Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Primer ministro de Túnez pierde moción de confianza

dw.com dw.com 31/07/2016

Sólo tres parlamentarios votaron con un "sí", mientras que partes de la oposición boicotearon la elección y no votaron siquiera.

La Asamblea de Representantes del Pueblo (ARP) no renovó hoy (30.07.2016) el voto de confianza al primer ministro, Habib Essid, que sólo obtuvo a su favor 3 votos de los 148 votantes de los que 118 votaron contra y 27 se abstuvieron.

Essid había planteado una moción de confianza después de que el presidente Beji Caid Essebsi le exigiera reiteradamente su dimisión para que deje paso a un Gobierno de unidad nacional.

En su discurso antes de la votación, Essid, quien estuvo 18 meses en el cargo, hizo hincapié en que no depende del poder y que dejará su puesto. "No presento hoy la moción de confianza porque quiero sus votos, sino porque el cambio de jefe de Gobierno debe transcurrir según las reglas de la Constitución", dijo. Añadió que la votación era una cuestión de respeto por el Parlamento. La discusión previa a la votación duró casi todo el día, hasta la noche.

"Por el miedo a la hegemonía política"

Asimismo, el jefe del Ejecutivo recordó las circunstancias por las que fue elegido para el cargo en enero de 2015 en especial "por el miedo a la hegemonía política". También añadió que su Gobierno tenía como objetivos luchar contra el terrorismo, el alza de los precios y la instauración de la paz social. "Todos los objetivos han sido realizados. Además acepté esta misión porque creí que el Gobierno debía permanecer porque Túnez necesitaba esa estabilidad", señaló.

Essid reconoció que la situación económica "es difícil" pero "no insuperable" tras precisar que su Gobierno llegó a reducir el alza de los precios de un 5,7% en febrero de 2015 a un 3,9% en la actualidad. A juicio del jefe del Ejecutivo, la situación "no permite incertidumbres", por lo que insistió en la necesidad de "continuidad y estabilidad" para la economía y la imagen exterior del país.

Túnez atraviesa además una crisis económica y social agravada por la caída del sector turístico, principal proveedor de divisas, después de los tres atentados yihadistas del pasado año que causaron unos sesenta muertos, en su mayoría extranjeros.

FEW (dpa, EFE)



Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon