Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pero entonces, ¿quién disparó a la viuda de Vicente Sala en el lavadero?

Logotipo de El Mundo El Mundo 03/10/2017 GEMA PEÑALOSA

El nuevo elemento que se ha incorporado a la laberíntica investigación del crimen de la viuda del expresidente de la CAM Vicente Sala amenaza con echar abajo la teoría de la Policía de que fue su yerno, Miguel López, la persona que le disparó en la cabeza el pasado 9 de diciembre en el negocio de coches familiar.

El examen de ADN de los casquilllos que aparecieron junto al cadáver de María del Carmen Martínez ha revelado que los restos biológicos no son los de López, sino de otra persona aún por determinar, con lo que las circunstancias que rodearon el asesinato de María del Carmen se enredan cada vez más y ahora, casi un año después de su asesinato, están lejos de esclarecerse.

Los investigadores siempre han mantenido que fue Miguel López quien apretó el gatillo en el lavadero del concesionario de coches que regentaba. Sin embargo, ahora los resultados del ADN pueden dar un vuelco a todo porque dejan fuera a López como autor material.

© Proporcionado por elmundo.es

El informe del Laboratorio Territorial de Biología-ADN de la Brigada Provincial de Policía Científica de la Jefatura Superior de Policía de la Comunidad Valenciana, al que ha tenido acceso EL MUNDO, detalla que el ADN hallado en las vainas no se corresponde con el de Miguel con lo que se abre la puerta a la participación de una tercera persona en el asesinato de la viuda de Vicente Sala.

Hasta la fecha, las pruebas de ADN practicadas están jugando a favor para el hasta ahora único acusado de la muerte de María del Carmen Martínez. Los restos biológicos masculinos hallados en la mano izquierda de la fallecida tampoco se corresponden con su yerno.

Ambos perfiles genéticos -el hallado en la mano de María del Carmen y ahora el de las vainas- no tienen coincidencia entre ellos, tal como se detalla en el informe. Lo único que tienen en común es que pertenecen a un hombre, aunque por el momento se desconoce quien puede ser al estar centrada la investigación sobre Miguel López.

Sin duda, este informe supone un balón de oxígeno para López, a quien tanto la Policía como el fiscal acusan de disparar a bocajarro a su suegra la tarde noche del 9 de diciembre en el concesionario de las afueras de Alicante que regentaba.

Casi desde el primer momento, los investigadores rechazaron la participación en el crimen de otras personas y siempre mantuvieron que había sido López, movido por «el odio» que sentía hacia su suegra, quien había ideado y ejecutado el asesinato.

El magistrado que instruye el procedimiento ya está al tanto de esta novedad. En realidad la conoce desde el pasado 31 de agosto, fecha en la que el informe llegó al juzgado pese a que está fechado el 23 de mayo. La fase de instrucción está agotando sus tiempos.

En este momento, el juez está a la espera del resultado de una pericial solicitada por una de las partes. Después, será el momento de dirigirse a las partes del proceso para conocer si quieren pedir nuevas diligencias o no. El último paso será decidir si la causa ha de llegar a la Audiencia Provincial de Alicante para celebrar un juicio con jurado o, por el contrario, se termina archivando.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon