Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pedro Jaén: «Un día bastará una pastilla para protegernos del sol»

ABC News ABC News 04/05/2014 n. ramirez de castro
Pedro Jaén: «Un día bastará una pastilla para protegernos del sol» © ABC Pedro Jaén: «Un día bastará una pastilla para protegernos del sol»

Iba para internista pero descubrió que la dermatología le permitiría mirar a sus enfermos desde una perspectiva global, con la piel como espejo de su salud. Hoy es el dermatólogo en el que confían algunos de los rostros más famosos y un militante convencido de la lucha contra el astro rey. Lo hace desde el hospital Ramón y Cajal, donde ha sido testigo del cambio de los españoles en su relación con el sol, ese peligroso enemigo que alimenta el tumor más frecuente en nuestro país. La incidencia del cáncer de piel se triplica cada década, aunque Pedro Jaén se resiste a ser pesimista: «Los mensajes de prevención están funcionando», asegura.

-¿Cómo se puede ser militante contra el sol en un país donde nos bronceamos desde niños y la exposición solar es casi inevitable?

-Repitiendo sin cansancio los mismos mensajes, año tras año. Yo soy completamente optimista. La acción más eficaz es la prevención y veremos sus frutos dentro de 15 años. Australia empezó con campañas de sensibilización hace 40 y cada año se ven menos casos. En nuestro país, personas de la edad de mi hija que ahora tiene 29 años no habrán tomado tanto el sol cuando lleguen a los 50. Hoy aún estamos diagnosticando los cánceres sembrados antes de las campañas que advierten de los peligros del sol. También soy optimista porque se trata mejor la enfermedad. Cuando la piel coge el camino del cáncer, aparecen unas lesiones precancerosas que antes no se trataban y se esperaba a ver su evolución. Ahora nos anticipamos al cáncer, cuando vemos una persona con terreno abonado para padecer cáncer, tratamos la piel en su conjunto.

-¿Ven a sus pacientes más concienciados o hasta los diagnosticados con cáncer de piel siguen tomando el sol?

-Intentamos ser muy cautos en el mensaje a nuestros pacientes. La tendencia de los médicos siempre es prohibir cosas, pero la experiencia me ha hecho ver que debemos darles herramientas para que puedan seguir haciendo una vida normal. Un paciente que ha tenido un cáncer de piel, si utiliza fotoprotección y mantiene unos buenos hábitos de exposición solar, puede seguir haciendo una vida al aire libre como antes.

-¿Juegan los genes un papel importante en otros tipos de cáncer de piel?

-Sí, la genética influye mucho en los carcinomas, el grupo más importante de cáncer de piel. Pero son tumores que se curan aunque no los diagnostiquemos precozmente. El melanoma, cuando ya está avanzado tiene un mal pronóstico, por eso nos preocupa tanto.

-¿Quién es el mejor vigilante de su piel, ¿el médico o uno mismo?

-Sin duda uno mismo. Salvaríamos muchas vidas si todos supiéramos reconocer un cambio peligroso en un lunar.

-Hay aplicaciones en el móvil que ya lo permiten. Con una foto del lunar se obtiene un diagnóstico. ¿Son fiables?

-El diagnóstico siempre debe hacerlo un médico. En el Hospital Ramón y Cajal hemos desarrollado FotoSkin, una aplicación gratuita para el móvil que permite fotografiar los lunares para hacer el seguimiento de sus manchas. Con esta aplicación no se obtiene un diagnóstico, pero los usuarios pueden hacer su propia fototeca de lunares. Esa información es clave para que el dermatólogo realice el diagnóstico.

-¿Podemos soñar con una pastilla para el sol y prescindir de la crema?

-No lo veo imposible. Algún día bastará con tomar una pastilla y no necesitaremos nada más. De hecho, nuestro mejor protector, la melanina, la fabricamos nosotros y no la tenemos que aplicar desde fuera. Ya hay algunos principios activos que han demostrado esa capacidad de fotoprotección oral, pero de momento son solo un complemento a los de uso tópico. Por poner un ejemplo, no demasiado exacto, si una crema tiene un 50 de protección, uno oral protege como 3. Es una pequeña ayuda.

-Hay mayor concienciación, todavía hay mitos en torno al sol: se sigue hablando de radiaciones buenas y malas, que no es necesario protegerse si no es verano...

-Sí, aún hay muchos mitos. Por ejemplo, no se entiende que hay dos tipos de radiación y ambas son malas, la ultravioleta A y la B. Las dos provocan envejecimiento y cáncer. La «B» avisa con la quemadura solar; la otra no, y eso no se entiende. Es más, todos los fotoprotectores protegen mucho menos frente a la ultravioleta A. Es decir, para la A estamos bastante desprotegidos. Esto pasa con las camas de bronceado, nos bronceamos y no nos quemamos. Pero es una radiación traidora que no avisa.

-Si son tan malos los centros de bronceado ¿por qué no se prohíben?

-Es como el tabaco. Sabemos que es muy malo y no se ilegaliza. Al menos, ahora se ha prohibido el acceso de menores a los salones de bronceado, aunque no es suficiente advertencia. Igual que en la cajetilla de tabaco se advierte que produce cáncer de pulmón, se debería advertir que tomar rayos uva produce cáncer de piel.

-La dermatología está comiendo terreno a la cirugía plástica en la lucha contra el envejecimiento. ¿Podemos dar por muerto el «lifting»?

-La cirugía estira la piel pero sigue siendo la misma piel envejecida. La Dermatología está investigando mucho cómo mejorar su estado y con los avances en medicina regenerativa estamos a punto de revertir los daños del paso del tiempo. Buscamos tratamientos que permitan a la piel trabajar para rejuvenecerse. Mientras, disponemos de técnicas menos invasivas que la cirugía como los peeling químicos o el bótox.

-¿Guardaremos nuestras células de la piel de la juventud como ahora hacemos con los óvulos para resolver las arrugas del futuro?

-Es posible que conservemos nuestras células de la infancia o juventud o que seamos capaces de regenerar el tejido con células adultas o diferenciadas. Nosotros queremos hacer un ensayo clínico para ver cómo se pueden aplicar las células madre de la dermis a la regeneración de la piel. Uno de nuestros proyectos es reparar con células madre el tejido graso que se pierde con el envejecimiento.

-Cada día se anuncian técnicas que prometen devolver la juventud. ¿Cómo separar el grano de la paja?

-Lo mejor es ponerse en manos de médicos con formación en estética. Los dispositivos que se utilizan en estética, tanto los materiales de relleno como los aparatos son dispositivos médicos pero no siguen la normativa de los medicamentos. Puedes tener un láser aprobado por la FDA americana o con el sello CE europeo para el tratamiento de las estrías, por ejemplo, pero eso no garantiza su eficacia. Solo significa que es seguro y no ha perjudicado a un grupo de pacientes en los que se ha aprobado para tratar las estrías.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC News

image beaconimage beaconimage beacon