Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rafael Correa: "Sin educación no puede haber revolución, ni democracia"

24/04/2014 Màrius Carol
Rafael Correa: 'Sin educación no puede haber revolución, ni democracia' © LaVanguardia.com Rafael Correa: 'Sin educación no puede haber revolución, ni democracia'

Rafael Correa, presidente de Ecuador, fue investido ayer doctor honoris causa por la Universitat de Barcelona. Hoy será recibido por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el rey de España, pero antes de partir concedió una entrevista a La Vanguardia. Correa presume de que su país es el que más ha reducido la desigualdad en Latinoamérica. La crisis de 1999 inició el éxodo ecuatoriano: sólo en Catalunya llegaron más de 86.000 ciudadanos. Actualmente la cifra apenas rebasa los 50.000: muchos han regresado ante las mejores condiciones de vida de su país de origen.

Usted es presidente desde el 2007 y una de las medidas que más sorprendieron fue que decidiera cuadruplicar la inversión en educación, algo que sólo países ricos como Finlandia o Corea del Sur habían hecho. ¿Cómo pudo tomar esa decisión?

La educación es ante todo un derecho de los seres humanos pero además tiene repercusiones. Cualquiera que entienda de economía y desarrollo sabe que sin educación no hay, en nuestro caso, revolución, ni siquiera hay democracia. En Ecuador la educación era una mercancía más: sólo el que tenía dinero podía educarse. ¿De qué democracia podíamos hablar? La democracia nace en la escuela pública, gratuita, masiva, eso significa crear, una sociedad con iguales derechos. Yo no creo en la competencia, pero que al menos las nuevas generaciones compitan partiendo en igualdad de condiciones.

En Europa, la crisis ha supuesto recortes en Educación.

Yo entiendo que en un momento de premura se puede recortar un poco, pero cuando todo hacia falta, como en Ecuador cuando llegué al poder, tenía que ser una prioridad. No había escuelas, no había maestros, no había libros, no había nada.

¿Pero de dónde obtuvieron el dinero del presupuesto?

Renegociamos exitosamente la deuda interna, renegociamos duramente los contratos petroleros. Antes, en los 90, por cada barril nos daban 5 o 6 dólares cuando costaba 16. Pero luego subió el crudo a 60 y seguían dándonos lo mismo. Hoy es lo contrario, nosotros les pagamos a las compañías petroleras 10 o 12 dólares por barril y nos quedamos el resto. Así pues hemos aumentado la recaudación por eficiencia y por lucha contra la corrupción, algo sin precedentes en América Latina.

Su país está consiguiendo captar doctorados universitarios europeos, algo impensable hasta hace poco, mediante el programa Prometeo. Y además esperan disponer de su propio Silicon Valley. ¿No es un programa demasiado ambicioso?

Finlandia pasó de tener la peor educación en Europa a disponer de la mejor del mundo en veinte años. En Ecuador, hemos atacado el problema por todos lados, mejorando la calidad de los profesores y los incentivos para que los pobres acudan a escuelas. Y apostamos por la ciencia y la tecnología como factores sumamente importantes para el desarrollo, Mi gobierno ha cerrado 14 universidades y 44 extensiones, de pésima calidad académica, sobre todo en los lugares mas deprimidos. Hay 8.000 ecuatorianos estudian con becas en las mejores universidades del mundo, de ellos 70 en la Universitat de Barcelona. Una de las características del subdesarrollo es la falta de una masa critica. Por eso establecimos el proyecto Prometeo a fin de que nuestras universidades contactasen profesores de nivel mundial. En cuestión de conocimientos no podemos andar con falsos nacionalismos. Tenemos que aprender del que sabe.

¿Es cierto que quieren explotar sus recursos petrolíferos en el parque nacional de Yasuní, en la Amazonia ecuatoriana, cuando usted era contrario a su explotación? ¿Llevará la medida a referéndum?

Nosotros dejamos el petróleo del parque bajo tierra a cambio de que la comunidad internacional se corresponsabilizara con la mitad del dinero que Ecuador dejaba de ingresar no explotando. Acordamos 3.600 millones de dólares y a la hora de la verdad no recogimos ni el tres por mil... Si ellos produjeran medios ambientales y nosotros fuéramos los contaminadores, ya nos habrían invadido. No hubo corresponsabilidad en la compensación y en agosto del año pasado, en la decisión más dura de mis siete años de gobierno, tuve que anunciar que se iba a explotar. Sólo afecta a uno por mil del total del parque. Pero algunos han hecho una campaña de todo o nada, de petróleo o Yasuní, de buenos contra malos, de que íbamos a dar la concesión a empresas chinas cuando la explotadora será nuestra empresa pública. No tenemos otro camino, necesitamos ese dinero para superar la pobreza.

¿Pero lo someterá a vocación popular?

Buena pregunta, yo tengo la atribución de convocar una consulta popular. También lo pueden otros si reúnen un cierto numero de firmas. Pero no voy a caer en la trampa de estos grupos que hoy piden consulta sobre Yasuni, mañana sobre la ley de aguas, y que se oponen a todo por puro politiqueo. El 90% son los mismos tirapiedras. Si mañana sustituimos las cocinas de gas por las eléctricas -es una barbaridad que el pueblo ecuatoriano utilice como principal combustible el gas-, también pedirán una consulta popular. Esa es la trampa a la que me quieren llevar algunos y en la que no caeremos.

Usted mantiene un alto índice de popularidad, pero las elecciones municipales supusieron un revés para su partido.

No exactamente. Hemos ganado de largo, llevamos 2 a 1 al que nos sigue. Pero es la primera votación que no ganamos 5 a 0. Son las primeras elecciones locales sin vínculo con las nacionales y se dieron fallas en nuestro movimiento, que aún no está consolidado. Nosotros llegamos al gobierno sin ninguna experiencia. No somos políticos, somos ciudadanos comprometidos, que tras siete año gobernando todavía tenemos muchas carencias. No ganamos en Quito y eso se ha destacado por ser la capital, donde triunfó la derecha con conexiones internacionales. Su receta básica era no hablar mal del Gobierno, pensando que en las municipales la persona es lo relevante.

Usted tiene un programa semanal de televisión, donde durante horas se dirige a los ciudadanos. ¿Por qué da tanta importancia a sus intervenciones en pantalla?

Hacemos dos reuniones, los jueves y los viernes. Pero sobre todo lo que hago es improvisar. Comentar la agenda de lo que he hecho y explicar la obra de gobierno al pueblo. Nuestro mayor logro es haber recuperado la esperanza. Cuando llegue al poder en el 2007 encontré un país desmoralizado, despedazado, por la crisis. Ahora es un país nuevo, con autoestima y confianza alta en el futuro. Es un país renovado. En el programa tenemos secciones como "Ecuador en positivo", donde damos lo bueno porque esas élites nos quieren quitar la esperanza. Otra sección es "La libertad de expresión es de todos", porque durante toda la semana tenemos a los medios de la derecha construyendo mentiras. La gente sabe que, cuando llega el sábado, el presidente desbarata tales patrañas.

Usted se verá hoy con el presidente español y con el Rey. ¿Cómo calificaría las relaciones bilaterales?

Sin duda, excelentes. Estamos muy agradecidos por la acogida a nuestros emigrantes después de la crisis y ahora están viniendo muchos españoles. No mercantilizamos las relaciones bilaterales, Hay inversores españoles importantes y les va bien, empezando por Telefónica... Pero para nosotros España es más que comercio.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon