Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Probamos el nuevo OnePlus 3T: una mera actualización que no vale 100€ extra

El Confidencial El Confidencial 21/11/2016 Zigor Aldama. Shanghái

Es imposible evitar una punzada de decepción nada más abrir la caja del OnePlus 3T: 'déjà vu', esto ya lo he visto antes. También es inevitable buscarle con la vista siete diferencias con el 3. En vano. Son idénticos. De hecho, ni siquiera aparece una T que lo distinga en alguna parte. El único elemento diferente es el color, que sustituye el gris grafito por el ‘gunmetal’, un tono más oscuro que le da cierto aire militar. No soy fan de un diseño que ya en el anterior terminal me pareció insípido, excesivamente genérico, muy alejado de la inusual elegancia que caracterizó a sus dos predecesores, el One y el 2.

Pero también tengo que reconocer que la marca china se ha sacado de la chistera una magnífica fórmula para darle un toque distintivo: un catálogo de carcasas entre las que destacan las de madera y entre las que pronto se contará una de cuero negro que tiene muy buen aspecto. Como el cofundador de OnePlus, Carl Pei, dijo en su momento, la empresa quiere hacerse fuerte entre dos tipos de usuarios: los ‘geeks’ de la tecnología y los amantes de la moda ‘cool’.

El OnePlus 3T con una carcasa de madera. (Foto: Zigor Aldama) © Proporcionado por El Confidencial El OnePlus 3T con una carcasa de madera. (Foto: Zigor Aldama)

A estos últimos les ofrece la posibilidad de personalizar el móvil con accesorios de gran calidad que rara vez se ven en otras marcas, e incluso añade nuevos productos como un bolso de piel o camisetas. Al igual que sucede con Xiaomi, es en la mercadotecnia donde en realidad se logran márgenes de beneficio más abultados. Por su parte, a los usuarios avanzados obsesionados con la potencia, el 3T les ofrece una bestia. El procesador Qualcomm Snapdragon 820 del OnePlus 3 deja paso a la nueva versión, el 821, que trabaja a una frecuencia máxima de 2,35 Ghz.

Una bestia por dentro

Y, al César lo que es del César: hemos probado la velocidad a la que arrancan ambos y, cargados con las mismas aplicaciones, el 3T es 9 segundos más rápido (24 frente a 33). Puede no parecer demasiado, pero supone una velocidad un 30% mayor que luego también se nota en otras tareas. Frente al Galaxy S7 Edge, la diferencia en el arranque es de 5 segundos a favor del terminal chino. Además, OnePlus mantiene los 6GB de memoria RAM que disfrutarán los más jugones o quienes, como un servidor, editan vídeos FHD en el móvil.

Otra de las ventajas que llegan con el 3T es el aumento de la batería hasta los 3.400 mAh., una capacidad que supera en un 13% a la del 3 y que permite acabar el segundo día de uso rozando el larguero si no se utiliza de forma intensiva. No está nada mal. En cualquier caso, gracias a la carga rápida Dash Charge, con cinco minutos en el enchufe logramos casi 10% de capacidad, y algo más del 60% con media hora. Así que la autonomía es algo de lo que apenas hay que preocuparse. Y se agradece.

La pantalla especial 'shelf' del OnePlus 3T.(Foto: Zigor Aldama) © Proporcionado por El Confidencial La pantalla especial 'shelf' del OnePlus 3T.(Foto: Zigor Aldama)

Lo mismo sucede con algunas de las nuevas funciones del sistema operativo que, sin embargo, no está basado en Android 7 ‘Nougat’, como avanzaban los rumores. OnePlus mejora su capa Oxygen OS, y, aunque sigue sin tener la capacidad de personalización de MIUI (Xiaomi) o de Flyme (Meizu), adopta nuevos gestos como el arrastre de tres dedos para hacer una captura de pantalla o el volteo del móvil para rechazar una llamada. La función ‘shelf’, una pantalla a la izquierda de la ‘home’ en la que se muestran tanto las aplicaciones como los contactos más utilizados, también se convierte en una herramienta útil. Además, OnePlus promete que la actualización a la última versión del sistema de Google llegará antes de fin de año.

Mejoras (tímidas) en la cámara

En cualquier caso, el apartado en el que más se han centrado las mejoras de OnePlus es el de la imagen. En primer lugar, al igual que hace la marca que fabrica sus aparatos (OPPO), duplica la resolución de la cámara frontal, la de los ‘selfis’, y la deja en unos impresionantes 16 megapíxeles. Lógicamente como la luminosidad del objetivo (f 2.0) y el tamaño del sensor se mantienen, también lo hace la calidad de las fotos.

El nuevo menú de disparo de la 'app' de la cámara ha mejorado. (Foto: Zigor Aldama) © Proporcionado por El Confidencial El nuevo menú de disparo de la 'app' de la cámara ha mejorado. (Foto: Zigor Aldama)

Eso sí, los archivos son mucho mayores y más adecuados en el caso de que queramos imprimir las fotos. Comparadas con las del Mi Note 2 de Xiaomi, las imágenes resultan más luminosas, pero se echa de menos un sistema de autofoco. Con el Samsung Galaxy S7 Edge, a pesar de tener más resolución, la calidad resulta algo inferior. Eso sí, para hacer un selfi sin tener que apretar un botón no hace falta más que sonreír, un sistema que se está popularizando poco a poco en el resto de marcas.

La cámara principal también ha sido mejorada, aunque el avance es menos notorio. Y resulta fácil entender por qué: mantiene el sensor Sony IMX298, de 16 megapíxeles. Los cambios, por lo tanto, se notan en la estabilización de la imagen, ya que sí se han sustituido tanto el estabilizador óptico como el algoritmo con el que se lleva a cabo una estabilización electrónica en el vídeo. Los resultados son notables, pero se diferencian poco de los que se obtenían con el OnePlus 3. También han mejorado -aunque podrían haberlo hecho más- los controles de disparo manual. Por ejemplo, es interesante poder elegir por un lado el punto de enfoque y por el otro el de exposición. Y bienvenidos son los archivos RAW para una edición posterior con menor pérdida de calidad.

OnePuls 3T: en primeros planos no está mal, aunque mejorable en definición

(Foto: Z. A.) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: Z. A.)

iPhone 7

(Foto: Z. A.) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: Z. A.)

OnePlus 3T: buen trabajo en tomas con mucho contraste de luz y color

(Foto: Z. A.) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: Z. A.)

Samsung Galaxy S7 Edge

(Foto: Z. A.) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: Z. A.)

OnePlus 3T: lo peor, los 'selfies': demasiado ruido y mala definición de color

(Foto: Z. A.) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: Z. A.)

Samsung Galaxy S7 Edge:

(Foto: Z. A.) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: Z. A.)

La pena es que OnePlus no haya seguido los pasos de los cambios en la cámara ‘selfi’ y haya aprovechado la oportunidad de adoptar el objetivo que OPPO ha montado en su último modelo, el R9s. Porque con una luminosidad f 1.7, la diferencia con la calidad de las imágenes del OnePlus 3 se habría notado mucho más. Y habría sido un perfecto contendiente para el Samsung Galaxy S7Edge, con el que ahora sale perdiendo en condiciones de poca luz. Comparado con el iPhone 7, los resultados son mejores con diferencia. No obstante, por casi la mitad de precio de sus competidores, hay que reconocer que el OnePlus 3T ofrece unas de las mejores cámaras del mercado.

Precisamente es el precio uno de los puntos más polémicos del último terminal de la joven empresa china. Porque el 3T cuesta 40 euros más que el 3 en la versión de 64 GB (439 euros) y 100 euros más en la que monta una memoria interna de 128 GB (499 euros). El fundador de la empresa justifica lo abultado de la factura con las mejoras introducidas, pero basta con echar un vistazo al foro oficial de la marca para descubrir que muchos de sus usuarios no lo ven tan razonable. De hecho, tienen razón a la hora de argumentar que los componentes bajan de precio con el tiempo, y que otras marcas como Xiaomi ya ofrecen el Snapdragon 821 a un precio inferior. Teniendo en cuenta lo que cuestan aparatos similares fabricados por la competencia china, creo que la relación calidad-precio sigue siendo magnífica.

¿Me lo compro?

Es imposible evitar una pregunta. ¿Era necesaria esta segunda versión de un mismo móvil? Parece que no. El 3 ya era un gran aparato que incluso alcanzó el tercer puesto en nuestra lista de los mejores móviles chinos de la primera mitad del año, con una nota de 8,3 puntos sobre 10. El nuevo aumentaría unas décimas en un nuevo ránking, pero también se encontraría con bestias como el MiNote 2 de pantalla curva y el Mix sin apenas marco de Xiaomi.

En cualquier caso, el debate sobre si es mejor comprar el 3 o el 3T no tiene ningún sentido, porque el primero se ha agotado y ya no se podrá adquirir de nuevo. Es más, ahora mismo se da la casualidad de que en la página de OnePlus no se puede comprar ningún móvil, porque todos están ‘fuera de stock’. Habrá que esperar al día 28, que es cuando el 3T debuta de verdad frente al jurado que son los consumidores.

Busca las siete diferencias, que no las vas a encontrar: a la izquierda, el OnePlus 3; a la derecha, el OnePlus 3T. (Foto: Z. A.) © Externa Busca las siete diferencias, que no las vas a encontrar: a la izquierda, el OnePlus 3; a la derecha, el OnePlus 3T. (Foto: Z. A.)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon