Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Probamos el Galaxy S7 Edge: el mejor Android es también el más prescindible

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 15/03/2016 Jaume Esteve

Excelente, espectacular, fantástico. Se puede calificar al Galaxy S7 Edge de Samsung con un puñado de adjetivos positivos. En el otro lado de la balanza, basta un calificativo para contrarrestar toda la palabrería anterior: prescindible. El nuevo terminal de gama alta de la firma coreana ha llegado al mercado y en 'Teknautas' lo tenemos claro: es un 'smartphone' con unas grandes prestaciones que es, ahora mismo, probablemente no necesites.

Soy usuario de iPhone desde el 3GS pero en los últimos años siempre he llegado a la misma conclusión: de dar el salto a Android, el Galaxy sería mi opción de cabecera. El S6 era un terminal por encima de la media, equiparable al iPhone en muchos aspectos. Cuando te gastas un mínimo de 719 euros en un teléfono, las sensaciones, o la experiencia de usuario, acostumbra a pesar más que la tecnología. Y ese es un terreno en el que cada usuario es un mundo.

El Galaxy S7 es un teléfono continuista. Sobre la base del S6, Samsung ha arriesgado lo justo para presentar un terminal que lima algunas de las aristas que arrastraba del año pasado. El modelo Edge ha aumentado el tamaño hasta contar con una pantalla de 5,5" que aporta valor al modelo 'premium' del terminal más allá de la pantalla curva. La cámara ya no sobresale de la parte trasera en ninguno de los dos modelos sino que está integrada en el cuerpo. El acabado en aluminio ayuda a vender la sensación de 'gadget' de altos vuelos aunque en el caso del Edge el tacto es algo resbaladizo: parece obligatorio añadir una funda si no fuera porque la propia ergonomía del teléfono no invita a ello.

La cámara lo es todo

Un elemento destaca por encima de todos en el Galaxy S7 Edge: la cámara. Cuenta con 12 megapíxeles, el mismo número que Apple monta en el iPhone 6s, pero la calidad en ambas dista mucho de ser similar. Y para tumbar una cámara como la del iPhone, hace falta un 'hardware' que sea capaz de refinar las capturas. El del S7 funciona. Y funciona muy bien.

En las diferentes imágenes que hemos tomado se puede apreciar la diferencia tanto con luz natural como con poca iluminación. En este último punto, Samsung ya había destacado por encima de Apple en años anteriores, aunque parece que las distancias se han acortado. En el resto de apartados, la cámara sorprende de manera agradable, en especial en los planos muy cortos, como se puede comprobar varias líneas más abajo.

Fotos de exterior

Arriba, imagen tomada con el Galaxy S7 Edge. Abajo, con el iPhone 6s. (Jaume Esteve) © Proporcionado por El Confidencial Arriba, imagen tomada con el Galaxy S7 Edge. Abajo, con el iPhone 6s. (Jaume Esteve)

Fotos con poca luz

A la izquierda, imagen tomada con el Galaxy S7 Edge. A la derecha, con el iPhone 6s. (Elena López) © Proporcionado por El Confidencial A la izquierda, imagen tomada con el Galaxy S7 Edge. A la derecha, con el iPhone 6s. (Elena López)

Uno de los añadidos de este año es un modo profesional que permite controlar un buen número de aspectos de la cámara, como si estuvieras ante una buena compacta o una réflex. El enfoque, la ISO o la velocidad de obturación son algunos de los aspectos que se pueden controlar desde la pantalla y que ayudan a tomar imágenes que podrían pasar por una cámara convencional. Aquí debajo, se puede apreciar cómo trabaja con diferentes elementos en un mismo plano.

El modo manual permite jugar con el enfoque de diferentes elementos en un mismo plano. (Elena López) © Proporcionado por El Confidencial El modo manual permite jugar con el enfoque de diferentes elementos en un mismo plano. (Elena López)

La nitidez de las capturas se puede comprobar también en la imagen bajo estas líneas. La cámara del Galaxy S7 muestra un nivel de detalle al que no llega la del iPhone. A favor de Samsung juega, una vez más, el espectacular acabado que ofrece la pantalla OLED que, comparada con su más directo competidor, vuelve a ganar por goleada: no se puede encontrar mejor representación de colores en un teléfono de Apple.

A la izquierda, imagen tomada con el Galaxy S7 Edge. A la derecha, con el iPhone 6s. (Jaume Esteve) © Proporcionado por El Confidencial A la izquierda, imagen tomada con el Galaxy S7 Edge. A la derecha, con el iPhone 6s. (Jaume Esteve)

El mejor rendimiento en Android

La familiar carcasa del Galaxy S7 Edge esconde un terminal que supera, por varios cuerpos, a los terminales Android de gama alta del mercado. En 'Teknautas' hemos ejecutado unas pruebas de rendimiento para conocer en qué zona de la clasificación se mueve el nuevo 'smartphone' de la casa coreana. Es líder con una puntuación acumulada de 114.307 puntos entre procesador, rendimiento gráfico y RAM. Líder por goleada.

El Galaxy domina el ecosistema Android. © Proporcionado por El Confidencial El Galaxy domina el ecosistema Android.

Lo demuestra el hecho de que aventaje en más de 20.000 puntos al segundo teléfono de la lista, el Huawei Mate 8. El terminal chino sí que sigue estando por delante al hablar de batería, ya que tiene 4.000 mAh frente a los 3.600 del 'gadget' que nos ocupa. Si profundizamos en la lista que clasifica el 'hardware' de los mejores terminales Android, el Galaxy S6 Edge ocupa la quinta posición, lo que demuestra el buen trabajo de Samsung en este ámbito.

Que el terminal venga con 4GB de RAM de serie y un procesador Exynos 8890 de ocho núcleos explica esos buenos números en las pruebas realizadas. No es un teléfono que lo pase mal a la hora de mover gráficos en pantalla, la Adreno 530 que monta está pensada para que el terminal pueda exprimir los contenidos en realidad virtual, pensado para las Gear VR.

En 'Teknautas' no hemos encontrado grandes problemas entre el rendimiento gráfico y de proceso de datos, pero la situación difiere en función de la región en la que se haya comprado el teléfono. Como Forbes señaló el pasado 7 de marzo, los Galaxy S7 con procesador Snapdragon 820 tienen una diferencia de rendimiento de hasta un 32% mientras que los modelos que cuentan con el Exynos 8890 sólo presentan una diferencia de rendimiento del 5% entre el procesador y la unidad gráfica.

Una pantalla siempre alerta

Samsung ha montado Android Marshmallow 6.0.1 de fábrica y, junto a la última versión del sistema operativo, también ha incluido algunas novedades para diferenciar todavía más su terminal respecto a otros competidores de la gama alta.

Una de las que más ha publicitado es una pantalla que puede encender un número determinado de píxeles para mostrar información de manera permanente sin tener que encenderla por completo cada vez que queremos consultar la hora o el último WhatsApp que hemos recibido. El llamado 'Always On Display' puede mostrar la hora, el calendario o una imagen a gusto del consumidor. Acostumbrado a trabajar con el teléfono en la mesa, a pocos centímetros del teclado, la pantalla ha sido una enorme distracción. El reloj sí que es útil, pero cuando aparece en uno de los laterales de la pantalla. Esta opción se activa por las noches durante las horas en las que no queremos que el Galaxy moleste con notificaciones.

La pantalla curva es uno de los grandes activos del S7 Edge. (Enrique Villarino) © Proporcionado por El Confidencial La pantalla curva es uno de los grandes activos del S7 Edge. (Enrique Villarino)

Donde Samsung tiene un trecho que recorrer es en la lectura de huellas dactilares. El sensor ofrece más problemas de los que debería y queda bastante por detrás de otros terminales Android. La comparación con iPhone es, en este caso, ridícula. Apple ha desarrollado un sistema tan rápido que obliga a pulsar el botón Home con un dedo que no esté registrado. Con el Galaxy S7 Edge son varias las ocasiones en las que se tiene que repetir el proceso de identificación para desbloquear la pantalla y no son pocas las veces en las que terminas por introducir el código de desbloqueo.

En 'Teknautas' nos hemos quedado con las ganas de probar Samsung Pay, la solución para el pago mediante la tecnología NFC del Galaxy S7, aunque la implantación en nuestro país es "cuestión de semanas", según las últimas informaciones.

La cámara es el principal argumento de venta del Galaxy S7. (Enrique Villarino) © Proporcionado por El Confidencial La cámara es el principal argumento de venta del Galaxy S7. (Enrique Villarino)

Lo que no hemos echado de menos es la supuesta pantalla 3D Touch. Se rumoreaba que llegaría en esta nueva versión y de momento sólo la tienen el iPhone, el ZTE Axon Mini y el Huawei Mate S. Visto el rendimiento que se le ha sacado hasta la fecha, no es una ausencia que deba preocupar a un futuro comprador.

¿Me lo compro?

El Samsung Galaxy Edge S7 es un pedazo de teléfono. Si no tuviera un teléfono móvil y necesitara un primer terminal, sería mi elección sin ningún tipo de dudas. Tiene algunos lastres, como el sensor de huellas, que no eclipsan un producto excelente con una cámara que va a dar muchas alegrías a sus usuarios. Pero el S7 Edge no es el único teléfono del mercado. Comparado contra la competencia, y en el contexto actual, surgen dudas.

Dudas acerca de un teléfono que cuesta 819 euros y que no supone una gran evolución respecto a su antecesor, al estilo de lo que ha sucedido con el iPhone 6s respecto al 6. Dudas porque, con el aumento de prestaciones de la gama media, existen un buen puñado de opciones en el mercado que, por la mitad de precio, ofrecen soluciones interesantes que no igualan el rendimiento del Galaxy pero tampoco se quedan muy lejos.

El iPhone 6S (izquierda) es algo más pequeño que el Galaxy S7 Edge (derecha). (Enrique Villarino) © Proporcionado por El Confidencial El iPhone 6S (izquierda) es algo más pequeño que el Galaxy S7 Edge (derecha). (Enrique Villarino)

El mercado del móvil ha cambiado mucho desde la explosión de los 'smartphones'. Acostumbrado a crecer en dobles dígitos año a año, se estima que Samsung sólo vendió un 0,8% más en 2015. Al estancamiento en ventas, provocado por las pocas novedades en la gama alta, se une la fuerte competencia, capaz de ofrecer una amalgama de modelos muy parecidos entre sí, con grandes prestaciones y un precio entre los 300 y los 400 euros. OnePlus ha roto la baraja en los últimos dos años y Xiaomi pretende hacer lo mismo en este 2016.

Incluso Apple ha visto cómo las ventas del iPhone han sufrido una desaceleración en 2015. El terminal estrella de la manzana vendió 74,77 millones de unidades en los últimos meses de 2015, una cifra que palidecía frente a los resultados del año anterior en los que vendió prácticamente lo mismo: la variación fue de un 0,5% respecto al mismo periodo de 2014.

Si tienes un Galaxy S6, dar el salto al nuevo modelo no tiene ningún sentido. Si quieres hacerlo por la pantalla Edge, no encontramos argumentos de peso que justifiquen ese cambio aunque esas 0,4 pulgadas extra ayudan a venderlo. En algunos momentos, la experiencia de uso llega a ser algo molesta, aunque es probable que sea cuestión de acostumbrarse a una pantalla cuyos bordes también juegan. Si algo destaca en el S7 Edge es la capacidad para ofrecer la misma pantalla que un iPhone 6s Plus aunque el teléfono es menos aparatoso, una bendición para los compradores con bolsillos pequeños.

© Proporcionado por El Confidencial

Si lo que de verdad te llama la atención del teléfono es la cámara, pasar por caja para hacer semejante desembolso puede ser algo aventurado. La suma de un OnePlus y una compacta ofrece, por el mismo precio, soluciones en ambos bandos: quizá el teléfono no esté a la altura del Galaxy pero saldrás ganando en captura de imágenes.

¿Nuestra recomendación? Si llevas tres o cuatro años sin cambiar de terminal y no formas parte de ninguno de los grupos anteriores, este es uno de los mejores teléfonos que vas a encontrar este año. Si no, el mercado esta lleno de opciones muy interesantes y a precios imbatibles.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon