Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Pinchar' la radio de la Policía o la torre de control de un aeropuerto: la 'música' de fondo para estudiar que triunfa en la Red

Logotipo de El Mundo El Mundo 25/09/2017 SARA POLO

La tarde arranca perezosa, con ganas de siesta, de tele, de todo menos de trabajar. En Baltimore son aún las 11 de la mañana, pero los policías no suenan mucho más animados. No pasa demasiado, un robo de un coche en el norte de la ciudad, "¿alguien por la zona?". Probemos con Nueva York, a ver qué se cuenta la División de Operaciones Especiales del NYPD. "Cinco heridos en una reyerta", acude la Unidad Adam 9, así que debe de haber sucedido en el sur de Queens. De fondo, música electrónica, suave y tranquila. Objetivo conseguido. Estamos escribiendo.

La fórmula mágica radio policial+chill out la descubrió hace ya siete años el informático Eric Eberhardt, "un tío del Internet de la vieja escuela y absoluto friki de la música", como se define él mismo. Fue una noche de béisbol. Una histórica. Los San Francisco Giants ganaban las World Series y la ciudad en la que residía Eberhardt se convirtió en un caos. "Cuando llegué a casa, todo el mundo estaba compartiendo una retransmisión en directo de la radio de la policía: contenedores ardiendo, los agentes dispersando a la gente de la carretera y cosas así", recuerda. Mientras escuchaba las transmisiones tenía puesta música de fondo. Y entonces, tuvo una revelación.

"La atmósfera que creaba la mezcla de los dos sonidos molaba bastante y empecé a pensar qué podía hacer con aquello", cuenta. Y lo que hizo fue crear una pequeña web, un embrión, You are Listening to Los Angeles, un sitio que recogía dos reproductores, uno de

Broadcastify

(la mayor plataforma digital de radios de servicios públicos en streaming) que conectaba en directo con la radio del LAPD y otro en el que sonaba música ambiental de

SoundCloud

. El nombre lo sacó de su canción favorita,

Screenwriter's Blues

, de la banda neoyorquina Soul Coughing que, de hecho, es la que suena por defecto al acceder al actual

You are listening to

.

No es el primero en experimentar con esta combinación de sonidos. Ya lo hizo a principios de los 90 el músico británico Robin Rimbaud en su proyecto

Scanner

, que utilizaba los sonidos de las radios policiales y de las frecuencias de los teléfonos móviles. "Como entonces la telefonía sin hilos no estaba encriptada, las conversaciones eran más privadas, y el resultado tenía mucho más voyeurismo que con las radiofrecuencias públicas que utilizo yo", matiza Eberhardt.

Porque en el fondo, y más allá de que el ruido de fondo sea relajante, lo de escuchar conversaciones ajenas es cotilleo, de toda la vida. Y eso, no nos engañemos, nos gusta a todos. Así que a los pocos días de aquel domingo, a principios de 2011, en que You are listening to vio la luz, la audiencia alcanzaba ya las seis cifras semanales. Seis años después, la cosa se ha calmado un poco, pero la web mantiene unos nada desdeñables 15.000 incondicionales.

© Proporcionado por elmundo.es

Para su creador, la clave del éxito está, precisamente, en lo mundano: "A veces das con una buena historia, te enganchas y la sigues durante un tiempo, pero la mayor parte del tiempo son sólo voces tranquilizadoras, de 'gente resolviendo cosas', y esa sensación de seguridad es la que proporciona calma y te ayuda a concentrarte". Eberhardt tampoco ha sido el último en apuntarse a esta especie de nuevo género musical. En la misma línea, aunque mucho más reciente, la mente inquieta de un informático sueco invitaba a Internet a escuchar a las nubes.

La cabeza en las nubes

Anders Aberg siempre ha sido un gran aficionado a los Lego. Para él, la Red es algo así como un Lego de infinitas piezas con el que el juego de la construcción nunca se acaba. "Coges dos piezas de Lego, las pones juntas y, de repente, tienes algo completamente nuevo. Con Internet pasa un poco lo mismo: si coges varios elementos diferentes y los combinas, de repente obtienes algo nuevo y mucho más interesante que lo anterior", explica, y resume su idea con una ecuación: 1+1=3.

Mientras ideaba ese "algo nuevo", Aberg escuchaba You are listening to, pero la comunicación por radio le resultaba demasiado tosca. "No era lo mío", reconoce, así que decidió crear su propia versión, "un proyecto tonto" que le permitiera demostrar su teoría de los Lego. "Nunca había escuchado los sonidos de un aeropuerto, ¡no tenía ni idea de lo hipnóticos que eran!", asegura. Lo había encontrado, había dado con ese ruido de fondo relajante que tanto necesitaba su concentración. Había nacido

Listen to the clouds

.

Y sí, efectivamente, las conversaciones entre los pilotos y la torre de control son casi narcóticas, más cuando hablan en chino, en árabe o en sueco. Eso debieron de pensar los 1.000 oyentes por segundo que recibió Aberg sólo unas horas después de que su idea estuviera online. Aunque lo más curioso estaba por llegar. "De repente, la página se hizo viral en Rusia. En un solo día la visitaron más de 80.000 rusos, no sabes lo divertido que fue empezar a recibir mensajes en ruso en Twitter. ¡Menos mal que existe el traductor de Google!", cuenta.

¿Y la legalidad? ¿Y la seguridad?

Sorprende la facilidad con la que, con un clic, podemos escuchar cómo se organiza un operativo policial en Baltimore, o cómo un piloto noruego solicita pista para aterrizar. Sorprende y asusta un poco, también. ¿Es legal pinchar estas radios? "Depende del país", explica Eberhardt, "en Estados Unidos es completamente legal escuchar la radio de la Policía, o incluso emitirla en tu web, siempre que no lo hagas con intención de cometer un delito". De hecho, su trabajo lo ha empujado a él mismo a una reflexión: "Habría que preguntarse por qué en otros países es ilegal, o por qué, por ejemplo, no se puede grabar en vídeo a los policías en algunas ciudades, por ejemplo".

Abrir las radiofrecuencias se considera, al otro lado del charco, casi un acto de transparencia. "En las noticias se pone el foco en situaciones dramáticas, tiroteos, cargas policiales... Pero si te conectas con la radio de la policía de Chicago un martes por la tarde, todo es mucho más banal", dice. "Sí, a veces das con algo violento", reconoce, "pero la mayor parte del tiempo, lo que escuchas tiene que ver con gatos atrapados en los árboles, con asistencia de tráfico... Casos sencillos: tenemos un problema, vamos a ver cómo lo solucionamos. Es una imagen mucho más real y más completa del trabajo de las fuerzas de seguridad".

¿Y qué hay de los aeropuertos? "En algunos países está prohibido, coo en Alemania o en Reino Unido", también en España, añadimos. Parece peligroso abrir la torre de control a la población bajo la amenaza terrorista. "No creo que escuchar cómo da las buenas tardes un piloto sea muy útil para ellos, ¿no?", replica Aberg. Y sí, varios aeropuertos se han puesto en contacto con él, pero no para lo que pueda parecer. "¡Me han escrito muchos controladores preguntándome cómo podían formar parte del proyecto!".

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon