Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Probamos el Nubia Z11, el nuevo rival chino de Huawei en España: esto promete

El Confidencial El Confidencial 10/10/2016 Zigor Aldama. Shanghái

Nubia es una vieja conocida de los usuarios de ‘smartphones’ en China. De hecho, en el gigante asiático se ha labrado una reputación mejor que la de su empresa matriz, el gigante semi-estatal ZTE. El secreto de su éxito salta a la vista: componentes de primera fila, calidad en los materiales, y un cuidado diseño minimalista que contrasta con lo barroco de algunos terminales de la marca principal. Todo ello, lógicamente, aliñado con el elemento que no puede faltar en la imparable expansión internacional de las marcas chinas: una excelente relación calidad-precio.

Por qué Nubia no ha saltado antes al mercado español es una incógnita que ni la propia empresa es capaz de explicar. Pero ya está en nuestro país, y ha llegado con hambre. Su objetivo es pararle los pies a Huawei, la marca china con mayor presencia internacional que disfruta de un envidiable crecimiento en el número de ventas. Y la intención de la recién llegada es lograrlo con la familia de móviles que más éxito ha tenido en el gigante asiático: los Z11 que promociona Cristiano Ronaldo.

Concretamente, los dos primeros que ha lanzado son el Z11 a secas y el Z11 Mini. En Teknautas hemos podido probar brevemente el primero y a fondo un tercero que es el que más éxito ha tenido en China: el Z11 Max, que en España se puede comprar por sólo 300 euros en la versión con 3GB de memoria RAM y por 345 euros en el caso de la que equipa 4GB.

Un botón rojo, marca de la casa

© Proporcionado por El Confidencial

Todos ellos comparten un aspecto muy similar. De hecho, el frontal es casi idéntico. Se trata de un panel limpio roto únicamente por el botón capacitivo central rojo que se ha convertido en marca de la casa. Los terminales cuentan también con los otros dos botones típicos de Android, pero estos se iluminan únicamente cuando se les necesita. Además, el frontal se ha construido con el mismo color que la tapa trasera -plata u oro-, y eso le confiere un toque elegante y distintivo. El bisel del Z11 es casi inexistente -1,3 milímetros-, y el cristal Gorilla Glass 3 con efecto 2.5D acentúa el aire ‘premium’ del aparato. Sólo se echa en falta -y esto es algo personal- que el lector de huellas dactilares esté en el frontal y no en la parte trasera.

Ahí la disposición de la cámara y del sensor de huellas es estándar. La una encima del otro, con el flash de dos tonos en medio. En el Z11 están ubicados en la esquina superior izquierda, como en el iPhone. Una vez más, es en los detalles donde Nubia destaca: el borde de la cámara está fabricado en un metal rojo que marca la diferencia y casa a la perfección con el botón frontal. La única pega está en los dos elementos plásticos que esconden las diferentes bandas del ‘smartphone’ en los extremos, aunque no molestan en exceso. En definitiva, aunque para gustos están los colores, el diseño es más acertado que el de su principal rival, el Huawei P9.

Además, en el caso del Z11 Max que hemos probado, aunque se trata de un generoso ‘phablet’ con una pantalla FHD de 6 pulgadas, agarrarlo no cuesta. A diferencia de lo que sucede con otros gigantes como él, no hemos tenido la sensación de que se iba a resbalar en cualquier momento, quizá porque el grosor es de sólo 7,4 milímetros y el ratio de pantalla-cuerpo resulta magnífico: un 83,27%. Eso sí, sus 185 gramos pesan. Aunque parezca poca cosa, los 23 gramos de diferencia con el Z11, que reduce su tamaño en media pulgada, se notan.

© Proporcionado por El Confidencial

Lo curioso es que la diferencia en la velocidad de los terminales no resulte tan aparente. A pesar de que la versión Max incorpora un chip Qualcomm Snapdragon 652 de ocho núcleos a 1,8 Ghz frente al más potente Snapdragon 820 con cuatro núcleos a 2,15 Ghz que adopta el Z11, y cuenta con 4GB de RAM frente a los 6GB del tope de gama, la optimización del sistema es muy satisfactoria y esa diferencia en los componentes apenas parece influir en su velocidad. Eso sí, el Z11 incluye Android 6 mientras que el hermano Max se queda en la versión 5.1.

El sistema también incluye algunas curiosidades que son dignas de mención. Una de las que nos ha parecido más útiles es el Modo Fácil, que resulta muy interesante para personas mayores, con un alto grado de dependencia, o con visión reducida, porque se limita a mostrar solamente las aplicaciones más relevantes, y sus iconos aumentan sustancialmente de tamaño. Así, la pantalla principal queda configurada -aunque se puede modificar al gusto- con las funciones más básicas: llamadas y SMS en la parte inferior, inamovibles, el 'widget' del reloj en la parte superior, y dos filas de aplicaciones; una con la cámara y la galería, y otra con la libreta de direcciones y la linterna. En la siguiente pantalla se encuentra un botón SOS que se puede configurar para hacer una llamada a los servicios de emergencia o a un número determinado por el usuario.

© Proporcionado por El Confidencial

De vuelta en el modo habitual de Android, los Nubia destacan por llevar la navegación gestual un paso más allá. Además de los clásicos ‘dos toques para reactivar la pantalla’ o el ‘dibuje un círculo para encender la cámara’, la familia Z11 añade gestos en los bordes. Y es algo que se agradece teniendo en cuenta el tamaño del Max, que dificulta utilizar el dedo gordo para tocar los botones. De esta forma, no hay más que hacer un doble toque sobre la parte superior del borde derecho para ‘ir atrás’, y se pueden configurar diferentes acciones que se inician cuando arrastramos el dedo por el borde, ya sea el derecho o el izquierdo, de arriba a abajo o al revés. Podemos hacer que cada gesto abra una aplicación concreta, o que, por ejemplo, sirva para adaptar el brillo de la pantalla.

Cuesta adaptarse en un inicio, pero el sistema termina agilizando la navegación. Lo mismo que la función para hacer una captura de pantalla manteniendo el dedo sobre el lector de huellas. Finalmente, también es interesante la función ‘reemplazo de una sola tecla’, que sirve para copiar en el Z11 todos los contactos, mensajes, registros de llamadas, y aplicaciones de nuestro anterior móvil. El engorroso cambio que siempre resulta molesto se hace así mucho más rápido y sencillo, y no es necesario contar con chip NFC.

En fotografía la competencia será difícil

Donde Nubia sí que va a tener difícil plantar cara a Huawei es en el aspecto fotográfico. Porque, aunque el Z11 se defiende relativamente bien con las cámaras de 16 megapíxeles, sobre todo en la versión sin ‘apellido’ que cuenta con un sensor de 1/2,8 pulgadas y el excelente sistema de estabilización y la completa interfaz de NeoVision, la doble lente Leica del P9 sale notablemente victoriosa frente al objetivo de luminosidad f2.0 que montan los Nubia. No sucede lo mismo con las cámaras ‘selfi’. Tanto Nubia como Huawei han optado por una con luminosidad f2.4 y un sensor de 8 megapíxeles, pero los de la submarca de ZTE tienen píxeles de 1,4 micras que ofrecen mejores resultados.

Además, Nubia también vence sin problemas en capacidad de batería. El Z11 Max cuenta con 4.000 mAh. que nos han durado hasta dos días completos con un uso moderado del terminal -ha acabado el segundo con un 4%-, mientras que el Z11 cuenta con la misma capacidad del P9 -3.000 mAh.- pero disfruta de una mejor optimización del sistema para alargar su vida, a pesar de que su pantalla es de tamaño algo mayor.

© Proporcionado por El Confidencial

Si se tiene en cuenta la diferencia de precio entre los Nubia y el buque insignia de Huawei, es evidente que la guerra va a ser encarnizada. La primera llega con la misión de mejorar la reputación de ZTE, que ha estado demasiado enfocada en terminales de gamas baja y media, y sin duda va a utilizar precios más bajos que los de su competidora para atraer clientes. Además, con 6GB de RAM en la versión más potente, el Z11 va un paso por delante en las especificaciones. Pero habrá que esperar a ver si los consumidores no ‘geeks’ están dispuestos a aceptar un nuevo protagonista en el mercado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon