Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Petra Kelly

Notodo Notodo 16/11/2016 Lola J.C Elkin
Imagen principal del artículo "Petra Kelly" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Petra Kelly"



Feminismo contra el sexismo y la opresión
Petra se negó a terminar una entrevista después de que el periodista le preguntara qué hacía una mujer guapa como ella participando en política. Su vida era un ejemplo de todo lo que predicaba. Su posición contralos los valores patriarcales, que consideraba oprimentes y nocivos tanto para la sociedad (hombres y mujeres por igual) como para el medio ambiente, fue siempre rotunda.Estamos tan condicionadas por los valores masculinos, que hemos cometido el error de emularlos al precio de nuestro propio feminismo
Pacifismo y ecología un pack indivisble
Una de sus máximas era la idea de que la ternura (entendida en su sentido más amplio) y el pacifismo llevaban lógicamente a la ecología y viceversa. No dudaba en afirmar que la ecología tiene todas las ventajas para aportar una alternativa a un sistema insostenible e injusto y ofrecía solidaridad y amistad contra la tendencia tan en boga de usar y tirar. Petra Kelly asentó la ecología política desde la radicalidad de sus ideas y la ternura de sus prácticas, sosteniendo que las formas son el fondo y que debemos SER el cambio que queremos conseguir.
Según cuenta Florent Marcellesi portavoz parlamentario de EQUO en el prólogo de la biografía: "Petra Kelly era contraria a la política agresiva y fálica dominante, aspiraba a construir un partido político en particular y una sociedad en general, donde la empatía, la no violencia y el cuidado mutuo fueran valores y pilares básicos".
Ser tierno y al mismo tiempo subversivo: eso es lo que significa para mí, a nivel político, ser 'verde' y actuar como tal
Medioambiente y pobreza, una sola crisis
Contraria al pensamiento antropocentrista, Kelly partía de la base de que el universo entero es nuestro ecosistema y que para ententer el todo no basta con mirar solo una parte y priorizar nuestros intereses como especie.
La idea de que el ser humano esté por encima de la naturaleza afirmaba con contundencia que es un delirio disfuncional comparable al de la mentalidad que sitúa al hombre por encima de la mujer, a los blancos por encima de los negros, a los ricos sobre los pobres.
Mensaje para futuras generaciones
Idealista hasta el final nuestra icónica activista predecía con optimiso que si había un futuro ese sería verde y animaba impertérrea a la siguientes generaciones a luchar por que así fuera con frases como: “Si no hacemos lo imposible deberemos enfrentarnos a lo impensable” y “¿Cómo podemos empezar a practicar la solidaridad si continuamos apelándola sólo moralmente?" Un grito a la acción con el que parecía anticipar la solidaridad vía internet que predica en las redes sociales la generación de este nuevo siglo desde el calor de su hogar.
¡Huid de la mediocridad! Todos podemos ser grandes
En su contundente poema En defensa de mi generación, Kelly abogaba por tomar acción y ser algo más que un peón en el ajedrez de la vida. Todos podemos ser grandes o como reza una nueva campaña de cooperación internacional que empapela el metro de Madrid estos días: Uno, número de personas necesarias para cambiar el mundo.
 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon