Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pragmatismo llevará a reconciliación entre Panamá y Venezuela

dw.com dw.com 05/05/2014 Mirra Banchón
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

La vocación pragmática de Panamá no cambiará bajo la presidencia de Juan Carlos Varela, afirma analista europeo. Así se entiende que su primer anuncio en política exterior haya sido reanudar relaciones con Venezuela.

"Restablecer las relaciones con Venezuela será una prioridad”, ha sido el primer anuncio del futuro presidente de Panamá, Juan Carlos Varela. “Más que ideológica es una cuestión pragmática”, explica a DW Juan Carlos Triviño, investigador de la Universidad del Departamento de Ciencias Políticas y Sociales, Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

“Hay que recordar que el presidente electo representa al Partido Panameñista, que es un partido de centro derecha, que no está en la misma línea del Chavismo”, afirma Triviño.

En su opinión, la causa de este anuncio habrá que buscarla más bien en los efectos negativos en la balanza comercial de la zona libre de Colón –motor de la economía panameña que tiene en Venezuela su principal socio comercial y con quien rompieron relaciones a comienzos de marzo aduciendo, mutuamente, injerencia en cuestiones internas.

Muy rico, pero muy desigual

Con todo, el también derechista partido Cambio Democrático, del saliente presidente Ricardo Martinelli, arrasó en la Asamblea Legislativa. “Varela se verá obligado a un tono bastante conciliador, pues tiene que negociar las leyes y reformas que el país requiere en este momento”, dice Triviño.

Según el coeficiente Gini, “Panamá es uno de los países más desiguales en el entorno latinoamericano. Gobierno tras gobierno, se ha prometido mucho en el tema social y no se ha cumplido. La promesa de fortalecer la educación y el sistema de salud será un gran reto”, dice el analista.

Efectivamente, si bien el país del istmo registra un crecimiento económico de vanguardia en América Latina, un 26 por ciento de los 3,8 millones de panameños viven bajo el umbral de pobreza. Esto junto con la corrupción han sido, según analistas de la prensa panameña, los puntos más negros del gobierno del millonario comerciante Martinelli.

Un diálogo difícil

Cómo se lleve a cabo la conciliación política entre el legislativo y el ejecutivo está por verse: Juan Carlos Varela -ingeniero industrial de 50 años y miembro de una familia de empresas productoras de ron- hizo binomio con Martinelli en las elecciones de 2009 y fue vicepresidente y ministro de Relaciones Exteriores, cargo que abandonó tras 26 meses.

“Con dimes y diretes, la forma en que terminaron su coalición gubernamental fue un poco traumática”, afirma Triviño, que prevé que el futuro gobernante tendrá que compartir el poder.

Importancia para la UE

“Panamá es un país muy importante para la Unión Europea”, afirmó el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso durante su primera visita a ese país, en diciembre de 2013. Éste “despierta cada vez más interés para las empresas europeas y muchas han elegido a Panamá como centro regional”, destacó Durao Barroso.

¿Por qué? Primero, “como país receptor de inversiones europeas es bastante importante. Sobre todo para algunas empresas españolas. No hay que olvidar que son empresas europeas las que gestionan la millonaria ampliación del Canal”, dice Triviño. “Lo segundo es su posición geoestratégica para todo lo que es el comercio hacia toda la costa del Pacífico”, acota el investigador.

Por último, dado que, junto a los otros cinco países centroamericanos, Panamá tiene con la UE un acuerdo de asociación, el diálogo político está en la agenda bilateral.

Si en la noche de los tiempos, los gobiernos panameños se asociaban con militarismo y golpes de Estado, “Panamá se ha caracterizado en los últimos 25 años por ser un entorno bastante tranquilo y estable con una democracia consolidándose. Lo cual también puede ser un ejemplo para otros países de la región”.

“La que baila sola”

Entre Bruselas y el país del Canal, son temas también la cooperación -que en el caso panameño se centra en el combate al narcotráfico- y la integración regional.

Con todo, en este sentido, “Panamá ha sido más bien la que baila sola. Mientras que Costa Rica y Nicaragua han tendido más a buscar una integración como tal, Panamá ha estado más desligada del resto. Y, por ejemplo, ahora muestra mucho interés por la Alianza del Pacífico. La integración centroamericana a Panamá le interesa más por los acuerdos comerciales que se puedan alcanzar con un bloque económico tan importante como la UE”, afirma.

El analista de la Universidad de Barcelona prevé que –a no ser que haya algún gran incentivo- en esta vocación pragmática de Panamá no habrá cambios sorpresivos durante el período presidencial de Juan Carlos Varela. Éste asumirá el 1 de julio las riendas de un país con un 8,4 por ciento de crecimiento y con una clave zona franca en problemas, también con su vecina Colombia.

Autor: Mirra Banchón

Editor: Violeta Campos

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon