Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Raúl Castro admite adversidades económicas pero descarta colapso

dw.com dw.com 09/07/2016
El presidente de Cuba, Raúl Castro © 2016 DW.COM, Deutsche Welle El presidente de Cuba, Raúl Castro

El PIB de la isla creció un uno por ciento durante el primer semestre de 2016, un indicador que es la mitad del proyectado durante la última reunión plenaria del parlamento celebrada en diciembre de 2015.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, reconoció hoy (08.08.2016) que la economía del país afronta "circunstancias adversas" motivadas, entre otros factores, por la crisis de Venezuela y la "contracción" en el suministro de su petróleo, aunque descartó un "colapso" o un retorno al Periodo Especial, término con el que se conoce la crisis de la década de 1990 tras la desintegración de la Unión Soviética.

"No negamos que pueden presentarse afectaciones, incluso mayores que las actuales, pero estamos preparados y en mejores condiciones que entonces para revertirlas", afirmó el presidente cubano en la Asamblea Nacional.

En la clausura del primer pleno de los dos que celebra al año la Asamblea Nacional del país, Castro confirmó que la economía ha crecido solo un 1 por ciento en lo que va de año, la mitad de lo que se había previsto, según el texto de su discurso divulgado en medios oficiales.

Efectos de la crisis en Venezuela

Ese resultado se debe a la disminución de los ingresos por exportaciones en productos como el níquel o petróleo y la caída de sus precios internacionales, y también por los efectos que está provocando en Cuba la crisis en Venezuela, el principal socio de la isla y sometido, según Castro, a una "guerra económica para debilitar el apoyo popular a su revolución".

Por primera vez, Raúl Castro dijo públicamente que se ha producido "una contracción" en los suministros de combustible de Venezuela a la isla lo que "ha provocado tensiones adicionales en el funcionamiento de la economía cubana".

Desde el año 2000 y en virtud de la alianza entre los gobiernos de La Habana y Caracas, Venezuela ha suministrado a la isla unos 100.000 barriles diarios de petróleo a cambio de servicios profesionales que la isla presta en el país suramericano.

Sí aprovechó para remarcar que Cuba, pese a "las complejas circunstancias de la economía nacional", "no debilitará en lo más mínimo" su compromiso y apoyo a la "Revolución Bolivariana y Chavista" y al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Reducción de "gastos de todo tipo”

Raúl Castro aseguró que el Consejo de Ministros adoptó un conjunto de medidas para enfrentar la situación y garantizar las principales actividades de la economía nacional "minimizando las afectaciones a la población".

El Estado cubano aplicará medidas de ahorro como la reducción de "gastos de todo tipo que no sean imprescindibles" y fomentará "el ahorro y el aprovechamiento eficiente de los recursos disponibles". Entre las medidas anunciadas se concentrarán las inversiones en las actividades que generen ingresos en divisa por las exportaciones y se sustituirán las importaciones de productos que se puedan producir en el país.

Las medidas no afectarán el gasto social

Castro destacó que a pesar de los problemas económicos el gasto social está garantizado. Durante el primer semestre de 2016, el Gobierno cubano dedicó el 54 por ciento de los gastos a cubrir los servicios sociales básicos que recibe la población de manera gratuita como la salud pública y la educación.

FEW (EFE, dpa)



Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon