Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Petra László, una reportera sin perdón

El Correo El Correo 10/09/2015 Iñaki Juez
Volver a reproducir vídeo

Su zancadilla le ha hecho mundialmente famosa. Ni los mismísimos Messi o Cristiano Ronaldo tienen tanta repercusión mediática cuando cometen una falta de similares características. Lógico. No todos los días se puede ver a una reportera, tomándose la justicia por su mano mientras cubre con su cámara de vídeo una información, en su caso una avalancha de refugiados sirios, procedentes de Serbia, que huyen de la Policía húngara como si fueran gacelas atacadas por una manada de leones. Estas personas que tratan de escapar de la guerra y de la miseria de sus países de origen solo pretenden recalar en un país de la civilizada Unión Europea y así poner a salvo a sus seres queridos y a sí mismos. Pero está visto que no contaban con Petra László, la nada dicharechera reportera de la cadena de televisión N1, cercana al partido húngaro de extrema derecha Jobbikj.

La informadora, como sin querer, puso la zancadilla a un pobre padre que corría con su hijo en brazos durante un control policial en la localidad de Röszke, que se ha hecho famosa durante estos días de crisis humanitaria y donde se había levantado un campamento de refugiados. Precisamente, humanidad es lo que le faltó a László que no dudó en impedir la huida del hombre que se levanta del suelo totalmente sorprendido por la acción. Por si fuera poco, la reportera fue también grabada pateando a otros inmigrantes, entre ellos una niña de 6 años.

Las redes sociales se encargaron de difundir hasta la saciedad la agresión de la zancadilla una y otra vez en plan moviola como si se tratara de una falta de un partido de fútbol. En Facebook se ha abierto la página "Muro de la vergüenza Petra László", que cuenta ya con más de 15.000 "me gusta" y comentarios nada amables hacia una mujer que "representa lo peor de la humanidad". Ante la presión mundial, la cadena de televisión en la que trabajaba no tuvo más remedio que despedir a la informadora que este miércoles se ha limitado, como no podía ser de otra forma, a reconocer los hechos, sin dar más explicaciones ni, lo que es peor, pedir perdón por su cruel comportamiento.

Pero la situación de Petra todavía puede empeorar. La formación de izquierda Coalición Democrática, del exprimer ministro socialdemócrata Ferenc Gyurcsány, y el partido Együtt-PM ya han denunciado a la reportera por agredir a los refugiados. Por si fuera poco, el Comité Helsinki por los derechos humanos ha señalado que, como la informadora pateó a varias personas, podría enfrentarse a una pena de cárcel de entre 1 y 7 años, ya que los hechos están agravados porque la violencia está dirigida contra miembros de un colectivo. Seguro que si la castigan con pasar una temporada en la sombra se le quitan las ganas de volver a poner una zancadilla a alguien. Por muy refugiado que sea.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Correo

image beaconimage beaconimage beacon