Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

RAC105 celebra los 30 años de 'Born in the USA'

La Vanguardia La Vanguardia 12/06/2014 Montse Vidal

A principios de junio de 1984 veía la luz el disco más vendido de toda la carrera de Bruce Springsteen, aquél con el que dejaría atrás la etiqueta de estrella de la música para convertirse en icono global.

Con un sonido más enérgico y musculoso que el de sus anteriores trabajos, conseguiría un estallido comercial que parecía confirmar el vaticinio que hacía su mánager, John Landau, unos años antes, cuando afirmaba que “he visto el futuro del Rock & Roll y su nombre es Bruce Springsteen”.

Aquel año, el pop copaba las listas de éxitos con artistas como Michael Jackson, Madonna, Cindy Lauper o Prince, pero con la llegada de Born in the USA, la música rock empezó a contar con un nuevo representante entre las superestrellas de la década, no únicamente gracias al contundente sonido, sino también a su actitud y discurso.

Desde el punto de vista más pragmático, Born in the USA fue realmente el primer disco compacto “nacido” en Estados Unidos (ya que hasta entonces se importaban los CD’s fabricados en Japón), pero su mensaje, lejos de ser patriótico, se correspondía con el lamento y la melancolía de alguien que relata el panorama de un país malherido social y económicamente, plasmando el sentimiento de pérdida de una generación fracturada por la guerra de Vietnam.

El hecho de escuchar solamente el estribillo de la canción que daba título al disco generó erróneas interpretaciones. Una de ellas, la de Ronald Reagan, que intentó convertir la canción en el himno de su campaña electoral. Aunque finalmente fue reelegido presidente, llegó a decir que la canción transmitía el mismo mensaje de esperanza en el futuro del país que sus discursos.

Nada más lejos de la realidad, ya que la historia en cuestión está basada en un joven que nace en el sitio y momento equivocados. Tanto él como su hermano son enviados a la guerra de Vietnam, donde el hermano fallece a causa de un disparo de bala. Cuando el joven vuelve a su país, intenta sin éxito recuperar su trabajo en la refinería. Así que, después de sufrir los horrores de la guerra, se encuentra con que ya no tiene hermano, ni trabajo, ni apoyo por parte del gobierno, y todo ello “gracias “ a haber nacido en los Estados Unidos.
Uno de los hechos en que se basó Springsteen para reivindicar la falta de apoyo a los veteranos de Vietnam por parte del gobierno estadounidense fue la autobiografía “Nacido el 4 de julio” de Ron Kovic, soldado que quedó paralítico a causa de una herida en la guerra y que inspiraría la película dirigida por Oliver Stone. Esta desprotección de los veteranos ha sido una de les varias causas civiles con la que el Boss se ha comprometido en diferentes ocasiones.

Si durante los años 70, Bob Dylan, Pete Seeger o Joan Báez enviaban mensajes reivindicativos desde el pacifismo, en los 80, Bruce lo hacía desde el punto de vista de la clase trabajadora, con una idea muy clara de lo que significaba para él el “sueño americano”: que todos los ciudadanos del país pudiesen acceder a una vida digna fuese cual fuese su clase social.

Años antes, con The River, había puesto el dedo en la llaga respecto a la política económica de su país y la relativa viabilidad de los sueños americanos que se les vendían.
Fue precisamente esta gira la que le llevó a actuar por primera vez en España. El 21 de abril de 1981 aterrizaba en el Palau d’Esports de Barcelona gracias a Gay Mercader, promotor de conciertos pionero en el país y responsable de que una gran mayoría de grupos internacionales de culto marcaran Barcelona por primera vez como fecha en su agenda.

RAC105 celebra los 30 años de 'Born in the USA' © LaVanguardia.com RAC105 celebra los 30 años de 'Born in the USA'

Muchos de los que estuvieron presentes, recuerdan aquel concierto como el mejor que han presenciado del Boss. Las ganas de conquistar nuevo público, la energía y juventud de la banda, así como la entrega de los asistentes fueron factores definitivos, según afirma Mercader.

Fue el inicio de una estrecha relación con el público de Barcelona, ciudad por la que ha confesado tener especial predilección. Lo cierto es que acostumbra a incluir en ella dos fechas consecutivas, la ha escogido para abrir y cerrar giras, así como grabado en ella su primer DVD en directo, Live in Barcelona 2002.

Recintos como el Camp Nou, la Monumental, l’Estadi Olímpic, el Teatro Tívoli, el Pavelló Olímpic de Badalona, el Palau Sant Jordi o el ya citado Palau d’Esports han acogido sus 19 actuaciones en la ciudad hasta la fecha.

Han pasado treinta años, pero el Boss no ha parado de mostrar su compromiso social en las letras y su entrega total en el escenario, ganándose la empatía y fidelidad de un público que lo considera uno de los artistas más creíbles.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon