Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rajoy continúa indeciso mientras Puigdemont impulsa la rebelión

Logotipo de El Mundo El Mundo 02/10/2017 MARISA CRUZ, LUIS ÁNGEL SANZ

El Gobierno se muestra indeciso respecto a la estrategia a seguir para frenar la

rebelión de la Generalitat

.

Mariano Rajoy

se reunió hoy en Moncloa con los líderes de las otras dos fuerzas constitucionalistas,

Pedro Sánchez

y

Albert Rivera

, y se mostró dispuesto a estudiar las fórmulas que proponen para reconducir la situación e intentar recuperar la normalidad institucional en Cataluña. No obstante, el presidente, tal y como precisó Moncloa, sólo aceptará dar una respuesta al

desafío independentista

que se sitúe en el respeto a la legalidad. Esta condición es «requisito previo de cualquier actividad política».

Con esta última precisión, Rajoy descarta la posibilidad de abrir una negociación con el presidente de la Generalitat, tal y como le reclamó el secretario general del

PSOE

, por entender que Carles

Puigdemont

se ha situado claramente al margen de las leyes, del Estatut y de la Constitución y, lejos de frenar en sus propósitos, ha puesto sobre la mesa su voluntad de declarar unilateralmente la independencia.

Fuentes de Moncloa aseguran que, en cualquier caso, el objetivo prioritario que en estos momentos tiene Rajoy es el de preservar la unidad de las fuerzas constitucionalistas y evitar entrar en polémicas con los dirigentes del PSOE. El presidente se muestra proclive a aguardar los pasos que dé el presidente de la Generalitat y a actuar después en consecuencia.

© Proporcionado por elmundo.es

En este sentido, aunque en Presidencia del Gobierno se estudian las posibilidades que ofrece la aplicación del

artículo 155

de la Constitución para asumir competencias de la Generalitat y tener en la mano así la posibilidad de convocar elecciones autonómicas, por el momento el Gobierno prefiere esperar.

La opción taxativa de acudir de inmediato a la vía del 155 es la preferida del líder de

Ciudadanos

. Albert Rivera se lo planteó así a Rajoy, convencido de que Puigdemont ha entrado ya en una espiral imparable que desembocará en cuestión de días en una quiebra definitiva con la legalidad, en un «golpe a la democracia».

«Ya no hay tiempo para pensar. Ahora ha llegado el momento de actuar», afirmó Rivera en su comparecencia ante la prensa tras su encuentro con el presidente del Gobierno. Para el líder de la formación naranja el único camino posible para defender la Constitución y «reconstituir la democracia» en Cataluña pasa por una convocatoria inmediata de elecciones autonómicas. Y eso sólo puede hacerse realidad por dos caminos: bien que el propio Puigdemont llame a las urnas o bien que lo haga el Gobierno de la nación, previa asunción de las competencias que son exclusivas del presidente de la Generalitat tras aplicación del artículo 155.

Según Rivera, «la solución en Cataluña es cambiar de Gobierno». En su opinión, no cabe en ningún caso tender la mano al presidente de la Generalitat que «se ha pasado ya todo por el forro».

Fuentes socialistas conocedoras del encuentro que mantuvo Pedro Sánchez con Rajoy explicaron que el presidente no tiene una decisión definitiva tomada sobre las medidas a aplicar en caso de que efectivamente Puigdemont declare unilateralmente la independencia.

El presidente no se inclinó durante la entrevista por ninguna fórmula concreta: ni por el 155, ni por la Ley de Seguridad Nacional ni por llevar la hipotética declaración de independencia al

Tribunal Constitucional

. En Moncloa se estudian todas las posibilidades pero aún no hay decisión tomada sobre la conveniencia de una u otra.

Las mismas fuentes socialistas argumentaron que puesto que Rajoy no planteó a Sánchez la fórmula concreta del artículo 155, éste tampoco le expuso

las dudas del PSOE

-conocidas por el Gobierno- sobre la aplicación del citado artículo de la Constitución.

Pedro Sánchez y Mariano Rajoy parecen coincidir en la conveniencia de esperar a ver qué planteamiento defiende Puigdemont cuando comparezca en los próximos días en el Parlament. Se alejan así en este aspecto de la urgencia con la que desearía actuar Albert Rivera.

En lo que ya no coinciden tanto el secretario general del PSOE y el presidente del Gobierno es en la pretensión del primero de abrir «una negociación inmediata» con Puigdemont. El Gobierno considera que el presidente de la Generalitat ha sobrepasado todas las líneas rojas de la ley y ha quebrado los más elementales principios de la democracia. En consecuencia, él mismo se ha deslegitimado como interlocutor.

El líder del PSOE le recordó al presidente su compromiso de reunirse con los representantes de todas las fuerzas con representación parlamentaria «sin exclusiones». Ello implica que Rajoy tendrá que citar en Moncloa no sólo al líder de

Unidos Podemos

,

Pablo Iglesias

, sino también a los portavoces de las fuerzas que respaldan el independentismo, PDeCAT y

ERC

. Se trata, según los socialistas, de «superar la dialéctica de bloqueo».

«Rajoy está extraordinariamente preocupado y está jugando sus cartas con mucho cuidado para no equivocarse», dijeron a EL MUNDO desde el entorno inmediato de Pedro Sánchez.

El PSOE contempla la hipótesis de que Puigdemont haga una «declaración testimonial de independencia», sin efectos jurídicos, y convoque inmediatamente después unas elecciones autonómicas, aunque quiera llamarlas «constituyentes», pero por la vía legal.

Fuentes socialistas aseguran que ese sería el «escenario menos malo» dentro de los posibles a día de hoy, porque permitiría que el paso de los meses haga bajar la tensión y se abra paso el debate político. Finalmente, los catalanes podrían votar con todas las garantías para decidir quién les gobierna en el inmediato futuro.

Durante la reunión, Pedro Sánchez transmitió a Mariano Rajoy su «malestar» y su «profundo desacuerdo» con la

actuación policial en Cataluña

para reprimir las votaciones del

1 de octubre

, como ya hizo público en su comparecencia del domingo. El líder de la oposición le trasladó que el Grupo Socialista va a exigir explicaciones y responsabilidades al Gobierno en el

Congreso

por esas cargas.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon