Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rajoy hace campaña con Juncker y carga contra partidos eurófobos y disgregadores

EL PAÍS EL PAÍS 12/05/2014 Francesco Manetto

Mariano Rajoy lleva meses advirtiendo de la “irrelevancia” de los llamados partidos minoritarios en el Parlamento europeo. Pero al principal argumento, “los pequeños no cuentan”, se ha añadido en las últimas semanas, con especial insistencia, el temor a los “eurófobos y a los disgregadores”. Estas formaciones, para el presidente del Gobierno, “pondrían en peligro la salida de la crisis”, por lo que este lunes ha recordado que la Eurocámara “necesita fuerzas europeístas” ante las elecciones del 25 de mayo. Esta ha sido la advertencia lanzada por el jefe del Ejecutivo en su presentación del candidato del Partido Popular Europeo a la presidencia de la Comisión, el luxemburgués Jean-Claude Juncker.

El rival del aspirante socialista Martin Schulz ha viajado a Madrid para hacer campaña y apoyar a Miguel Arias Cañete valiéndose del argumentario ya habitual del PP. Juncker ha asegurado que la confianza ha vuelto a España gracias a las reformas estructurales impulsadas a partir de 2012 y, si bien ha reconocido que “el nivel de paro sigue escandaloso, también ha defendido que “el mercado del empleo ya empieza a respirar” y, en general, los resultados macroeconómicos “son impresionantes”.

“Observando a España, veo que el crecimiento ha vuelto”, ha aseverado el expresidente del Eurogrupo, quien ha descartado, además, que Bruselas imponga nuevas condiciones al Ejecutivo: “Los resultados españoles han sido muy buenos y tendremos que evaluar qué pasa con la evaluación del Gobierno español. Si España sigue en la misma línea, implantando reformas estructurales, no creemos que se impongan condiciones tan severas. No creo que en los próximos años el crecimiento español se vea perjudicado por estas medidas”.

Jean Claude Juncker ha mostrado además su acuerdo “cien por cien” con Rajoy, sobre la apuesta soberanista de Cataluña. El candidato del PPE ha precisado que tiene mucho respeto por los catalanes, pero también por la Constitución española, "que se impone a todos, a los españoles y a los catalanes".

"Ojo con todos aquellos que piensan que así, de sopetón, podamos hacer de una provincia que sería independiente, un miembro de la UE", ha añadido.

Ante decenas de dirigentes populares y dos asistentes sorpresa, la exministra socialista Elena Salgado y el candidato de Vox, Alejo Vidal-Quadras, Juncker ha pedido, como hizo ayer Schultz en Málaga, que los países del norte respeten a los del sur y que todos se impliquen en la lucha contra la inmigración ilegal. “Me gustaría”, ha dicho, “que acabáramos con esta separación virtual de Europa entre norte y sur, con lo virtuoso supuestamente en el norte. No hay club del norte. Si los europeos del norte no respetan a los del sur, Europa corre el riesgo de perder la brújula… hay que acabar con esta separación estúpida”, ha enfatizado.

Juncker ha lanzado también un mensaje a Artur Mas. "Ojo con pensar que, de sopetón, una provincia podría convertirse en un nuevo miembro de la UE", ha afirmado. El candidato del PPE ha dicho compartir "al 100 por 100" la postura de Rajoy y del Gobierno, la misma defendida por el Constitucional y el Parlamento. "Respeto mucho a los catalanes, pero también respeto a la Constitución", ha agregado.

Antes de las palabras de Juncker, Rajoy ha aprovechado su intervención para presumir de los resultados logrados: “Los españoles nos hemos rescatado a nosotros mismos. Al mirar atrás, los españoles podemos estar orgullosos de lo que hemos logrado de nuestra tenacidad y nuestro esfuerzo”. Tampoco han faltado en esta ocasión referencia a la herencia y, sin nombrarlo, ha cargado contra el Ejecutivo de José Luis Rordríguez Zapatero. “Hace dos años y medio”, ha dicho, “mi Gobierno se vio sumido en una crisis, pero todos recordamos hoy que a los Gobiernos que se negaron a negar la crisis la crisis les arrolló y la resaca fue de tal dureza que llegó a poner en riesgo nuestra moneda única y con ella, el mismo proceso de integración”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon