Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Por qué Bolt nunca ganaría un oro en natación: la física compite en los JJOO

El Confidencial El Confidencial 03/08/2016 S. Ferrer

Este viernes comienzan los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, donde más de 10.000 atletas competirán en 28 deportes para lograr alguna de las medallas. Aunque la preparación, el esfuerzo y la suerte son sus principales amigos, contarán con otro aliado invisible: la física. No es casualidad que los lanzadores de peso arrojen la bola en un ángulo de 37º o que los mejores nadadores tengan un centro de masas bajo. La ciencia también tiene cabida en las olimpíadas.

De Brigitha a Bolt

En 1976 la nadadora neerlandesa Enith Brigitha se convirtió en la primera deportista negra en ganar una medalla olímpica en natación cuando, en los juegos de Montreal, logró dos bronces en los 100 y 200 metros. Rompía así el estereotipo de que los negros nadan peor, pero ¿se trata de una leyenda urbana o tiene base científica?

Las causas que explican la aparente debilidad de los atletas negros en las pruebas de natación van más allá de la física y la biología. Por ejemplo, en países sin recursos es más fácil dedicarse a deportes que no requieren infraestructuras como el atletismo, mientras que para nadar suele ser imprescindible la existencia de piscinas.

A pesar de eso no son pocos los estudios que han tenido en cuenta la parte científica de la ecuación. "Los récords mundiales en las disciplinas de correr tienden a ser para atletas negros y en natación para atletas blancos", explicaban investigadores estadounidenses en un estudio de 2010 publicado en 'International Journal of Design & Nature'. "Demostramos que este fenómeno es predecible por la física", concluían.

La explicación dada tiene que ver con el centro de masas, que es un 3% superior de media para las personas negras —debido a sus extremidades más largas— en comparación con los blancos. Según los investigadores, eso supone una ventaja en su velocidad del 1,5% a la hora de correr para unos, y del 1,5% a la hora de nada para los otros. Por el contrario, califican de mito el que sea debido a la diferencia en la densidad de los cuerpos, que es apenas un 1% superior en el caso de los atletas africanos y que sólo supondría una ventaja a la hora de flotar.

La ventaja que supone tener un centro de masas superior para correr explica que, en el último siglo, los corredores se hayan vuelto más 'esbeltos'. Si en 1929 el 'expreso de medianoche' Eddie Tolan pesaba 65 kg y medía 1,70 metros, hoy Usain Bolt supera el 1,95 pesando 85 kg.

© Proporcionado por El Confidencial

El misterio del lanzamiento de peso

Si queremos lanzar un objeto con una trayectoria parabólica y nuestra intención es que llegue lo más lejos posible, la teoría dice que debemos arrojarlo con un ángulo de 45º. Podríamos pensar que los atletas que se dedican al lanzamiento de peso buscan este ángulo de salida, pero las estadísticas muestran que el número real se encuentra entre los 37º y los 38º.

Hay varios motivos que explican la diferencia. En primer lugar, la altura del lanzamiento es un factor a tener en cuenta: que el peso no salga y caiga en el mismo punto hace que la trayectoria no sea simétrica. Este pequeño detalle ya baja el ángulo óptimo de lanzamiento a 42º, un número que todavía está por encima de los 37º teóricos. ¿Acaso los deportistas no saben física?

El misterio no se resolvió del todo hasta 2010, cuando dos investigadores alemanes publicaron un artículo en la web arXiv.org con la solución. Según su ecuación propuesta, hay que tener también en cuenta la longitud del brazo y su ángulo —en lugar de sólo la altura del hombro— y el tipo de energía que el deportista transmite al peso, que puede ser potencial y cinética. El ángulo óptimo si tenemos esto en cuenta es de entre 37º y 38º, tal y como muestran las estadísticas. Después de todo los lanzadores de peso sí que saben física.

© Reuters
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon