Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pilar Sánchez afirma que avisó al Estado del pago de nóminas con el Plan E

EL PAÍS EL PAÍS 09/06/2014 Ana Huguet

La primera sesión del juicio contra la exalcaldesa de Jerez Pilar Sánchez por el caso denominado desvío de fondos ha servido para sacar a la luz un detalle hasta ahora desconocido desde que comenzó la instrucción en 2011: la exregidora socialista asegura que avisó al Estado de que iba a utilizar una parte del Plan E para pagar nóminas municipales y servicios públicos en un Ayuntamiento en situación de “colapso financiero”. Así lo dijo y repitió Sánchez en su declaración ante la magistrada. “Lo consulté. No fue una decisión arbitraria. Hablé con la directora general del programa de Cooperación Territorial del Ministerio”, subrayó la edil. “Nadie me dijo que podía incurrir en un delito penal”, añadió.

Fiscalía pide para la socialista tres años de cárcel y 8,6 millones de euros, el monto exacto que, según el Ministerio Público, no se llegó a reponer de los más de 11 millones de euros que la entonces alcaldesa retiró de cuentas restringidas para abonar los salarios. “¿Sabía que el Real Decreto impedía sacar dinero de cuentas restringidas?”, le preguntó el fiscal. “Salvo causa de fuerza mayor”, matizó Sánchez antes de remarcar que “la primera obligación de un alcalde es pagar la nómina”, según la legislación.

El supuesto fraude en la subvención estatal cometido por Sánchez afectó a nueve de los 47 proyectos financiados con el plan E y alcanzó un importe de 6,4 millones, una cuantía inferior al coste mensual de la nómina municipal que llegaba en 2011 a los nueve millones de euros.

Sánchez destacó en una declaración de más de dos horas que existía “un plan de tesorería para reponer el dinero” que se interrumpió con el cambio de gobierno tras las elecciones.

Fue la actual alcaldesa de Jerez, María José García Pelayo (PP), quien denunció en Fiscalía a su predecesora. Ayer ratificó la denuncia en su declaración como testigo. Durante casi una hora, sólo separó a ambas políticas un metro de distancia. Ni siquiera se miraron.

La vista se celebra a tres jornadas. En la sesión inaugural, la socialista Sánchez también expuso “las presiones” que sufrió en aquéllos años por “retrasos de días” en el abono de salarios a la plantilla. “Los escraches se inventaron conmigo en Jerez”, llegó a decir la exalcaldesa tras recordar las manifestaciones “diarias” en el Ayuntamiento, las “pintadas” en su casa o en el coche de su marido, la “agresión” que llegó a sufrir un consejero de visita en el Ayuntamiento, o la denuncia que el sindicato de técnicos interpuso contra ella por la demora en el ingreso de los sueldos de los 3.000 trabajadores del Consistorio y sus empresas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon