Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Piden identificar y convencer a no independentistas

Logotipo de El Mundo El Mundo 27/09/2017 CRISTINA RUBIO

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural han echado el resto para espolear la movilización ciudadana a cuatro días del 1-O con una campaña que pide identificar a los no independentistas y a los indecisos con el fin de convencerles de que vayan a votar con una serie de argumentos preparados para cada caso. La Fiscalía Superior de Cataluña ya ha abierto diligencias de investigación sobre unas instrucciones que las entidades han propagado a través de su web y las redes sociales.

Las normas son claras y llaman a cada voluntario a persuadir a siete personas -en alusión al nombre de la acción, 7 de Democràcia- que «tengan miedo, duden o sean contrarios» a la independencia. Para facilitar la tarea, la ANC y Òmnium clasifican a los indecisos en tres grupos: «los moderados y la gente mayor»; «los que creen que otra España es posible» -identificados con la bandera republicana, en alusión al entorno de Podemos y los comunes-; y «los que tienen claro que no quieren la independencia».

© Proporcionado por elmundo.es

A estos últimos, por ejemplo, las la ANC y Òmnium piden que se les convenza de ir a votar, sea cuál sea su opción, con el argumento de que «Puigdemont ha asegurado que aplicará el resultado del 1-O». «Si el 1-O te quedas en casa y gana el Sí, no te quejes, eh? El Parlament de Cataluña tiene previsto sacar adelante la independencia en caso de victoria del Sí. Que no te dé pereza: vota No!».

Las instrucciones para convencer a los «republicanos», en cambio, convierten el apoyo a la independencia en el referéndum suspendido por el TC en un voto de castigo al Gobierno del PP. «El 1-O es la moción de censura para echar a Rajoy», asegura el argumentario, que también habla de «hacer caer el régimen del 78» y de que «el cambio en España sólo es posible si el 1-O es un éxito», todo en un lenguaje muy característico de Podemos.

En cambio, las recomendaciones para persuadir a «los moderados y a la gente mayor» señalan que «el 80% de los catalanes están a favor de votar», y defienden que «ejercer el derecho a voto, el sufragio universal, es el elemento básico de un sistema democrático». «Este domingo, millones de personas irán a los colegios electorales a votar. No estarás solo, sino más acompañado que nunca», terminan diciendo antes de recomendar a los indecisos que «queden con un familiar o un amigo» para ir a votar.

Además de ofrecer estas detalladas instrucciones para identificar y convencer a los contrarios a la independencia o al referéndum convocado por Junts pel Sí y la CUP, la campaña de las entidades soberanistas también reclama que los voluntarios emplacen «a todos sus contactos de Whatsapp» a consultar el registro web publicitado el otro día por Puigdemont con los puntos de votación por barrios y zonas. Es más, también piden que la gente se descargue e imprima un de cartel para anotar el local de votación de su comunidad de vecinos y lo cuelgue en la entrada de la vivienda.

Por último, la ANC y Òmnium piden recordar «el sábado» mismo que el día siguiente «es el gran día» y que no sólo «es necesario ir a votar temprano», sino también «hacerse una foto» con la papeleta y «compartirla en las redes sociales».

La CUP también se sumó a este llamamiento de las entidades soberanistas y divulgó a través de sus redes sociales instrucciones similares para consultar los puntos de votación y divulgarlos entre los vecinos de un mismo bloque de viviendas o de una misma calle.

Es este sentido, la CUP de Barcelona ha puesto en marcha distintos comités de defensa del referéndum en los barrios de la ciudad con el objetivo de organizarse para garantizar la celebración de la consulta del 1-O. Estos comités, que el partido antisistema lleva organizando desde hace días en la capital catalana, incluyen a entidades, asociaciones, partidos y vecinos que deliberan sobre cómo garantizar y defender el referéndum.

Además, la diputada de la CUP, Mireia Boya, planteó ayer en una entrevista a Vila Web que se protejan los colegios «de manera organizada» para garantizar que se puedan abrir y votar el 1 de octubre. «O se empiezan a proteger los colegios de manera organizada mucho antes, o vamos hacia un cara a cara entre la gente y la policía que se plante ante los colegios», plantea Boya en la entrevista tras admitir que si los independentistas acuden «una hora antes» a los centros escolares, «quizá será tarde». La dirigente antisistema incluso apunta una tercera vía: «Un cambio de locales de votación a última hora» ante la presencia de la Guardia Civil.

La campaña para redoblar la presión social y la movilización ciudadana a favor del referéndum ha llegado incluso a la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona. Alberto Reig, catedrático de Ciencia Política y estigmatizado por el SEPC (un sindicato de estudiantes afín a la CUP) tras figurar entre los firmantes del Manifiesto de profesores de universidades españolas sobre la situación de Cataluña, lamenta que ni su universidad, ni la Facultad de Derecho, ni tampoco su Departamento (Derecho Público) se hayan manifestado públicamente en defensa de la libertad de uno de sus profesores, informa Roberto Villarreal.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon