Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Penedès

EL PAÍS EL PAÍS 04/06/2014 David Trueba
Los exdirectivos de Caixa Penedès condenados © Proporcionado por ElPais Los exdirectivos de Caixa Penedès condenados

Hasta ahora, que un banco llevara el nombre de su región o ciudad de nacimiento era un motivo de orgullo para los vecinos, que veían la potencia de denominaciones como Santander o Bilbao Vizcaya en las más altas resonancias internacionales. Pero si ya el escándalo CajaMadrid reclamaba que el dicho tradicional de De Madrid al cielo se reescribiera como De CajaMadrid al trullo, no han sido pocas las ciudades y comarcas salpicadas por escándalos en sus cajas, en sus bancos o, en su versión transexual, bancajas. Para muchos, el Penedès es la hermosa región de los vinos y el cava y las playas más libres, pero en los últimos sumarios es también la sede de Caixa Penedès, y el escenario de la primera condena a directivos bancarios por saqueo de su entidad. Los cuatro imputados reconocieron los hechos delictivos que se les imputaban y pactaron devolver 28 millones de euros a la entidad que absorbió la caja.

Las cantidades defraudadas corresponden a planes de jubilación que se propinaron a sí mismos cuando ya el barco zozobraba. Sus actos estaban guiados por la impunidad general que ha sacudido a este país. En un repaso pormenorizado del caso, el periodista Íñigo de Barrón apuntaba que la clave para alcanzar esta sentencia y la devolución del dinero a cambio de una reducción de la condena para evitarles el ingreso en prisión se debía a la determinación judicial y un proceso conducido de manera eficaz, rápida y concreta por las autoridades que van de la Fiscalía Anticorrupción de Barcelona al tribunal pasando por la Audiencia Nacional del juez Pedraz. Pero también destacaba que al personarse la entidad como acusación particular los trámites ganaron en transparencia.

Vivimos un momento que exige limpieza, auditoría y transparencia. Quien no esté dispuesto a ello, lo mejor es que se aparte de las instituciones. Este juicio ha sido un buen ejemplo para tantas absorciones de bancos y cajas. La escasa motivación de otras entidades para llegar a aclarar el hundimiento financiero de sus sellos nos perjudica a todos. Porque, como sucede en los equipos de fútbol, los bancos pasean el nombre de su tierra, así que haríamos bien en vigilarlos mejor, porque su agua sucia nos termina por bautizar a todos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon