Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Prueban por primera vez en humanos la técnica de edición genética CRISPR

El Confidencial El Confidencial 16/11/2016 Teknautas

La técnica de edición genética CRISPR, llamada a revolucionar la medicina, ha sido probada por primera vez con seres humanos. Un grupo de investigadores chinos se ha convertido en el primero en inyectar a una persona células con genes editados mediante este método. A comienzos de verano los asiáticos ya anunciaron que estaban a punto de llevar a cabo este experimento histórico, y meses después se confirma el hito.

Fue el 28 de octubre cuando un equipo liderado por el oncólogo Lu You de la Universidad de Sichuan en Chengdu inyectó las células modificadas a un paciente con un tipo muy agresivo de cáncer de pulmón. Según los expertos consultados por la revista 'Nature', este avance desatará una carrera por probar células editadas como forma de terapia génica muy similar a la carrera espacial que tuvo lugar entre EEUU y la URSS.

La enzima CRISPR en verde y rojo se une a una hebra doble de ADN en púrpura y rojo, para así cortar la parte deseada © Externa La enzima CRISPR en verde y rojo se une a una hebra doble de ADN en púrpura y rojo, para así cortar la parte deseada

Esta vez, la competición tendrá lugar entre EEUU y China. El país americano anunció este mismo año que también comenzaría a ensayar esta técnica con seres humanos, aunque las pruebas no comenzarán hasta 2017, el mismo año que otro grupo chino aplicará la CRISPR a la lucha contra cánceres como el de vejiga y próstata, aunque en estos casos todavía no se ha aprobado el experimento.

Aunque el nacimiento de CRISPR se remonta a 2012, probar una técnica de edición genética con seres humanos requiere la aprobación previa de un comité de bioética. Lu consiguió este permiso en julio: el objetivo era modificar las células inmunes del paciente para desactivar un gen del que el cáncer se aprovecha para proliferar.

Tras modificar y multiplicar un buen número de células, estas fueron inyectadas de nuevo en el paciente, con la esperanza de que, al tener desactivado este gen, ataquen y derroten de forma normal el cáncer. Según han explicado los investigadores chinos, el voluntario anónimo recibirá en breve una segunda inyección. Todavía es pronto para saber si funcionará, pero la carrera por el uso exitoso de CRISPR en humanos sólo acaba de comenzar.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon