Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Programas y funciones de Windows que deberías desactivar ahora mismo

El Confidencial El Confidencial 20/06/2016 S. F.

Los ordenadores con Windows instalado cuentan con una serie de funciones y aplicaciones que, por defecto, se encuentran activadas. El usuario siempre puede configurar o incluso desactivar estas características aunque muchas veces, por desconocimiento, se ignoran. 

Ya sea para ahorrar batería en el portátil, mejorar nuestra privacidad, acelerar el arranque del ordenador o, simplemente, que este funcione con mayor fluidez, es bueno meter mano a la configuración de nuestro equipo. En Teknautas reunimos algunos interesantes consejos.

Adiós a las notificaciones molestas

Las notificaciones están bien en su justa medida, pero si se exceden en número pueden llegar a ser agotadoras. A Windows 10 le gusta tenernos al tanto de todo, desde programas recién instalados a consejos.

Es una buena idea mantener el número de notificaciones al mínimo —un consejo también aplicable al móvil—. Para gestionarlas es necesario ir a Configuración/Sistema/Notificaciones y acciones.

Una vez ahí, sólo hay que desactivar aquellas que no nos interesen, como las sugerencias de Windows. También las de aquellos programas de terceros que nos den la tabarra, como los siempre molestos avisos de Java.

© Proporcionado por El Confidencial

Sin anuncios, por favor

Sí, Microsoft incluye publicidad de aplicaciones en Windows 10. Es posible que hayamos visto 'apps' que ni conocemos ni hemos instalado en nuestro menú de inicio: son anuncios, programas que la empresa nos sugiere que descarguemos.

Para eliminarlas sólo hay que ir a Configuración/Personalización/Inicio y desactivar la opción "Mostrar sugerencias ocasinalmente en Inicio". Adiós a la publicidad no deseada.

© Proporcionado por El Confidencial

Pero todavía hay más. Microsoft utiliza nuestra cuenta para mostrarnos anuncios de terceros que se adecúen a nuestros intereses. Esta información se comparte por defecto con los anunciantes, pero también es posible desactivarlo.

Para ello hay que ir a Configuración/Privacidad/General y una vez allí desactivar donde pone Permitir que las aplicaciones usen mi id. de publicdad para experiencias entre aplicaciones.

© Proporcionado por El Confidencial

Nada de compartir

Windows 10 cuenta con un sistema de actualizaciones 'alternativo', en el que estos archivos se descargan de otros ordenadores que tengan el sistema operativo instalado, en lugar de utilizar los servidores de Microsoft.

La idea tiene sus ventajas, como la seguridad de poder descargar actualizaciones aunque se caigan los servidores. El inconveniente es que nuestro ordenador también actúa como fuente de forma predeterminada... a menos que desactivemos esa opción.

Para hacerlo hay que ir a Configuración/Actualización y seguridad/Windows Update. Allí hay que hacer clic en Opciones avanzadas, y luego en Elige el modo en que quieres que se entreguen las actualizaciones. Por último sólo hay que desactivar el botón de Actualizaciones de más de un lugar.

© Proporcionado por El Confidencial

Aplicaciones en segundo plano

Los programas que se ejecutan sin que nos demos cuenta pueden convertirse en una pesadilla, vampiros que chupan recursos, ancho de banda y batería de nuestro ordenador.

Con todavía más motivo que en el caso de las notificaciones, es necesario controlar estos programas al máximo. Para ello sólo hay que ir a Configuración/Privacidad/Aplicaciones en segundo plano y desactivar las que no queramos.

Como consejo, y si no vamos a utilizarlos, programas como Xbox, Skype, Teléfono, Edge y Groove sólo van a canibalizar nuestros recursos.

© Proporcionado por El Confidencial

Aplicaciones que arrancan con el ordenador

Ya hemos hablado en alguna ocasión de todos esos programas que se inician junto a nuestro PC. En la mayoría de caso son aplicaciones que no usamos siempre y que, a cambio, retrasan el arranque y consumen recursos. Hablamos de Spotify, Skype, Steam...

Para seleccionar qué programas queremos que arranquen con nuestro ordenador y cuales no, sólo hay que abrir el administrador de tareas —por ejemplo con Ctrl+Alt+Supr—. Una vez allí, vamos a la pestaña de inicio y desactivamos los programas indeseados.

A modo de consejo, cuantos menos programas adicionales arranquen junto al ordenador, mejor. Por ejemplo, a menos que lo primero que hagamos al encender el PC sea escuchar música, quizá sea mejor que Spotify sólo se inicie cuando queramos, y si queremos.

© Proporcionado por El Confidencial © Reuters
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon