Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pedro Sánchez convocará a los líderes territoriales para buscar una posición común

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 05/10/2017 Elsa García de Blas
Pedro Sánchez (d) con el nuevo secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, este miércoles en Ferraz. © Mariscal Pedro Sánchez (d) con el nuevo secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, este miércoles en Ferraz.

Pedro Sánchez escuchará a los presidentes autonómicos y líderes territoriales del PSOE antes de tomar una decisión sobre las medidas a adoptar ante la insurrección en Cataluña. El secretario general ha decidido convocar el consejo político federal, el órgano territorial del partido, para someter a consulta la situación, según explican fuentes de la dirección a EL PAÍS.

MÁS INFORMACIÓN

  • Referéndum de independencia en Cataluña, últimas noticias en directo
  • La inquietud sobre el desafío catalán se extiende en la Unión Europea
  • Defensa presta apoyo logístico a policías y guardias civiles en Cataluña

El órgano, presidido por el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, será convocado cuando se conozcan las resoluciones que se producen por parte de la Generalitat o por parte del Gobierno del Estado.

Esto es, cuando se apruebe una declaración unilateral de independencia, si esta se produce, o en cuanto el Ejecutivo de Mariano Rajoy ponga encima de la mesa las medidas que pretende adoptar para “asegurar el orden constitucional”, como pidió el Rey el martes en su discurso ante la nación. Así, Sánchez compartirá con los líderes territoriales del partido la decisión sobre la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución, de la ley de seguridad nacional, o del estado de alarma, excepción o sitio en Cataluña, entre otras medidas que baraja el Gobierno.

La decisión final corresponderá a la dirección, indican estas fuentes, pero tomará en cuenta lo debatido en el consejo político federal, al que se llama, según indican interlocutores de la ejecutiva, porque la situación en Cataluña y la respuesta a la crisis afecta al Estado de las autonomías. La previsión de la dirección de Sánchez era convocar este órgano por primera vez cuando concluyeran los procesos congresuales autonómicos, pero la crisis de Estado obliga a adelantarlo.

Será ocasión entonces, apuntan en la dirección, de escuchar a todos los líderes territoriales en sus posiciones sobre el papel del PSOE en la crisis catalana. Precisamente una de las últimas decisiones del secretario general, la reprobación de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, como “responsable política” de las cargas policiales, ha causado malestar en varias federaciones y en un sector del grupo parlamentario socialista, cuya crítica radica en que creen que no es el momento de contribuir a debilitar al bloque que está en defensa de la legalidad ante el secesionismo en Cataluña.

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, fuera de toda responsabilidad orgánica, fue la voz más contundente expresada ayer en público de un cuestionamiento soterrado en el partido. Guerra pidió directamente a Pedro Sánchez que dé marcha atrás en esta decisión. “El PSOE debería retirar la petición de reprobación. Que la cambie por una reprobación a Puigdemont, a Forcadell...”, consideró el histórico dirigente socialista en una entrevista en Onda Cero.

“¿Los golpistas se van de rositas? ¿Reprobar a la vicepresidenta y no a los golpistas?”, se preguntó. El ex vicesecretario general del PSOE cuestionó también la propuesta de Sánchez de pedir una negociación entre Rajoy y Puigdemont. ¿Diálogo con los golpistas? ¿Nos habríamos sentado con Tejero? Jamás”, consideró.

Sin criticar directamente la medida, el presidente de Aragón, Javier Lambán, subrayó ayer la importancia de la unidad en el bloque constitucionalista ante el “Gobierno sedicioso de la Generalitat”. “Pedro Sánchez habla de diálogo y yo estoy absolutamente de acuerdo”, dijo Lambán. “Ahora bien, creo que los primeros que tenemos que dialogar y ponernos de acuerdo en una respuesta común al desafío secesionista e ilegal de la Generalitat somos los partidos constitucionalistas. La primera sensación de alivio que debemos ofrecerle a los españoles es una posición unánime entre nosotros”, razonó.

La dirección argumenta a cambio que se trata de equilibrar la naturaleza de partido de Estado del PSOE con ser también alternativa al conservadurismo, porque de otra forma la oposición es para el populismo.

El equipo de Sánchez hace equilibrios también sobre la tensión con el PSC. El primer secretario de este partido, Miquel Iceta, ofreció ayer la mediación de los socialistas catalanes para evitar que no haya “ni DUI ni 155”, esto es, ni declaración unilateral ni aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

Iceta no cuestionó el discurso del Rey el martes, pero sí lo han hecho voces relevantes del partido, como Núria Marín, la alcaldesa de L’Hospitalet, segunda ciudad más poblada de Cataluña; Núria Parlón, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet y miembro de la ejecutiva de Sánchez, y Jaume Collboni, segundo teniente de alcalde de Barcelona, que echaron en falta una apelación al diálogo. El discurso del Monarca fue cuestionado además por Idoia Mendia, líder del PSE, y por el Partido Socialista balear.

Opiniones sobrela crisis catalana

Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno de Felipe González: "El 23-F hubo un golpe de Estado y toda la sociedad se movilizó. Ahora dan un golpe de Estado y ponen los ojos en la policía. ¿Los golpistas se van de rositas? ¿Reprobar a la vicepresidenta y no a los golpistas?”. “La gente se escandaliza de las cargas porque mentalmente aún viven en la Dictadura. El Estado sólo usa su fuerza legítima”. “Que se sienten con Puigdemont. ¿Nos habríamos sentado con Tejero? Jamás”.

Javier Lambán, presidente de Aragón. “El jefe del Estado estuvo a la altura de las circunstancias, desempeñó a la perfección la misión constitucional que tiene encomendada”. “Creo que los primeros que tenemos que dialogar y ponernos de acuerdo en una respuesta común al desafío secesionista e ilegal de la Generalitat somos los partidos constitucionalistas”. “EL PSOE es un partido español, y lo ha sido desde su fundación. Tenemos que estar a la altura de las circunstancias. Y si hay un partido constitucionalista en este país es el PSOE”.

Miquel Iceta, el primer secretario del PSC: “Ni declaración unilateral de independencia ni 155, sino negociación. Y si los que han de negociar no lo logran y han de buscar mediación, les ayudaremos. Y si quieren que lo hagamos nosotros, nos ofrecemos”. La actuación policial el 1 de octubre fue desproporcionada e “innecesaria, porque ya no era un referéndum, sino una movilización pacífica”.

Susana Díaz, presidenta andaluza.“Comparto la defensa de la Constitución, la democracia y la convivencia de todos los españoles que ha hecho el Rey”.

Idoia Mendia, secretaria general del PSE, lamentó que el monarca perdiese “una gran oportunidad” para apelar al diálogo en Cataluña y “lanzar un mensaje a los miles de catalanes que no son independentistas y el domingo sufrieron mucho”.

Francina Armengol, presidenta balear, no esconde su “preocupación” porque vio al monarca “más de parte que de moderador”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon