Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Puertas del paraíso

Notodo Notodo 30/06/2016 Irene Galicia
Imagen principal del artículo "Puertas del paraíso" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Puertas del paraíso"

El problema de la emigración y el exilio no tiene nada de nuevo, pero las dimensiones que ha adquirido hoy en día son inéditas. La migración masiva y el problema actual de los exiliados son de una gran dificultad y el reto que supone desborda las capacidades de acogida de las sociedades modernas, que tampoco colaboran más allá de un miserable mínimo indispensable y lo hacen atendiendo a sus propios intereses. Estas personas sueñan con dar un giro a su vida y salir de las fronteras en las que viven atrapados. Se trata de los migrantes, los exiliados, los refugiados que huyen de la guerra, de la pobreza, del miedo y que se han quedado a solo un paso de la Unión Europea. A las puertas del paraíso retrata las otras caras de nuestro continente, las caras de aquellos que desean encarecidamente formar parte de él.

Desde que Europa cerrara la ruta de los Balcanes occidentales, refugiados y migrantes buscan otros caminos para entrar en la Unión Europea, en cuyas fronteras se dan cita actualmente dos grupos de personas: migrantes y fotógrafos. Unos están huyendo de la pobreza, la guerra o la represión. Los otros, en su gran mayoría, insisten en ofrecer imágenes significativas o reveladoras de la realidad de estas personas por encima de la saturación de imágenes que por desgracia provocan ya pocas emociones en el espectador europeo. Pero lo cierto es que todos los días cientos de inmigrantes y refugiados se juegan la vida por llegar a Europa huyendo de las guerras que asolan sus países y muchos de ellos encuentran la muerte en el mar y que muy pocos asuntos alcanzan la relevancia de la inmigración en cuanto a la reducción de las desigualdades globales, la desprotección trasnacional de seres humanos o la hipocresía de las economías más desarrolladas.


Esta exposición muestra un diálogo entre varias voces: el fotógrafo, el sujeto fotografiado y el espectador, que participan conjuntamente en una reconstrucción de la historia actual de la humanidad. De este modo, la fotografía vuelve a encontrar un hueco en la vía de la experimentación social y política. La muestra se completa con material de otros momentos históricos que relaciona el fenómeno actual con los movimientos migratorios del pasado como el éxodo español a Francia durante la Guerra Civil española.

Lo que la muestra deja claro es que esta no puede ser por más tiempo la respuesta de una Europa que ha hecho del derecho internacional su bandera y de los valores de solidaridad y tolerancia sus señas de identidad. Porque mientras se mantiene en esta actitud pasiva, cada día mueren decenas de personas en nuestras aguas. Y es esta ineficacia a la hora de solucionar un problema de esta envergadura lo que está generando el resurgir de actitudes racistas y xenófobas que como única solución proponen la expulsión de los refugiados e inmigrantes. Esta exposición es necesaria en la medida que es necesario volver la mirada hacia esas personas, una mirada que debería ser de respeto y apoyo, no ya solo por conveniencia económica sino fundamentalmente por preservar algunos valores que se le presuponen a este “paraíso”.










Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon