Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

People Under Stairs

Notodo Notodo 28/06/2016 Alan Queipo

¿Qué es eso del jazz para raperos, del rap para jazzeros y viceversa? Por bizarro que pueda parecer en un principio, por las ideas asociadas que tenemos a la de gueto e instinto básico del circuito hip-hop y de la música culta para un público maduro y pudiente que imprimen los clubes del jazz; ambos géneros tienen una raíz común, la de las músicas.

Y es a través del groove de las músicas de baile negroides donde llevamos viendo desde hace años cómo proyectos de la talla de The Roots, The Pharcyde, A Tribe Called Quest, Hieroglyphics, De La Soul, The Coup o Digable Planets, entre otros, donde la idea de jazz-hop ha conseguido alinear a través de una raíz común géneros aparentemente contrapuestos, con públicos alérgicos entre sí.

Otra prueba de ello son People Under the Stairs, viejos conocidos de ese circuito, combo angelino con casi dos décadas y más de una decena de producciones a sus espaldas, y quienes han conseguido conectar el jazz, el funk y el rap con ciertas porciones de ácido, letras callejeras (sin ser quinquis) y un fraseo que recuerda el rap old school de principios de los años ’90. O al menos eso queda claro en su ambicioso doble EP, The Gettin’ Off Stage del que han desplegado dos partes que aún no sabemos si tendrán continuidad (es decir, que no sea un “doble EP”, sino una ración infinita de conjuntos de seis canciones) pero sí sabemos lo que tiene: baile y vangurdia.



En el primero, pillan a Kase.O Jazz Magnetism y a precedentes como A Tribe Called Quest por la vía del jazz-hop (100 Miles), se cuelan en el funk de Earth, Wind & Fire o los Dap-Kings de Amy Winehouse y Mark Ronson (Runaway), juguetean con trazas reggae y dub sobre una órbita de scratching jazz para follar (#asapfreedumwillyum$) y samplean a la Motown y se mueven a través de aires que van de la raíz old school del rap a las vangurdias funkoides del groove más sexy en sus cortes más discotequeros (Saturday Night, Alleys y The Love).


En el segundo, obligan a Zucchero a pasar una semana encerrado en un club de jazz (Graffitti On a High School Wall), juegan con un riff de funk-rock que se debate entre Beck y Prince (Back from the Dead), coletean guiños al bolero y los ritmos latinos para callejear con su groove de gueto (Feels Good), rapean en plan old school sobre un incisivo riff de piano circular (Nightrunners), dibujan un rap con aires a De La Soul y a los Jacksons 5 en una pieza que deja al menos tres movimientos diferentes (Ste. For Superheroes) y hasta orbitan psicodelias negroides que huelen a humo sin cadenas (After These Messages).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon