Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Peugeot RCZ R: El león con el rugido más intenso

La Vanguardia La Vanguardia 16/06/2014 Francesc Pla

Inspirado en el mundo de la competición y desarrollado por Peugeot Sport, el departamento encargado de las versiones especiales de la marca francesa, el RCZ R es el modelo más potente y deportivo de la gama. De hecho, es el Peugeot más potente de la historia de la marca del león. Basado en el RCZ conocido, esta versión R se puede considerar un deportivo en toda regla, capaz de transmitir excelentes sensaciones al volante, pero nunca planteado como un automóvil radical. Sería, para situarlo adecuadamente, un digno rival del Audi TT e incluso del Porsche Cayman en su versión más modesta.

De entrada, este RCZ R es un coche perfectamente válido para el día a día. Muy bien equipado, y con un interior original con detalles de buen gusto, el RCZ R es de esos coches que entran rápidamente por la vista. Por su cuidado diseño, no es fácil que pase desapercibo. Y este es un aspecto sumamente importante en este tipo de coches: el indudable atractivo estético que deriva inevitablemente en un componente emocional a la hora de su compra. Pero como en todo deportivo que se precie, el motor tiene una cuota de protagonismo nada desdeñable. Se trata del 1.6 de gasolina, con turbo, desarrollado por BMW y el grupo francés PSA. En efecto, el mismo que usa el Mini, entre otros modelos.

De todas formas, en el RCZ R se nota la mano de los ingenieros de Peugeot Sport y su experiencia en ingeniería. Es decir, es un motor muy potente y brillante, pero a la vez fiable, diseñado para durar. Sus 270 CV y su cifra de par, 330 Nm, hablan por sí solos. Un turbo más grande y un intercooler específico tienen la culpa. En pista, la toma de contacto se realizó en el circuito del Jarama. Resulta un coche fácil de conducir, muy preciso y que reacciona siempre con nobleza. No es tan exigente como puede parecer y permite una velocidad de paso por curva espectacular.

La incorporación de un autoblocante mecánico Torsen es fundamental para que el tren delantero digiera correctamente la potencia. Es decir, al acelerar con contundencia al salir de una curva, el RCZ R mantiene la trayectoria marcada con el volante. La puesta a punto de la suspensión también merece elogios, puesto que nunca resulta incómodo a pesar de ir muy sujeto a la carretera.

Asimismo, un buen equipo de frenos garantiza frenadas intensas sin que desfallezcan, por lo menos en las tres vueltas a buen ritmo que Peugeot nos permitió dar en el Jarama. El nuevo Peugeot RCZ R no es barato y se ofrece en una única versión con un equipamiento de serie que incluye faros bixenón, volante deportivo de aro pequeño, navegador, bluetooth, asientos deportivos de piel y alcántara, costuras de color rojo en el interior, llantas de 19 pulgadas y sistema Sound System que amplifica el sonido del motor. En opción, hay un techo de carbono y un equipo de sonido de altas prestaciones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon