Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Premios y castigos

Notodo Notodo 08/11/2016 Miguel Gabaldón
Imagen principal del artículo "Premios y castigos" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Premios y castigos"

"Bienvenidos a nuestra habitual sesión de prácticas, que hoy hemos abierto al público. Como es bien sabido, todo actor que se precie de tal, deberá destinar la mayor parte de su vida artística al constante e infatigable desarrollo de sus capacidades interpretativas con el fin de poder cumplir con solvencia suficiente las diferentes tareas que se le presenten en su desempeño escénico..."
Con esta presentación da comienzo Premios y castigos, lo último de T de Teatre. A quienes se ha unido el argentino Ciro Zorzolli (en la dramaturgia y dirección), para presentarnos una juguetona y altamente disfrutable función que se acaba de estrenar en el Teatro de la Abadía de Madrid.
Escenario desnudo. Un grupo de actores (ataviados con prendas de antaño, que perfectamente podrían ser de principios de siglo XX) comparten su sesión de ensayos con el público. Sucesión de estampas en ocasiones delirantes, que dejan a la vista el ridículo y la grandeza del mundo interpretativo, sus dificultades y sus hallazgos, sus celos y sus bondades, todo entremezclado con las risas y los aplausos de un público entregado a estos sui generis y añejos ejercicios sacados de un polvoriento tomo presente en escena.


"Los actores aceptan con alegría este sacrificio, ya que de este modo, honran con su esfuerzo la antigua y sublime tradición teatral que les precede..."
Pues sí, lo aceptan y lo abrazan con entusiasmo, porque si algo es este espectáculo es un trabajo espléndido de un superdotado grupo de intérpretes que hacen disfrutar de lo lindo al respetable. Y que se entregan como si no hubiera un mañana a este delirio interpretativo. Un ejercicio con momentos inolvidables (ese ejercicio sobre cómo reaccionarían las actrices ante la muerte de marido, hijo o quema de la casa es impagable, así como el momento en que otro actor se transforma en pato o esos instantes de emoción ante los que ellos mismos se sorprenden) en el que todo el mundo rema en la misma dirección (a pesar de que entre sus personajes no sea del todo así).
"Vuestra presencia esta noche es de vital importancia, ya que nos alentará a desafiarnos a nosotros mismos en cada uno de los ejercicios que a la postre nos harán merecedores de vuestro aplauso."
Efectivamente, a la postre o desde ya merecedores de aplauso son. Así que si queréis disfrutar de una entretenidísima y curiosa función sobre el universo interpretativo y participar asimismo en esta búsqueda y encuentro del hecho teatral, no os perdáis estos Premios y castigos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon