Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Por qué es imposible que llegue un huracán como Matthew a España

El Confidencial El Confidencial 08/10/2016 S. Ferrer

Casi 800 muertos en Haití, 600.000 casas sin luz en Florida (EEUU) y más de dos millones de estadounidenses con orden de evacuación. Al cierre de este artículo, los efectos del huracán Matthew ya son devastadores, a pesar de haber rebajado su intensidad de 4 a 3 (de un máximo de 5). A casi 7.000 kilómetros de distancia, las pérdidas humanas y materiales parecen pertenecer a un mundo muy lejano, pero ¿podría sufrir España uno de estos fenómenos meteorológicos?

"No", zanja el meteorólogo y divulgador José Miguel Viñas, que explica a Teknautas que no suelen verse huracanes "fuera del ámbito tropical". Para que se produzca un ciclón tropical es necesario que las aguas estén por encima de los 25ºC y el aumento del viento no sea brusco, dos factores difíciles de ver en nuestras aguas. "Como mucho su trayectoria puede acercarlo a Europa, pero no se forma aquí".

El huracán Vince es un extraño ejemplo de este desplazamiento poco frecuente. Nacido a principios de octubre de 2005 cerca de Madeira (en el Atlántico este), tomó una sorprendente trayectoria hacia la península ibérica hasta llegar, muy debilitado, al sur de Portugal y Andalucía. Transformado ya en una débil tormenta, no produjo daños ni muertes.

"No hay registros ni referencias de que haya ocurrido en el pasado. Se forman en la cuenca del Atlántico y van hacia el continente americano o se degradan antes", comenta Viñas sobre la posibilidad de sufrir un huracán en España. Aunque terremotos y tsunamis sí son posibles, podemos respirar tranquilos en lo que a tifones se refiere.

© Proporcionado por El Confidencial

En el mar Mediterráneo las aguas sí pueden alcanzar temperaturas altas, un requisito importante para su formación, pero el aumento brusco del viento impide la consolidación de un huracán. "Aquí puede haber alguna borrasca que parece un pequeño huracán, pero su estructura interna no se parece en nada", explica Viñas. Estos fenómenos, bautizados como "huracanes mediterráneos", son en realidad pequeños ciclones muy diferentes.

Huracanes, tifones y ciclones

El proceso de formación de un huracán pasa por varias etapas: todo comienza como una serie de tormentas desorganizadas que van adquiriendo su característica rotación. "Las tormentas nacen en Cabo Verde y se desplazan por los vientos alisios hasta encontrar aguas cada vez más calientes", asegura el meteorólogo. En ese punto podemos hablar de una "depresión tropical" que, si sigue evolucionando, da lugar a una "tormenta tropical".

Hasta ese momento todavía no podemos hablar de huracán: tiene una estructura parecida "pero sin ojo en el centro". Si la tormenta continúa intensificándose y recorriendo aguas calientes es cuando surge. Viñas explica que la diferencia entre huracán, tifón y ciclón depende del lugar de surgimiento (Atlántico, Asia e Índico, respectivamente". El nombre genérico es ciclón tropical.

Al cierre de este artículo, millones de personas han sido evacuadas de EEUU. Matthew ha rebajado su nivel de intensidad de 4 a 3, pero el Servicio Nacional de Meteorología avisa de que aún puede ser el ciclón más poderoso en azotar el noroeste del país en 118 años. En Haití, mientras tanto, el balance de muertos no deja de aumentar. 

Un cartel de KFC en las Bahamas, caído tras el paso del huracán Matthew. (Reuters) © Reuters Un cartel de KFC en las Bahamas, caído tras el paso del huracán Matthew. (Reuters)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon