéis y por las que se os paga?

En el tema de marcas, se nos han dado la oportunidad más tarde y aún así no entienden el concepto. Yo puedo entender que quieran algo para una revista pero si me vas a contratar yo trabajo mi contenido en mi canal a mi manera porque conozco a mi audiencia. Del canal para afuera no me meto y decidiré si quiero formar o no parte del proyecto. En mi opinión, se ha proyectado también una mala imagen nuestra en el sentido de que, por ejemplo, a mi me siguen muchas niñas que solo ven que sales en Youtube, que te regalan cosas, que viajas… Pero no ven el esfuerzo que hay detrás de todo eso. Y al final se distorsiona todo un poco. Creo que también ha habido un mal uso de muchas bloggers que cogen muchas campañas juntas. Es un poco el lío pero la figura de un youtuber puede ser buenísima para la marca, para que la gente crezca, para generar buenos contenidos y nueva oportunidades. Es algo nuevo que ya no es tan nuevo y que necesitábamos ya.

¿Qué te ha permitido Youtube que no hubieras podido obtener de otra manera?

Le debo muchas cosas a YouTube. Me siento muy afortunada. He tenido la oportunidad de conseguir cosas que no me hubiera imaginado nunca: viajes, situaciones, momentos… Porque para mí es muy importante disfrutar de cada cosa que hago, de cada oportunidad. Saboreo cada momento porque lo que haga ahora es ahora y no va a suceder eso mismo después. Habrá otras cosas buenas, sí, pero no será la misma. Los momentos pasan. Estamos en un mundo en el que hacemos las cosas más para contarlas que para saborearlas y vivirlas. Y eso no lo quiero perder. A esta reflexión llegué después de hacer algo que al final no lo disfruté a pesar de que me hacía mucha ilusión pero estaba con mil cosas. Se me quedó esa sensación agridulce, y eso que era algo bueno. Me prometí a mí misma que no me volvería a pasar.

¿Qué queda ahora de aquella Patry Jordan que iba todos los días a dar clase a un gimnasio?

Yo no soy la misma que cuando empecé. Toda evolución profesional va acompañada de una personal. Antes de ser Patry Jordán youtuber era una persona muy feliz. Una chica inquieta… Te voy a decir algo muy sincero: todo lo que digo ahora era todo lo que yo era antes. Estoy en un momento de mi vida en el que me estoy reorganizando. Con tantos viajes, tanto trabajo, tanto estrés, al final pierdes un poco lo que tú eras en cierto sentido. Yo trabajaba en el gimnasio y los fines de semana, como disfrutaba tanto con el deporte, me iba a la montaña, hacía a hacer escalada, cuando no estaba haciendo BTT … Y esos momentos no los tengo ahora. Tengo cinco canales en Youtube. He tenido que renunciar a otras cosas que me han gustado por esto otro que me gusta mucho.

Así que ser «youtuber» es más que ponerse delante de una cámara a hablar...

Yo lo que quiero es que la gente entienda que nada es porque sí. Ser «youtuber» exige un trabajo y esfuerzo que no se ve y entonces no se valora. Hay sacrificio, muchos fines de semana… Y aún así me siento muy afortunada. Pero también es verdad que me gustaría poder tener una semana para irme por ahí. Al final renuncias a cosas para poder conseguir otras.

¿Cómo es un día en la vida de un «youtuber»?

Yo organizo todo el mes, las semanas y cada día. El problema es que como viajo mucho, todo se desordena después (risas). Por eso estoy intentando reorganizar mi vida, que transcurre entre el ordenador y el móvil. Cuando viajo, es eso mismo pero en la habitación de un hotel. Además, he de reconocer que a un youtuber le cuesta mucho delegar, es muy complicado. Y eso te ata. Yo empecé sola. Luego se incorporó mi pareja, Carlos, porque tenía confianza plena en él. Editamos los dos y es parte de mi proyecto. También está conmigo Claudia, que me echa una mano.

Creo que entonces, al leer esto, a más de uno se le habrán quitado las ganas de ser youtuber

Hace un año y medio dije: o reestructuro esto un poco o freno y lo dejo porque, como te decía, o lo disfruto o no lo quiero. Estaba desbordada, quería ir más rápido de lo que podía. Ahora la presión es distinta y estoy en un momento muy bueno: trabajo con mi pareja, muchas horas, eso sí; tengo una pequeña agencia de comunicación en la que tengo gente trabajando. Pero, en mi maleta siempre viene conmigo la ropa de deporte porque si yo hago tutoriales de belleza, fitness y «lifestyle», aconsejo cómo cuidarse, hacer ejercicio, llevar una alimentación sana, yo soy la primera que tengo que predicar con el ejemplo. Si digo que hace que desmaquillarse todos los días es porque yo soy la primera que lo hace. Y eso en el deporte se nota muchísimo y es imposible transmitir ese estilo de vida si no lo llevo realmente a cabo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon