Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Primeros cazadores de firmas y buenos vientos en el Parque del Retiro

EL PAÍS EL PAÍS 31/05/2014 Winston Manrique Sabogal
De izquierda a derecha, Estíbaliz Hurtado, Amadeo Fournier y Andrea Brigneti con sus libros firmados en la feria del libro. © Julián Rojas De izquierda a derecha, Estíbaliz Hurtado, Amadeo Fournier y Andrea Brigneti con sus libros firmados en la feria del libro.

El primer cazador de firmas llegó al Parque del Retiro de Madrid con las últimas sombras de la madrugada; y tomó posición con las primeras luces del día. Serían las seis y media de la mañana cuando la peruana Andrea Brigneti se apostó sobre la caseta 204, descargó la mochila y la bolsa con una edición de lujo de Sandmany se sentó junto a ellos. A esperar cinco horas y media, cuando a las doce del día llegara el escritor objeto de su caza: Neil Gaiman.

Esta estudiante de ingeniería industrial de 25 años es una de los millares de lectores que peregrinan a la 73ª Feria del Libro de Madrid en busca de uno de los casi 900 escritores, y subiendo, que estarán en más de 3.000 actos de firmas, hasta el 15 de junio. Y en ellos, en los autores, abriga la esperanza el mundo del libro que busca dejar atrás el largo periodo de caída de ventas.

Gaiman, exitoso escritor de novelas y tebeos, se convirtió en una de las estrellas de este primer fin de semana luminoso para la cita madrileña. Fue la vuelta de viejos-buenos tiempos. Antes de que la Feria abriera, a las 11.00, ya había bastante gente por el Paseo de Coches y colas en varias de las 364 casetas. El resto del día sería igual.

Tres horas después de que la estudiante peruana inaugurara la jornada tenía detrás docenas de seguidores de Gaiman; y treso casetas más abajo llegaba otra primera cazadora en busca de otro autor. Era Estíbaliz Hurtado, 28 años, con tres libros y a la espera de Federico Moccia. Prometido, también, para las doce. Luego, diez casetas más abajo, en la 191, llegó Amadeo Fournier tras una novelista que le gusta, pero sobre todo para que le firmara un libro para su tía a quien le gusta aún más, y que será su sorpresa de cumpleaños: Las tres bodas de Manolita, de Almudena Grandes.

Mundos fantásticos (Gaiman), mundos amorosos (Moccia) y mundos reales de la posguerra española (Grandes) unidos en menos de 70 pasos. El rugido de persianas subiendo llegó pronto y tras él docenas de autores para encontrarse con sus seguidores, desde Luis Goytisolo hasta Isaac Rosa pasando por autores desconocidos por el gran público. El mediodía llegó con un buen número de ellos mientras por megafonía Emilio Lledó inauguraba al sesión diaria Deletrear el mundo. Leyó durante un minuto un bello texto que decía cosas como que “la lectura, en el surco del tiempo, nos arranca de ese originario silencio de cada existir. (...) Una forma de sostener el tiempo, de poner en las palabras que nos ofrecen, la esperanza, la felicidad, la libertad de pensar".

Bajo estas palabras llegaron a firmar Grandes y Moccia. Andrea Brigneti tuvo que esperar 15 minutos más. Detrás de ella, unas 300 personas. Junto a Gaiman, una muestra de tres tipos de autores en esta feria: Ben Brooks (sin muchos seguidores pero muy fieles), Joaquín Reyes (dibujante, actor y cómico con cierto tirón popular) y Mario Vaquerizo (figura mediática con larguísima fila). A su alrededor, toda clase de autores de todos los géneros, incluidos los libros del programa Master Chef.

Los cazados también han sido cazadores. José Ovejero lo hizo con Julian Barnes en Bruselas, Richar Parra con Vargas Llosa en Lima, y el editor Juan Casamayor con Quino en Buenos Aires. En el Retiro los visitantes también pudieron saborear los poemas comestibles de Antonio Gamoneda por la promoción de la segunda edición de la antología con 233 poetas En legítima defensa. Poetas en tiempos crisis (Bartleby). El cocinero Firo Vázquez de Parga elaboró un cucurucho de papel comestible relleno de garbanzos aderezados con los versos del poeta que termina diciendo diciendo: “Yo siento / en el silencio machacado / algo maravilloso: cinco seres humanos / comprender la vida a través del mismo sabor”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon