Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Razones por las que Bill Gates se equivoca

EL PAÍS EL PAÍS 23/05/2014 Jeffrey Sachs

En su reseña del libro, lleno de errores y anticuado, de Nina Munk, Bill Gates abandona extrañamente el riguroso criterio a la hora de calibrar y evaluar que caracteriza la inestimable labor de su fundación. Se limita a aceptar la afirmación de Munk de que Aldeas del Milenio, proyecto de desarrollo en marcha en más de veinte países africanos, ha fracasado. En realidad, está prosperando.

Esa credulidad resulta desconcertante. El libro de Munk versa sobre una parte mínima de la primera mitad de un proyecto de diez años y sobre solo dos de las doce aldeas. Y la autora no “pasó largas temporadas en las Aldeas del Milenio”. Munk pasó unos seis días al año por término medio –unos 36 días en seis años– visitando de verdad las aldeas y, por lo general, entre dos y tres días. Además, acudió a hacer un reportaje para la revista Vanity Fair sin formación ni experiencia en materia de salud pública, agronomía, economía o desarrollo africano.

Peor aún: las observaciones de Munk parecen con frecuencia haber sido, como mínimo, muy exageradas para darles un efecto narrativo. ¿De verdad cree Bill Gates que yo propugnaba determinados cultivos sin preocuparme de si había un mercado para ellos o que no tuve en cuenta la tributación nacional al asesorar constantemente a los dirigentes gubernamentales? Además, la dirección de las estrategias y las opciones agrícolas han corrido a cargo de agrónomos africanos, algunos de los mejores de África... y que con frecuencia trabajan codo con codo con el propio personal agrícola de Bill en la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA).

Bill se alegrará mucho de saber que el proyecto Aldeas del Milenio será evaluado apropiada y profesionalmente el año próximo, coincidiendo con su conclusión (y al final de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en 2015). La evaluación se basará en los muy considerables datos que se han recogido durante el pasado decenio y otros nuevos y extensos resultantes de encuestas, que se recopilarán en 2015. Además, la evaluación comprenderá comparaciones con las zonas circundantes de las Aldeas del Milenio. En realidad, espero que la Fundación Bill & Melinda Gates contribuya a la realización de encuestas detalladas y supervisadas de forma independiente para la evaluación completa de ese complejo proyecto.

Permítaseme ofrecer más noticias positivas, basadas en los datos detallados sobre prestación de atención de salud comunitaria, morbilidad (enfermedades) y mortalidad que se recopilan mensualmente en el proyecto Alianzas del Milenio. Las tasas de mortalidad se han reducido marcadamente en ellas. En realidad, la documentación actual, que se examinará con mayor detalle el año próximo, indica que el audaz objetivo de reducir las tasas de mortalidad de los niños menores de cinco años a menos de 30 muertes por 1.000 nacimientos se ha logrado o está a punto de lograrse en 2015. Y con un costo para el sistema de salud notablemente bajo.

Recientemente, uno de los miembros del personal directivo de la Fundación Gates visitó la Aldea del Milenio del norte de Nigeria. Después, me confirmó personalmente que su equipo y él estaban profundamente impresionados por lo que vieron en el sistema de salud que funciona en las Aldeas del Milenio.

Así, pues, permítaseme aprovechar esta oportunidad para reiterar un reto que he planteado a Bill. Puede elegir cualquier distrito del África rural y nuestro equipo trabajará con las comunidades locales y la metodología en materia de salud de Aldeas del Milenio para reducir la tasa de mortalidad de los menores de cinco años de edad a menos de 30 por 1.000 nacimientos, característica de muchos países de renta media, con un costo anual del sector de la salud de tan solo 60 euros por persona. Y lo haremos en cinco años o menos. Ese éxito contribuirá –creo yo– a que Bill y otros reconozcan el notable valor de la inversión en sistemas de salud rural de bajo costo conforme a los principios del proyecto Aldeas del Milenio.

Por último, en vista de las preocupaciones por la sostenibilidad y la extensibilidad del proyecto de Aldeas del Milenio, compartidas por Bill, no es cosa de poca monta que los gobiernos anfitriones sean firmes defensores de ese planteamiento. Los dirigentes de dichos gobiernos han visto las Aldeas del Milenio día tras día y a lo largo de casi un decenio. Están aportando sus propios fondos y políticas a una aplicación más amplia de los conceptos rectores del proyecto Aldeas del Milenio.

Por ejemplo, Nigeria ha recurrido a dichos conceptos para la prestación de los servicios de salud y educación a escala nacional en las 774 instancias de administración local. Gobiernos de toda la región han recibido más de 100 millones de dólares de financiación del Banco Islámico de Desarrollo para difundir los propios conceptos del proyecto Aldeas del Milenio. Unos doce países van a iniciar sus propias Aldeas del Milenio o han solicitado que el proyecto los ayude a iniciarlas. Y la Red de Dirigentes Juveniles Africanos, la propia juventud de África, visitó recientemente la Aldea del Milenio del Senegal y solicitó apoyo al proyecto para aplicar sus técnicas y estrategias en sus propios países y regiones.

Esa difusión del planteamiento de las Aldeas del Milenio en toda África muestra que los dirigentes políticos y comunitarios africanos consideran los métodos, estrategias y sistemas del proyecto Aldeas del Milenio enormemente útiles para luchar contra la pobreza en el África rural. El libro de Nina Munk está anticuado y no ha dado en el blanco. Invito a Bill Gates a que en un próximo viaje a África visite una o más Aldeas del Milenio a fin de que vea de primera mano por qué el planteamiento presenta tanto interés práctico para todo el continente.

Jeffrey D. Sachs es profesor de Desarrollo Sostenible y de Política y Gestión de la Salud y director del Instituto de la Tierra en la Universidad de Columbia. También es Asesor Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Copyright: Project Syndicate, 2014.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon