Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pedro Sánchez pide “prudencia” al fiscal general con Cataluña

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 26/09/2017 Elsa García de Blas
Qué mirar próximamente
SIGUIENTE
SIGUIENTE
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. © PACO PUENTES El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo.

Ante la recta final del desafío secesionista en Cataluña, mesura y prudencia, incluido el fiscal general del Estado. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha subrayado este mensaje — como una advertencia directa a José Manuel Maza— en su discurso en el Senado este martes ante los diputados, senadores y eurodiputados socialistas. "Hay que recordar al Gobierno de España que la prudencia es buena para todos, incluido el fiscal general del Estado", ha considerado Sánchez. Se refiere el líder socialista a las últimas actuaciones del fiscal Maza y a las intenciones expresadas por este acerca de la posibilidad de que el presidente catalán Carles Puigdemont pueda ser imputado por un delito de rebelión si proclama la independencia de Cataluña. Sánchez ha elevado el tono también contra el Gobierno de Mariano Rajoy y ha dirigido reproches tanto a Ciudadanos como a Podemos. A estos últimos, especialmente, con la petición de que no legitimen el 1 de octubre.

El Gobierno quiso dejar claro ayer que no ve delito aún en la actuación de Puigdemont hasta la fecha. Lo hizo después de que el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, realizara horas antes todo tipo de consideraciones respecto a la posibilidad de que el gobernante catalán pudiera ser imputado por un delito que llevara consigo la privación de libertad. La fiscalía no ha considerado “oportuno” pedir la detención de Puigdemont aunque esa posibilidad “está abierta”, reconoció Maza en el programa Más de Uno de Onda Cero.

Aunque Sánchez no se ha referido expresamente a ninguna actuación del fiscal general, sus palabras pidiéndole "prudencia" vienen a sugerir que la dirección del PSOE está por una respuesta más comedida. Los socialistas recibieron con malestar la citación de la Fiscalía a todos los alcaldes catalanes y también recelan de la posible detención de Puigdemont. La dirección, no obstante, no ha criticado en público ninguna de las medidas adoptadas por el Gobierno, el poder judicial o la Fiscalía ante Cataluña, toda vez que ha comprometido con el Ejecutivo de Rajoy su apoyo al Estado ante la gravedad del desafío secesionista.

Pero por primera vez desde el agravamiento de la crisis catalana, el líder del PSOE ha cargado las tintas de forma más contundente contra el Ejecutivo del PP por su inacción. "Habrá que preguntarse de qué sirve un Gobierno que delega sus funciones en los tribunales", se ha preguntado Sánchez.  Los jueces cumplen con su trabajo y su deber, entiende el socialista, pero no los políticos, cuya función —todavía ausente— es "dialogar y encontrar un pacto". Sánchez se ha referido también a la reunión que mantendrá hoy Rajoy con el presidente estadounidense Donald Trump en Washington. "No necesitan traductores Rajoy y Trump porque usan el mismo idioma de la insolidaridad", ha criticado en referencia al incumplimiento de España de las cifras previstas de acogida de refugiados.

Sánchez rechaza la "dialéctica de frentes" y carga tanto contra la estrategia de Ciudadanos como contra la de Unidos Podemos. A la coalición que lidera Pablo Iglesias ha dirigido una petición expresa. Desde el "respeto", el secretario general del PSOE ha avisado a Podemos y su alianza catalana, En Comú Podem, de que tengan "mucho cuidado", "no vaya a ser que la posición que están manteniendo con el 1 de octubre sirva de coartada perfecta para el grupo independentista para imponer la declaración unilateral del 4 de octubre en el Parlamento de Cataluña". Unidos Podemos entiende el referéndum ilegal del día 1 como una "movilización legítima" y por tanto no rechaza participar ni comparte que se prohíba. El líder socialista ha dejado claro así que la dirección del PSOE cree que la declaración unilateral es una posibilidad cierta.

El secretario general rechaza también la estrategia de Ciudadanos y su "intento oportunista" de separar a un supuesto bloque "constitucionalista" —formado por el PP, el PSOE y Ciudadanos— del resto, a partir de mociones como la presentada en el Congreso (a la que el PSOE votó en contra) y en el resto de Parlamentos autonómicos. "No vamos a entrar en esa dialéctica de frentes y bloques de supuestos partidos constitucionalistas", ha dejado claro Sánchez. El mensaje iba también dirigido al partido, y especialmente a la federación andaluza, que se inclina por votar a favor de la moción que Ciudadanos ha presentado en el Parlamento regional.  Ferraz quiere unidad de criterio y por eso envió ayer un comunicado a todos los territorios para que no se respalden las iniciativas que presenten otras fuerzas políticas "sin previa autorización por la CEF [Comisión Ejecutiva Federal]".

"En esta crisis no puede haber ni ganadores ni perdedores", ha concluido Sánchez su discurso sobre Cataluña ante la reunión interparlamentaria socialista, en la que no se ha producido ningún debate sobre la posición del partido ante la crisis catalana. Tras la intervención del secretario general, solo ha habido dos palabras, del diputado catalán Marc Lamuà, para agradecer al partido el apoyo a los alcaldes catalanes, y del senador Jesús Martín, que ha considerado que los parlamentarios debían haberse puesto en pie a la entrada de Sánchez, según fuentes presentes en la reunión.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon