Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pemex: 'El sueldo del señor Brufau es alto pero sus resultados bajos'

El Mundo El Mundo 06/06/2014 CARLOS SEGOVIA

La relación entre la cuarta petrolera del mundo y la primera española no puede acabar peor. El director general de Pemex, Emilio Lozoya, justificó la marcha del grupo estatal mexicano de Repsol después de 34 años porque, entre otros motivos, acusa al presidente de la petrolera española, Antonio Brufau, de ser un codicioso que se asegura un elevado sueldo vaya como vaya la compañía. Todo ello en vísperas de la visita del jefe del Estado de México a España.

En una dura presentación de gráficos ante la prensa mexicana -inusual a estos niveles de emporios empresariales-, Lozoya incluyó estos titulados así: «Evidente evolución negativa de la acción durante la presente administración» y «el nivel de compensación de la administración está inversamente correlacionado con el tamaño y la generación de utilidad de la compañía». En ellas, (ver reproducción adjunta), Lozoya lamenta que «el retorno total para los accionistas de Repsol durante el periodo bajo el mandato del señor Brufau se encuentra en el rango inferior de entre todos sus comparables (5% por accionista frente a 9-10%)». Señala que incluso en el mismo periodo Pemex habría obtenido una rentabilidad próxima ( 4%) invirtiendo en bonos del Estado español a 10 años. Pese a ello, «la remuneración del señor Brufau durante los últimos tres años es la segunda más alta entre las IOCs (compañías internacionales de petróleo) mientras que el retorno total al accionista ha sido negativo; el resultado neto de la compañía es de los más bajos entre sus comparables; y es una de las compañías más pequeñas por capitalización de mercado». Le atribuye una media salarial a Brufau de 7,7 millones de euros en los últimos tres años, el segundo mejor pagado de Europa después de Shell, mientras que Repsol valía en Bolsa en ese mismo periodo casi 10 veces menos que el grupo angloholandés.

© Proporcionado por elmundo.es

Un portavoz de Repsol declinó hacer comentarios restando así importancia a las palabras de Lozoya.

En los informes oficiales de Repsol, Brufau obtuvo una compensación media entre los años 2010 a 2011 de más de siete millones anuales, si se incluye aportación al fondo de pensiones y bonus por la alianza con el grupo chino Sinopec. En 2012, en que tuvo lugar la expropiación de YPF, ingresó por varios conceptos otros 7 millones. En 2013 se embolsó algo más de 5 millones; y ya este año, en que delega parte de sus funciones ejecutivas, reduce su remuneración a 2,5 millones, en la banda baja de empresas del Ibex.

Lozoya exhibió un gráfico con la evolución bursátil de Repsol «desde que el señor Brufau es presidente» y el resultado es una mejora del 30%, frente a crecimientos de sus competidores superiores al 90% en el mismo periodo, según datos de la multinacional de datos financieros Factset. Incluye en la comparativa a los grupos estadounidenses, cuya evolución bursátil se ha disparado tras la revolución energética de su país.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon